Volver

Es mi opinión...

…Se te trueba la lengua

25 de Septiembre de 2015

Esta semana queda marcada, a mí juicio, por dos hombres que tienen mucho en común y mucho que les separa. Hablo de dos personas que han elegido el momento inoportuno para realizar manifestaciones desacertadas; dos individuos que han recibido dinero del estado al que no aprecian y que esperan seguir recibiéndolo; dos hombres que se han arrepentido de lo hecho y que han pedido disculpas a aquellos que hayan podido ofender, algo que les honra, sobre todo si no entramos en los motivos del arrepentimiento y que, analizados minuciosamente, podrían no ser tan nobles.

Pero, decía, también hay diferencias entre ellos. Uno, Alfred Bosch, es político, concretamente es un líder de ERC. El otro, Fernando Trueba, es director de cine. Aquí radica la primera diferencia; dentro de la similitud de que ambos se llevan al bolsillo dinero salido de los impuestos de todos los españoles, el uno ha sido elegido por los ciudadanos, mientras que el otro no. Sobre las palabras y acciones del uno, pesa la representatividad de muchos ciudadanos; el otro actúa en su propio nombre. Curiosamente, los artistas son considerados excéntricos, peculiares y raros. Pero son los políticos los que más suelen meter la pata cuando abren la boca y eso que se les elige para hablar en nombre de la sociedad.

Otra diferencia entre ambos nos lleva a una nueva similitud; no es un juego de palabras. El uno, su nombre lo indica, Alfred Bosch, es catalán. Y el otro, Fernando Trueba, es madrileño. La similitud entre ambos es que ninguno se siente español; que probablemente no se han sentido españoles nunca. Pero ahondando en este juego de igual y diferente, Trueba encaja en la imagen del apátrida, ya que no ha manifestado patriotismo hacia ninguna otra nación. En todo caso, afinidad hacia Francia.

Bosch, sin embargo, se siente catalán que, si bien no es una nación, se puede situar en el mapa.

Ambos, como decía al principio, han mostrado arrepentimiento por sus manifestaciones, el uno de acción y el otro de palabra. Pero analizando los motivos, la nobleza de su arrepentimiento puede quedar en mero interés. Trueba se rectificó en los micrófonos de Más de Uno, después de que distintos colectivos pidieran que devolviera el premio nacional de cinematografía. Y por supuesto la dotación económica; 30.000 euros del ala.

El político de ERC también hizo acto de contrición, pero en sus palabras dejo claro que el motivo no era otro que haber podido perjudicar las ansias independentistas.

Lo que no podemos saber a ciencia cierta es, si lo recibido del dinero de todos es similitud o diferencia. Más que nada porque no sabemos cuánto habrá cobrado Bosch desde que está en política, pero Trueba se ha llevado, en subvenciones, más de 4 millones de euros. Así que sí, errar es humano y rectificar de sabios; o por lo menos de listos. Pero quede claro que aquí no interviene la nobleza sino el asesoramiento de alguien que, calculadora en mano, les ha hecho notar que con esa línea no salen las cuentas.

A veces, muchas veces, es mejor morderse la lengua que meter la pata. Pero sólo a veces. De hecho,  Rajoy hubiera preferido no hablar de la nacionalidad y decir “se me Trueba la lengua”…

Por cierto, otros que se podían haber quedado quietos son los periódicos franceses y más concretamente Le Monde (lo suyo sí que ha sido la monda), que han vuelto a insinuar que los españoles se dopan. Esto viene de largo. Es más, ya en 1808, cuando las tropas napoleónicas intentaron entrar como conquistadores en Valdepeñas y los vecinos les dieron una tunda, empezaron a decir que el vino de esta tierra llevaba algo que les confería una furia “paugasoliana”. La furia roja, la llamaron.

  • ¡General Dupont, General Dupont! - decía un soldado – No hay quien tome la villa, parecen como si tuvieran un elixir mágico.
Y de esta anécdota sacaron una derrota. Bueno, eso y los comics de Astérix. En los que son ellos los que se dopan para ganar siempre. A los romanos; a los españoles ni por esas. Pero, de buen rollo, siempre habrá un Artur Sentado o un Coleta Morada con quien fumar pipa de la paz.

…Cuatro temas a patacón

11 de Septiembre de 2015

Esta semana, este verano en general, no se parece a los anteriores. Y aun así, los hechos me traen recuerdos del pasado y enlazan con lo que está ocurriendo en el presente.

Los macabros hallazgos de refugiados e inmigrantes que se quedan en el camino hacia la nueva vida, ya sea en la caja de un camión o en la bodega de un barco, han traído a mi memoria la canción de José Luis Perales, “Un Velero Llamado Libertad”, y el artículo que escribió, hace unos meses, Arturo Pérez Reverte, analizando la letra de dicha canción. Reverte no realiza su análisis en base a lo que acurre a día de hoy sino todo lo contrario; habla de lo que le transmitía la canción en su juventud y de cómo la ve ahora, porque lo cierto es que el joven de la historia ansiaba la libertad, pero tarda poco en abandonar su sueño y regresar a casa. Hoy en día, los que se dejan la piel en el intento, no abandonan su sueño a pesar del alto precio. Quizá porque no hay hogar al que regresar.

