Volver

Currículum

 

Biografía

Nací siendo muy pequeño, mucho más que ahora, en Madrid y disfruté de los lujos de vivir en Alcorcón, que es una "pequeña" ciudad dormitorio de la capital (digo "pequeña" porque tiene unos 200.000 habitantes). De esta época tengo pocos recuerdos, pero muy gratos, a causa de repetidos salto desde la cuna y sus posteriores aterrizajes. Sí puedo contar que en esta localidad tuve mi primera novia, a la que todavía le tengo un especial cariño, y a la que me vi obligado a dejar cuando mi familia se trasladó a Ciudad Real. Por aquel entonces mi nula independencia económica no me permitía hacer otra cosa; pero qué se puede esperar de un chaval de seis años.

En la capital manchega fui creciendo, tampoco mucho, todo hay que decirlo, y cursando EGB, BUP y COU. Sí, yo soy de aquellos que cerraron un plan educativo y nunca comprendieron porqué de aquellos cambios. En Ciudad Real hice mis primero pinitos en radio contando chistes en un programa concurso que dirigían Lola Bravo y Javier Peña. También descubrí el fútbol, deporte al que durante años le hice mucho daño por mi nula habilidad, pero al que poco a poco le fui cogiendo el tranquillo hasta llegar a defenderme bastante bien. Y disfruté haciendo amig@s en los distintos centros en los que asistí a clase, en sus plazas y parques...

A la tierna edad de 18 años regresé a Madrid para estudiar periodismo. Todos los planes que llevaba conmigo pasaban por tener mi propio coche y, algún día, comprar un piso (este sueño sigo cumpliéndolo a plazos, como muchos españoles), pero no a través del periodismo como tal, ya que mi primera intención fue hacerme escritor, llegando incluso a hacer una prueba para un portal de Internet que quería a alguien que les hiciera relatos eróticos homo, bi y trisexuales. Como uno de los requisitos era tener mucha imaginación o basarlos en propias experiencias, me imaginé documentándome con juguetes de goma y salí zumbando de allí sin mirar atrás, lo cual calificaron algunos de gran temeridad.

Estudié en la Universidad Europea de Madrid (UEM) lo que sin duda cambió muchas de mis perspectivas. Primero porque sus magníficas instalaciones de radio me llevaron a acampar en sus estudios incluso cuando no tocaba. Y segundo porque cada mañana, por aquel entonces, los Gomaespuma animaban la mañana de M80 Radio y yo quería ser igual de gamberro que ellos, pasármelo muy bien y que me pagaran por hacerlo.

Bromas aparte, toda la magia que se escondía en la radio me la descubrió uno de mis profesores y sin embargo amigo, socio fundador de Telemadrid Radio y un monstruo de esto, Juan José Ceballos Norte (muchas gracias, Juanjo). Con él me inicié en el medio y con él hice la especialización en radio. Suyo es uno de los consejos más importantes para mi carrera que he recibido; me dijo: "no te quedes en Madrid, vete a algún sitio más pequeño, a hacer periodismo de provincias, a tocar todos los palos y a aprender todos los caminos que tiene esto" y así lo hice. Regresé a Ciudad Real y entré a realizar una beca en Onda Cero con nombres tan conocidos en esta provincia como la antes mencionada Lola Bravo o José Luis Juárez. El mismo día empezaba a trabajar allí Silvia Fernández Pacheco y ya se hablaba mucho de Javier Ruiz (Taboada no, el otro, Martínez).

Al finalizar la beca no había posibilidad de quedarse en Ciudad Real y, por no extenderme demasiado en explicaciones, me fui a probar otros medios para estar seguro de que había elegido lo mejor. Pasé por La Tribuna de Ciudad Real y más tarde por Localia Toledo. En este último, ya desaparecido, aprendí a cogerle el gustillo a la tele, pero la radio seguía siendo prioridad. Por ello, justamente un año después de mi salida de Onda Cero Ciudad Real, llegó una oferta que no quise rechazar, volver a la radio, volver a Onda Cero y volver a la provincia ciudadrealeña, concretamente a Valdepeñas.

