Volver

  Flora y Fauna... Humana
  Pedro Cardeñosa

 

Pedro Cardeñosa

Este es nuestro psicólogo multitarea... ¿Qué es un psicólogo multitarea? Pues muy sencillo, es un cerebro portentoso, unido a un culo inquieto. Lo mismo investiga cómo lograr que unos gusanos conviertan el plástico en abono, que resuelve una ecuación científica o se inventa un arte marcial -todo verídico-.

Es él quien crea los guiones de nuestra sección Flora y Fauna... Humana (antes conocida como No Estamos Locos y antes que eso como Apertum Secretum). Y es sorprendente porque esta sección, que nos enseña a conocernos más y a que nuestra salud mental siga siendo salud, me va a llevar a la locura. O va a evitar que pueda negarla.

Pero no soy su única víctima.
   
 

Inmaculada (Inma) Aranda

Inmaculada Aranda
Otro culo inquieto, por eso toca muchos palillos, lo mismo en terrenos legales que como personal shopper -sea lo que sea una personal shopper-. En el imaginario de Pedro, a Inma le ha tocado ser Dulcimea; no hay errata, ha sido Dul-ci-me-a. Ahora es la propia Flora. O "La Flora", como ella misma se presenta.

Su personaje es el de la "enterá" y al mismo tiempo, trata de dirigir un espacio imposible de dirigir, salvo que sea hacia un desastre seguro. El espacio pretende dar información, al tiempo que entretener con grandes (o no) dosis de humor. Si no lo logramos, desde luego no es porque "La Flora" no lo intente.
   
  Prudencio Morales
Prudencio Morales

No es de extrañar que le tocase hacer de cura, cuando esto era No Estamos Locos, porque Prudencio es, ante todo, buena gente. Es una buena persona llena de inquietudes. Eso y una rondalla, le han llevado a formar parte de este grupo. Pero no, no voy a explicar lo de la rondalla.

La informática, la fotografía y la música forman parte de sus buenas artes. Y si algo no sabe, lo investiga porque siempre está dispuesto a aprender. Además, la esperanza no se pierde nunca. Ni siquiera tras lo último. Pues eso.

   
  Pepi Arroyo
pendiente de foto

Tiene una cosa que en la radio vale un potosí, una voz con personalidad, irremplazable y fácilmente reconocible. Su timbre tiene un don y supone una herramienta fundamental en este espacio: mientras que los demás tenemos que jugar con voces fingidas e impostadas, ella cuenta con su peculiar timbre y su habilidad innata para soltar el texto como si fuera propio. Puede que la gente no sea consciente de ello, pero los pequeños matices de cómo dice lo que dice, nos llevan de la vis cómica a la sentencia que perdura. Su participación fija el mensaje en el recuerdo y facilita la labor que se persigue. ¡¡¡Y le sale natural!!!