Si en algo se parecen los que inician el éxodo del miedo y el protagonista de la canción, es que para ambos sirve aquella pregunta de “¿dónde irá?”. El joven cantado por Perales busca, sin destino fijo, la libertad; los refugiados creen saber su punto de destino y dónde encontrar la libertad, pero las mafias se empeñan en truncar sus sueños. Carlos Goñi lo explicó muy bien en su canción “Rodrigo y Teresa”, cuando dice: “…mil pavos cada uno, ni uno más ni uno menos, tuvieron que darle al chacal hijo de los cien padres, que juró por alguno, mañana estaréis junto al mar”.

Verán, esto tenemos que frenarlo, por diversas razones; la primera de ellas porque no podemos permitir que se sigan perdiendo vidas de esta forma. Pero también porque este movimiento es un arma más que emplea el terrorismo en esta guerra mundial que ha iniciado.

La avalancha de refugiado está dejando al descubierto nuestras grietas en seguridad y los puntos vulnerables de nuestras fronteras. Poco a poco se irá superpoblando el continente y se agotarán los recursos económicos. Algo así llevaría al colapso del sistema; los servicios sociales no podrían dar respuesta a toda la necesidad generada y los gobiernos no podrán gestionar el aumento poblacional. En un entorno descontrolado, debemos admitir la posibilidad de que entre los refugiados haya terroristas infiltrados, lobos entre los corderos. Servicios sociales, seguridad, provisiones… todo flaquearía y entonces, un atentado que cause un gran número de víctimas podría suponer el principio del caos.

En un escenario tal, los que han dejado su mundo atrás para llegar a Europa, al descubrir que el terror les ha seguido, caerían en la desesperación. Si hogar, sin trabajo, sin futuro y de nuevo con el terrorismo extremista al acecho, no tardaría en cundir el pánico. Los sistemas sanitarios quedarían saturados y la inseguridad ciudadana se dispararía.

Los refugiados son cómplices involuntarios del terrorismo, pero no por ello debemos desatenderlos. Lo que aquí describo no es una realidad, pero podría serlo en pocos años, puede que en meses. La solución hay que ponerla ahora. Necesitamos un sistema de seguridad que garantice que ayudamos a otros a ponerse a salvo y no que todos nos ponemos en el mismo peligro. Pero sobre todo, la ONU debe actuar con contundencia contra los que están haciendo de otras tierras, país tras país, zona de guerra. Hay que arrebatarle territorios al terror, para que la gente no tenga que abandonar sus hogares.

Y hablando de arrebatar territorios… Ayer escuche las estúpidas palabras de Joan Tardá con eso de darle a España una patada en el culo y también trajo algo a mi memoria, un poema de Samaniego: En casa del cerrajero/ entró la serpiente un día/ y la insensata mordía/ en una lima de acero/ Díjole la lima: ”el mal,/ necia, será para ti;/ ¿Cómo osas hacer mella en mí,/ que hago polvos el metal?

Y su moraleja: El que intenta sin razón/ al más fuerte derribar/ no consigue sino dar/ coces contra el aguijón. Asegurémonos de ser los más fuertes.

…Verdad terrorífica

28 de Agosto de 2015

Esta semana, este verano en general, no se parece a los anteriores. Y aun así, los hechos me traen recuerdos del pasado y enlazan con lo que está ocurriendo en el presente.

Los macabros hallazgos de refugiados e inmigrantes que se quedan en el camino hacia la nueva vida, ya sea en la caja de un camión o en la bodega de un barco, han traído a mi memoria la canción de José Luis Perales, “Un Velero Llamado Libertad”, y el artículo que escribió, hace unos meses, Arturo Pérez Reverte, analizando la letra de dicha canción. Reverte no realiza su análisis en base a lo que acurre a día de hoy sino todo lo contrario; habla de lo que le transmitía la canción en su juventud y de cómo la ve ahora, porque lo cierto es que el joven de la historia ansiaba la libertad, pero tarda poco en abandonar su sueño y regresar a casa. Hoy en día, los que se dejan la piel en el intento, no abandonan su sueño a pesar del alto precio. Quizá porque no hay hogar al que regresar.

Si en algo se parecen los que inician el éxodo del miedo y el protagonista de la canción, es que para ambos sirve aquella pregunta de “¿dónde irá?”. El joven cantado por Perales busca, sin destino fijo, la libertad; los refugiados creen saber su punto de destino y dónde encontrar la libertad, pero las mafias se empeñan en truncar sus sueños. Carlos Goñi lo explicó muy bien en su canción “Rodrigo y Teresa”, cuando dice: “…mil pavos cada uno, ni uno más ni uno menos, tuvieron que darle al chacal hijo de los cien padres, que juró por alguno, mañana estaréis junto al mar”.

Verán, esto tenemos que frenarlo, por diversas razones; la primera de ellas porque no podemos permitir que se sigan perdiendo vidas de esta forma. Pero también porque este movimiento es un arma más que emplea el terrorismo en esta guerra mundial que ha iniciado.