Desde 2002 esta es mi casa, esta es mi gente y tan a gusto estoy aquí que me he casado con Valdepeñas para siempre. Bueno, con toda no, pero sí con una de sus hijas, con la que me he convertido en papá de dos preciosas niñas, nacidas con el brillo del sol manchego en sus ojos.

 

Trayectoria Profesional

Durante los años de estudios participé en tantas actividades como ofrecía la Universidad. Colaboré en el periódico El Universitario Europeo, tanto en la sección de Deportes como en Cine, realicé diversas labores en programas de radio y televisión tanto en el maratón universitario, que se organizaba anualmente, como en Aula, muestra de las ofertas académicas nacionales que se celebra cada año en el pabellón de IFEMA, en Madrid.

Una vez licenciado realicé prácticas en Onda Cero Ciudad Real y tras ellas encontré trabajo en La Tribuna de Ciudad Real como redactor de la sección Provincia y, ocasionalmente, de Deportes. Pero el "idilio" con este diario no llegó más allá de un par de meses, después de los cuales marché a la ciudad imperial. En Toledo me hice un hueco en la cadena de televisión Localia, bajo la dirección de José Julio Alonso (gran profesional al que he perdido la pista por completo). Durante seis meses me encargué de la información deportiva, tanto en los informativos como en un programa diario, dedicado a entrevistar a los protagonistas del deporte toledano. Además, aproveché para explotar otras "áreas", participé en el espacio de la noche, El Baño de la Cava, imitando a diversos personajes que en conexión telefónica, se asomaban a la actualidad. Y como hay que vivir, compaginé mi trabajo en Localia con la elaboración de una publicación que recogía las venturas y desventuras del barrio de Palomarejos, de Toledo.

El atractivo de la televisión es innegable, pero mi vínculo con la radio estaba muy arraigado, así que la oferta de Onda Cero, de hacerme cargo del programa de la comarca de Valdepeñas, supuso un punto de inflexión. En septiembre de 2002 tomé las riendas del programa y desde entonces he ido acomodando mi espacio. Participo en el programa regional, Gente de Castilla La Mancha, que dirige Javier Ruiz, así como en los espacios nacionales que le ofrecen a Javier en los periodos vacacionales. Junto a Sebastián Marín y a Manuel Aguilar, hemos hecho un cuarteto con los pies en el suelo que se dedica a pasarlo todo lo bien que puede, a reirse de todo lo que, de otra manera, se volvería insoportable y a criticar, con humor ácido, todo y a todos los que merecen que se les digan algunas verdades con una sonrisa.

Y para no romper definitivamente mi enlace con la prensa, de vez en cuando, escribo en el semanario Jaraíz, antes llamado Canfali. Además, los (ir)responsables del digital Objetivo Castilla La Mancha, me dejaron un hueco donde, cada seman, ponía El Foco en aquello que me picaba la desazón. Esto llevo haciéndolo en Onda Cero, para toda la provincia de Ciudad Real, desde 2001.

Por si todo esto fuera poco, me dieron un papel, minúsculo, con una sola frase, en un cortometraje.Todo fue una trampa y al final la verdad salió a la luz, en realidad me querían como guionista y mi frase estaba sin escribir. Finalmente dejé a mi personaje en un fantoche que gesticula, pero no habla. Eso sí, escribí el resto de los diálogos y ahora me siento, a veces, ante el teléfono móvil esprando una llamada de Almodovar, Spielberg... Alguien de nivel. Para aquellos a los que la curiosidad les pesa más que el buen gusto, les dejo el enlace para compartir el cortometraje: https://www.youtube.com/watch?v=6eNCPmI1ovg

Y el propio vídeo.

 

Voy contando las cosas de a pocos; el corto resultó premiado en La Solana y la prueba está en el minuto 51.Es de vergüeza ajena, pero soy así de ganso cuando quiero (y me dejan). https://youtu.be/X34CsysJ3eM