La avalancha de refugiado está dejando al descubierto nuestras grietas en seguridad y los puntos vulnerables de nuestras fronteras. Poco a poco se irá superpoblando el continente y se agotarán los recursos económicos. Algo así llevaría al colapso del sistema; los servicios sociales no podrían dar respuesta a toda la necesidad generada y los gobiernos no podrán gestionar el aumento poblacional. En un entorno descontrolado, debemos admitir la posibilidad de que entre los refugiados haya terroristas infiltrados, lobos entre los corderos. Servicios sociales, seguridad, provisiones… todo flaquearía y entonces, un atentado que cause un gran número de víctimas podría suponer el principio del caos.

En un escenario tal, los que han dejado su mundo atrás para llegar a Europa, al descubrir que el terror les ha seguido, caerían en la desesperación. Si hogar, sin trabajo, sin futuro y de nuevo con el terrorismo extremista al acecho, no tardaría en cundir el pánico. Los sistemas sanitarios quedarían saturados y la inseguridad ciudadana se dispararía.

Los refugiados son cómplices involuntarios del terrorismo, pero no por ello debemos desatenderlos. Lo que aquí describo no es una realidad, pero podría serlo en pocos años, puede que en meses. La solución hay que ponerla ahora. Necesitamos un sistema de seguridad que garantice que ayudamos a otros a ponerse a salvo y no que todos nos ponemos en el mismo peligro. Pero sobre todo, la ONU debe actuar con contundencia contra los que están haciendo de otras tierras, país tras país, zona de guerra. Hay que arrebatarle territorios al terror, para que la gente no tenga que abandonar sus hogares.

Y hablando de arrebatar territorios… Ayer escuche las estúpidas palabras de Joan Tardá con eso de darle a España una patada en el culo y también trajo algo a mi memoria, un poema de Samaniego: En casa del cerrajero/ entró la serpiente un día/ y la insensata mordía/ en una lima de acero/ Díjole la lima: ”el mal,/ necia, será para ti;/ ¿Cómo osas hacer mella en mí,/ que hago polvos el metal?

Y su moraleja: El que intenta sin razón/ al más fuerte derribar/ no consigue sino dar/ coces contra el aguijón. Asegurémonos de ser los más fuertes.

…Tontos del Bote

21 de Agosto de 2015

Nos tratan como si fuéramos imbéciles, deben creer que somos tontos del bote. Ya sé que afirmaciones como esta se pueden aplicar a muchas cosas, pero me estoy refiriendo a la política y más concretamente, a la política que se practica en este país. Resulta que Montoro va a comparecer en el Congreso de los Diputados para explicar los presupuestos generales del Estado para 2016 y la oposición pide que sea Rajoy. ¿De verdad esa es la preocupación principal con los presupuestos del país? ¿El quién los va a explicar?

Más allá de que, bajo la petición, se esconda una estrategia política, nos toman por subnormales. La oposición quiere a Rajoy ante las cámaras para ver si lo ponen en un brete; para ver si le sacan los colores, de sus casillas y del Gobierno y todo a la vez. Quieren cosechar puntos electorales mientras desgastan al rival; un rival bastante desgastado, por otro lado. Pero esto no dice nada bueno de la oposición, esto deja claro que ante la falta de solidez de alternativas y de ideas que capten la atención del electorado, prima seguir sacando rédito del odio hacia el rival, más que de la afinidad hacia lo que uno, en este caso Sánchez, pueda cosechar.

Seamos serios y preguntémonos si de verdad creemos que Rajoy explicaría algo distinto de lo que va a explicar Montoro. Hable quién hable, va a seguir el guión de unos presupuestos ya escritos. O hay ideas para realizar enmiendas o hay intenciones de gastar tiempo y dinero en intentar ser los próximos que tengan la batuta. Y aunque el panorama les es propicio para ello, los que se antojan socios necesarios, PODEMOS principalmente, se deshinchan en las encuestas. Podemos decir que en la izquierda radical europea, ahora mismo, saltan “Tsipras”.

Hace siete meses, en Grecia, se inició un movimiento que iba a ser, según algunos, la reinvención de la política. Se suponía que el pueblo iba a dejar de pasar penurias, se iba a crear empleo, se acabaría con la quiebra y no se cedería ante Europa. Ya por entonces algunos dijimos que eso era muy bonito, sobre el papel, pero altamente improbable. La lógica indicaba que nadie podía vivir en comunidad, beneficiándose del resguardo de la misma, pero sin querer acatar sus normas de convivencia. Hubo quien apostó contra la lógica y hoy se va.

Claro, los que defendieron que sí se podía y que Grecia era ejemplo, pierden credibilidad con todo lo que está sucediendo. Y empeñarse en que el problema es de Europa y no admitir su excesiva querencia utópica, todavía refuerza más la idea de que no son distintos a los ya conocidos sino igual de soberbios e incapaces de enderezar un rumbo hacia ninguna parte. Empieza a sonar lo del malo conocido y cada vez hay más gente que se da cuenta de que no podemos hacer lo que nos dé la gana por nuestra cara bonita; las decisiones siempre tiene consecuencias y por lo general, las malas decisiones tienen malas consecuencias.

Empezó a ser obvio que no había rumbo cuando los mismos que pedían solidaridad con Grecia, ayuda, respeto… Se oponían a lo que, aun habiendo dicho que no y sin dejar de quererlo, tenían que aceptar, el tercer rescate. Un contigo ni sin ti porque el cielo es azul y no rosa, como les gustaría.

Tsipras se va sin pena ni gloria y la otra cara de la moneda la ocupa, con honda pena y la gloria de una carrera plagada de éxitos, Lina Morgan. Una actriz, una cómica, que hizo de la sencillez su sello; hoy habrían dicho de ella que era una showwoman. Con estallidos de naturalidad, morritos retorcidos y espasmódicos giros de pierna, Lina se metió a España en el bolsillo y se coló en los corazones de todos los que alguna vez disfrutamos de su arte, el arte de hacer reír.

Hoy que nos toman por tontos, recuerdo con cariño que ella fue una tonta del bote, que supo encontrar fortuna donde parecía que todo le era negado. A la grandísima Lina Morgan, que empezaba sus espectáculos agradeciendo la asistencia, tenemos que darle las gracias, de corazón, porque haya venido a ponerle una sonrisa a esta España acomplejada de su naturaleza y en la que ella hizo del estereotipo pueblerino, dulzura adorable.

Siempre le estaremos agradecidos. Y hoy, además, emocionados.

…Sangre caliente

14 de Agosto de 2015

Parece que el excesivo calor se ha marchado; este ha sido un verano de esos que pensábamos no iba a dejar de enlazar una ola de calor con otra. Y todavía no canto victoria.

El caso es que las altas temperaturas de día y de noche traían malos augurios; en varios periódicos digitales, programas de radio y televisión se han sucedido las informaciones que nos alertaban de los efectos del calor sin descanso. Temperaturas mínimas que tumbaban records y nos impedían dormir; máximas por encima de los 40º que se repetían día tras día y temperaturas medias que nos convencían de que el calentamiento global tiene poco de leyenda urbana, han afectado a nuestro ánimo. El verano y en particular este verano, nos volvía irritables, agresivos. No es de extrañar que nos preguntemos si el calor ha tenido que ver con la aparición de monstruos.

No voy a usar términos como “locura” ni expresiones como “estar mal de la cabeza”, lo que hemos visto en las últimas semanas, salvo uno de los casos, no debe encontrar excusa en la enfermedad mental. Es maldad, pura y durísima.

Moraña (Pontevedra), 31 de julio de 2015; todo indica que un hombre degolló a sus hijas, de 4 y 9 años, con una radial para vengarse de su expareja y madre de las pequeñas. Esta fiera incluso llamó a la madre de las niñas para decirle lo que iba a hacer. No le bastó con darle un susto que la hizo desvanecerse en mitad de la calle, además cumplió con lo dicho. Hasta que no haya sentencia, tengo que seguir llamándole sospechoso o posible, pero no presunto, porque en España la presunción es de inocencia. Lo que sí puedo decir es que hay que ser un malnacido, auténtica escoria, para que el deseo de dañar a alguien, de castigarlo y torturarlo, sea mayor que el amor a tus hijos.

Seis días después, en Castelldefels, otro hombre disparaba contra sus hijos, una niña de siete años y un niño de 12; después contra su mujer y por último se quitaba la vida. La fórmula y el perfil siempre se parece. El supuesto parricida de Moraña agredió, hace un año, a una doctora. El asesino de Casteldefells no respetaba a sus vecinos y montaba estruendosas fiestas hasta altas horas de la noche. Seres asociales.

La última entrega de horror, es la que se vivió hace dos días. A las puertas de las páginas de sucesos se agolpaba tanta tragedia que se vio llorar a las cabeceras de los periódicos. De nuevo una mujer muerta a manos de su expareja, a machetazos; de nuevo en Castelldefels. Y otra mujer, este caso sí parece el de una enferma mental, degollaba a su bebé sobre el altar de una capilla, en el cementerio de Villa de Don Fadrique. Le había dicho a su madre que tenía que hacer un sacrificio, así que la abuela se llevó a los nietos por miedo a los fantasmas que vivían en la perturbada mente de su hija, pero acaso no pudo quitarle el bebé o pensó que su delirio llegara a tanto.

No había terminado de asquearme con crimen tan infame, con semejante crueldad, cuando llegó la última puñalada. Marina y Laura, dos jóvenes de Cuenca que llevaban desaparecidas seis días. Casi una semana. Desaparecieron tras visitar la casa del ex novio de Marina, para recoger los restos de una relación fallida y cerrar un capítulo de su vida, una vida al inicio que tenía mucho por vivir. En lugar de eso, hallaban la muerte; sus cuerpos medio quemados, cubiertos por cal viva y odio aparecían junto al río Huécar. El ex novio de Marina, Sergio Morate, único sospechoso, ya ha sido detenido. Se había marchado a Rumania, con un tipo al que conoció en prisión, cuando pagaba con cárcel el haber retenido y fotografiado desnuda a otra ex novia.

Podemos analizarlo cómo y cuánto queramos, de hecho las familias de las víctimas no dejarán de analizarlo nunca, pero lo de alcanzar una conclusión… Algo tenemos que hacer, pero mientras no sepamos qué, sólo podemos llorar de dolor y rabia, anhelando una justicia que no llega.

…Tira otra vez

07 de Agosto de 2015

Decía Einstein que era de locos repetir las mismas acciones una y otra vez, esperando resultados diferentes. He pensado en esta frase cuando leía, esta mañana, los titulares de la prensa; resulta que Mas ha preparado, para las elecciones del 27 de septiembre, la misma campaña que preparó para el referéndum, mal disfrazado de consulta, del 9-N y que ya le declararon ilegal. Tal vez en esta ocasión nadie le diga nada y se lo dejen pasar, aunque sólo sea por cansino, pero lo mismo le vuelven a decir que es ilegal y se sorprende.

Cuando Thomas Alba Edison presentó la bombilla, un periodista le preguntó qué sentía por haber tenido 200 intentos fallidos, a lo Edison respondió: “no han sido fallos, simplemente he descubierto 200 formas de cómo no se hace”. Mas está en esas, en descubrir las 200 formas de cómo no y va por la segunda. Aquí la diferencia radica en que Edison sí quería inventar la bombilla, pero Mas no quiere la independencia, su invento es otro. Mas está atrapado en los inventos de otros y pretende darle otro color para que se le reconozca algo, aunque sólo sea imaginación. Se ha sacado de la manga lo de la república catalana, pero sabe que no es más que una prolongación de lo que ya se había hecho, jugar la baza del independentismo para lograr más dinero. Lo que sorprende es que la gente de esa tierra que, supuestamente, clama independencia, no está por dejar de ser gente española. Quieren que se les mime, pero sin perder los privilegios que da estar en la Unión Europea y en una nación que, mal que bien, puede sacarte las castañas del fuego cuando, gobernantes cretinos, te hacen un agujero en las cuentas como el Gran Cañón del Colorado.

Lo cierto es que también sorprende el descaro con el que se amenaza. Es tal ese descaro que llegan a devaluar su propia petición, la voz de sus votantes y hasta la idea de democracia. Es como la pataleta de un niño. O como cuando uno intenta que la margarita le dé el resultado deseado. Me recuerda el chiste aquel del asesino que coge a su víctima y le dice:

  • Coge este dado y tíralo. Si sale del 1al 5 te mato

A lo que el otro pregunta:

  • ¿Y si sale 6?
  • Pues tiras otra vez.

Romeva es un ejemplo de esto mismo; después de que nos planteáramos si se buscaría la mayoría absoluta para dar validez a las ansias independentistas; después de que Mas baraja hasta los listón a 68 de los 135 diputados de las cortes catalanas; después de empezar a parecer un capricho, más que una idea política, llega Rafael Romeva y dice que van para adelante digan lo que digan las urnas. Vamos, que le preguntan al pueblo, pero no van a escuchar la respuesta porque como es su Scatergories, se lo llevan.

Al final con toda esta historia, creo que van a seguir el camino de Carmena en Madrid. No, no se van a erigir en capital de España, pero al igual que la nueva alcaldesa, que va a entregar espacios público en desuso a los okupas, ellos van a darle el espacio público que es Cataluña, a los que lo ocupan, con independencia de lo que opinen los demás (que según la canción de Mecano, está de más). Se quieren hacer su jardín de las maravillas y ya veremos quién paga la factura; la primera, la factura política.

…Estupidez invacunable

31 de Julio de 2015

Estaba dispuesto a hablar de las muchas polémicas que hay en la estantería de la actualidad, pero tengo que reconocer que en las últimas horas ha ganado en importancia, a mi juicio, la estupidez supina, terca, descerebrada y peligrosa de los antivacunas.

Por ponerles en antecedentes, ¿recuerdan ustedes el caso del niño con difteria? ¿Sabrán que el pequeño, de seis años, falleció víctima de la enfermedad hace poco más de un mes? En España llevábamos décadas sin tener ningún caso de difteria; eso no quiere decir que el toxoide que la provoca se haya extinguido sino que no la padecemos por estar vacunados. Salvo este niño.

Este caso ha dejado un panorama triste y delicado, pero los antivacunas lejos de reconocer su error, siguen defendiendo algo que puede suponer la muerte de más niños y para ello se apropian de argumentos torticeros. Cuando hace algunos meses nos enteramos de que, en la clase del pequeño, había niños portadores de difteria, los antivacunas estuvieron buscando cómo sacar provecho del dato, pero no podían. Tanto si los niños ya eran portadores de la enfermedad, como si los había infectado el pequeño que ha fallecido, el resultado era claro, los que estaban vacunados no padecían la enfermedad y el que no lo estaba sí. De hecho ha muerto y sus propios padres han manifestado que se sienten engañados por este colectivo que proclama lo pernicioso de vacunarse. Para ellos lo pernicioso ha sido hacerles caso.

Podría parecer que el drama ha terminado aquí, no hay más niños enfermos. Pero si un niño no vacunado entra en contacto con alguna persona portadora de la enfermedad podemos tener un nuevo caso. Es triste, resucitar con la muerte de niños enfermedades ya desterradas. En el Reino Unido ocurrió también con el sarampión.

Pero no se amilanan, los antivacunas vuelven a la carga y afirman que ha habido casos de difteria en los últimos 35 años, casos ocultos por el Gobierno, casos que se han dado entre gente vacunada. Es del género tonto pensar que el vacunado vaya a enfermar más que el no vacunado.

Tratemos el asunto con sentido común. La vacuna contra la difteria protege también contra la tosferina y el tétanos. Tomemos como ejemplo esta última enfermedad. El tétanos, con pequeñas variaciones en la estadística en función de edad, fortaleza y demás condiciones del paciente, es una enfermedad que tiene una mortalidad del 50%. ¿Usted expondría a un ser querido a la posibilidad de contagiarse de algo en lo que su supervivencia fuera como lanzar una moneda al aire, un cara o cruz? ¿Usted pondría tres balas en el tambor de un revolver de seis tiros, lo haría girar y dispararía a la cabeza de su hijo?

No voy a hacer demagogia; las vacunas tienen efectos secundarios aunque cada vez menos perniciosos y se dan en un porcentaje bajísimo de la población. Pongan en una balanza, hasta 1 de cada 10 vacunados contra el tétanos puede tener dolor en la zona del pinchazo, inflamación, malestar general o fiebre durante unos días. Y 5 de cada 10 enfermos de tétanos mueren. No durante unos días, mueren para siempre. En el caso de tener la mala suerte de cruzarse con la enfermedad, ¿en qué grupo prefieren estar? Digo más, la vacuna contra enfermedades como la difteria o el tétanos, al igual que padecer la enfermedad y sobrevivir, no da inmunidad para siempre. Llevado al extremo, alguien podría estar vacunado o haber pasado la enfermedad y aun así volver a padecerla, pero en ese caso las posibilidades de supervivencia serían mucho mayores. Claro, hace falta estar vacunado o haber sobrevivido a la primera infección.

Todos, en mayor o menor medida, jugamos a la lotería por si nos toca, pero en esta lotería, en la de las enfermedades, no hace falta comprar boleto y también nos puede tocar. La diferencia está entre comprar un chalet de lujo o una parcelita de un metro de ancho, dos de largo y otro de profundidad.

La ciencia seguirá avanzando y es muy necesario porque los antivacunas seguirán buscando los casos más improbables y, con la excusa de evitar algo que es casi imposible que nos ocurra, tratarán de exponernos a algo que es peor y más fácil que nos suceda. Sí, que avance la ciencia porque hace falta una vacuna contra la estupidez, pero ya.

…Justificando injusticias

26 de Junio de 2015

Hoy redacto la reflexión de la semana pendiente de los datos que se puedan ir conociendo del atentado que ha ocurrido en Francia; de momento sólo hay un titular “Un muerto y varios heridos”. Cada vez que una noticia así deja su impacto, la memoria se retrotrae a otros sucesos similares, a otras cicatrices de la historia reciente y a unos rostros, nombres y apellidos.

Es inevitable que cuando usamos la palabra “atentado”, se empiecen a establecer comparativas, sobre todo cuando hace poco hemos estado escuchando erróneas traducciones de las palabras de Pablo Iglesias, en las que afirmaba que hay 400 presos etarras en cárceles alejadas de sus familias y que eso, dice la traducción y niega el líder de PODEMOS, es un “problema político trágico”. O cuando un concejal de Madrid tenía, en su pasado cibernético, comentarios en los que una víctima de atentado, como si fuera una tostadora averiada, supuestamente podría ir al cementerio Alcasser para coger “repuestos”, de entre los restos de tres niñas brutalmente violadas y asesinadas. -Comienza a conocerse datos; el atentado ha sido en la zona de Lyon, en una fábrica de compuestos químicos y hay un hombre decapitado. Parece que el autor es un radical del Estado Islámico y que habría hecho explotar varias bombonas de gas, dejando un número indeterminado de heridos-.
Para mí, es una opinión personal, todo el que defienda una idea con la violencia o la muerte como solución a cualquier controversia, no merece tener voz pública ni cargo de responsabilidad. La verdad, la sana verdad, nace con una forma correcta de pensar. Quien tiene malas ideas en su cabeza y un escaso sistema de valores, tarde o temprano, empieza a manifestar esas ideas, empieza a dejarse dominar por ellas y termina recurriendo a la violencia verbal. Suele ser la misma gente que recurre a la violencia física cuando tiene la oportunidad y la seguridad de que no le van a devolver su moneda. Y eso, sean del color político que sean; que no basta con decirse demócrata o tolerante para serlo. El odio anida en ciertos rincones, a veces incluso disfrazado de diálogo.

Los discursos que no se apoyan en la verdad y en unos principios fuertes, acaban por desmoronarse antes del principio. Ayer, por ejemplo, la policía municipal de Madrid, estuvo invitando a los indigentes a abandonar la Plaza Mayor. Fue un desahucio a los ya desahuciados. Lo grave es que la policía municipal de Madrid, que no toma las decisiones por sí misma sino que obedece órdenes, ahora obedece las órdenes de Manuela Carmena, la nueva alcaldesa, el mirlo blanco de Ahora Madrid. Ella fue la que elevó la voz cuando Esperanza Aguirre tenía intención de apartar a los indigentes de las zonas más turísticas porque afeaban el paisaje. En las redes sociales, los partidarios de Carmena encuentran explicaciones varias, la más audaz que los medios mientes. Si hay imagen de los hechos, entonces es que la policía hace lo que le da la gana. El caso es que son los mismos que dijeron que Aguirre era una fascista porque se planteó lo que ahora hace Carmena. El doble rasero manda.

La verdad, la única y auténtica verdad, es que los que salen mal parados son los indigentes. Lo cierto es que habría que ayudarlos; pero no todos lo quieren ni se dejan y apartarlos de las zonas más transitadas, es ocultar un problema; puede que incluso crear otro. Sólo podemos acercarles los servicios sociales e intentar que los acepten. No todos quieren.

El terrorista arremetió con un coche contra la valla de entrada de la fábrica. En esa valla colgó la cabeza de su víctima junto a una bandera del Estado Islámico. Buscan el terror y lo consiguen, pero el terror larva ideas horribles en las mentes y las ideas horribles terminan por convertirse en acciones. Ellos llegaron hasta aquí por ese camino y no nos dejan más opción que seguirles.

A unos los apartan y a otros los arriman. El sobrino de Carmena fue indemnizado con casi 88.000 euros por unos meses de trabajo. Pero dependiendo de quién y cómo, todo tiene justificación. Aunque lo justo sigue siendo lo justo.

…Metiendo mano

19 de Junio de 2015

Después de todo lo que llevamos andado, crisis y corrupción a cuestas, ¿qué me dirían si afirmo que hay, desde principios de mes, un español que está siendo alabado por meter la mano donde no debía? No, no se trata de un político - ni ha sisado de las arcas públicas-  sino que hablo de un famoso, afincado en el extranjero. No, no es Bardem ni Pe; les doy más pistas. Hablo de un cantante. No, no es Miguel Bosé, que se declara afín a PODEMOS, pero se ha mudado a uno de los barrios más ricos de Panamá.

Vale, lo digo, que jugar a las adivinanzas sólo como que no es. Estoy hablando de Enrique Iglesias y ustedes se preguntarán “¿y dónde ha metido la mano este chico?”. Pues en la hélice de un dron. En un concierto en Méjico, tenían un dron que tomaba imágenes aéreas y Enrique quiso dar unos primeros planos de su cara y mientras manipulaba el ingenio volador metió la mano en las hélices. Pero por lo que se le alaba, la profesionalidad, es porque le hicieron una cura de urgencia y siguió cantando otros 30 minutos para que sus seguidores no se quedaran sin concierto. De hecho las imágenes del cantante, con la mano vendada y ensangrentada al igual que su camiseta, han dado la vuelta al mundo.
Un suceso similar lo coge un político y podría hace bastante más con menos. Si quisiera. De hecho hoy he desayunado con la noticia de la agresión a Gaspar Llamazares. Por el momento nadie, ni siquiera la víctima, ha hecho lectura política del suceso. Llamazares caminaba por la calle cuando alguien, supuestamente un joven “desequilibrado”, le ha propinado un golpe con un objeto duro (o con una parte de su cuerpo, no se sabe). El político ha seguido su camino, algo aturdido, y ha sido atendido por el médico del Congreso de un par de cortes en el rostro que le ha provocado el ataque.

Es de agradecer que, en un ambiente ya de por sí bastante turbio, Llamazares no haya querido echar leña al fuego y, muy al contrario, se ha encargado de dejar claro que no ha mediado causa personal ni política que justificase la agresión.

Habrá quien manifieste que ha sido un radical de la derecha que ha aprovechado el momento en el que se cruzaba con el político de izquierdas para desahogar la frustración por los resultados del 24 de mayo. O habrá quien afirme que ha sido un podemita que, crecido ante esos mismos resultados, haya manifestado su menosprecio a la antigua izquierda con la agresión. Y si no al tiempo.

Yo no lo habría tachado de “desequilibrado” sino de “descerebrado”. Lo que pasa es que de esos hay tantos…

Menos mal que a Llamazares la agresión le ha llegado caminando por la calle porque si le llegan a atacar en el metro… Es más, estoy seguro de que, sin desearles grandes males, más de uno pedía que a Carmena o a Colau, o a las dos, las increparan o insultaran en el metro para poder decir que España está radicalizada a la derecha. Afortunadamente no ha pasado nada, ni a ellas ni a Joan Ribó, que iba (o mejor dicho fue) en bicicleta al ayuntamiento. También es cierto que les han durado pocos esos traslados con la plebe porque lo mismo si dan más tiempo… Pero mejor que no, siempre es mejor que no; que no agredan a un político por sus ideas; que no le prometan a Ana Pastor una tumba, “perra vocera” le dijeron, por hacer una entrevista; que no amenacen a rivales políticos con arder como en el 36… Mejor que vuelva la cordura, que parece haberse perdido entre la rabia de la derrota y la euforia de la pseudo-victoria.

Mejor que no hagamos nada de lo que nos podamos arrepentir porque el pueblo, que es sabio, sigue teniendo voz y la volverá a alzar. Incluso la de aquello que hasta ahora no habían tenido motivos para decir nada.

…Pique silbado

12 de Junio de 2015

Se marcha ya esta semana que ha sido excesivamente. Quiero decir que ha sido excesivamente corta para algunas cosas y excesivamente larga para otras. Lo peor de todo es que no se marcha sola, se lleva con ella, entre otros, a Eulalio, padre de Javier Ruiz. El adiós es un trago largo y amargo, que cuando crees que has terminado de pasar, todavía te deja algún momento de regusto y el reflujo de la pena se te agolpa en la garganta. Eso, o lo dejas escapar por los ojos o te añusga el gaznate. Descanse en paz Eulalio y vaya mi abrazo sincero para su familia, que es la nuestras. En la radio somos así, al menos en esta. Lo que sí voy a pedir es un poco de tregua, que ya llevamos lo nuestro.

Cuando encuentra, digamos, escollos en el camino, siempre cree que los suyos son los mayores obstáculos, los abismos más insalvables. Dicen que si los comparamos con los de otros nadie pide el cambio, pero, como en todo, hay salvedades. Aunque también les digo que para mí quisiera las desgracias de la nobleza; que llevamos toda la mañana con la duda de si ha sido la Infanta Cristina la que ha renunciado al ducado o si se lo ha retirado el Rey. Vale, la diferencia está en la descendencia. Si la Infanta renunciaba, cosa que se le ha pedido en varias ocasiones, sus hijos podían haber pasado a ser Duques. Pero si el Rey retira el título, es para todos. Palma se queda sin duques, lo cual no quiere decir que no puedan palmar, jurídicamente hablando, los que lo ocuparon.

Lo que les decía, que a los hijos de Cristina no les van a llegar los ducados, en teoría, pero que no creo que les vaya a tener problemas para llegar a fin de mes. Y a falta de ducados siempre les quedará fortuna. Sin ánimo de hacer propaganda al tabaco, vicio deleznables. Casi tan malo como robar.

Está la realeza que no da abasto con las malas noticias. Cristina y Felipe de mal rollo; la Familia Real Británica tiene a Harry, que es malo el 99% del tiempo. Y para colmo va el príncipe de las tinieblas y se muere. Otra vez. Me refiero a Drácula. Bueno, a Drácula, a Saruman El Blanco, a Fumanchú… A Christopher Lee. Se ha ido un grande de la escena y no sólo porque midiera metro noventa y seis.

Dicen las malas lenguas que Lee, uno de los pocos corruptos que había en El Señor de los Anillos, se ha muerto del pasmo al ver los corruptos que tenemos por aquí. No hay virginal doncella, de cuello blanco y terso, que pueda devolver el color a sus mejillas; ni siquiera prestárselo con su sangre.

Y hablando de prestar, hemos pasado de una política que no prestaba oídos al pueblo a otra que sigue sin prestarle oídos, pero entre ellos se escuchan, se citan, se adulan y hasta se encaman. Eso ha provocado que Susana sea por fin presidente; que lo vaya a ser Cifuentes; que lo vaya a ser Page.

Lo que no termino de tener claro es si estos préstamos van a cierto tipo de interés o si con esto se puede hacer como con los libros, que los prestas y luego nadie recuerda haberlos tenido. Así se han perdido enciclopedias enteras. Aunque hay quien dice que en esto de la política los papeles no se pierden, quizá se quemen en un desafortunado incendio, pero perderse…

Y ahora que habla+o de incendios. ¿Han visto el que se ha liado por una tontería que dijo Piqué? Hay pique con Piqué. Pobrecito, le silban cuando entrena. Que esa es otra, no me cabe que haya que formar tanto lío porque se le silbe a un jugador; que si es una falta de respeto, que si ha hecho mucho por la selección, que si defiende nuestros colores… Que es verdad, los defiende, cuando se le paga por ello. Y se le paga. Pero que no entiendo que se monte un pitote porque le silban a Piqué, pero silbarle al Himno nacional es libertad de expresión. Sólo representa a España, como Piqué, pero al himno no le pagan.

¿Defendemos a lo que representa a España o a lo que pagamos para que la represente? Y lo que es peor ¿No estaremos criticando el silbar porque nos preocupe estar pagando, como idiotas, a alguno que no lo merezca y quedar como tontos? Con esto no pretendo incomodar, pero sí ejercer mi libertad de expresión. Que vale tanto como los silbidos, pero no falta al respeto.

…Si quieres pasta, pita

05 de Junio de 2015

Estamos un poco equivocados, lo mismo que nos vendieron la moto de que la indignación era la bandera que enarbolaban los que defendían lo justo y de derecho; de la misma manera que nos dijeron que nuestras libertades están por encima de todo y de la misma forma que nos convencieron de que la libertad de expresión no tenía barreras, ahora nos quieren convencer de que no pasa nada cuando denostamos todo lo que representa a nuestro país. Pues es falso.

Vayan ustedes a Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Italia, Cuba, Venezuela, Marruecos, Canadá, Austria… Podría seguir con un listado eterno. Vayan a esos sitios y observe si en algún sitio se pita el himno nacional. Se sorprenderán, pero porque no lo hacen. Tienen un alto concepto de nación y entienden que, por mucho que puedan estar en desacuerdo con la situación o con los dirigentes que han elegido o les han tocado, todos van en el mismo barco. Salvo en España, donde nos empeñamos en remar cada uno para un lado, en nuestra pequeña barquita y con un solo remo.

En España hay gente que se escuda en la educación que tenemos los demás, para arrastrar por el fango la imagen de nuestro país. Como excusa dicen que esta nación no es la suya y para que este argumento encaje en sus idearios, retuercen la historia o la reinterpretan a su gusto. Cuando no se la inventan directamente. Pero el auténtico objetivo, la verdadera motivación, es la pasta.

Se celebra la final de la Copa de Rey de España de fútbol y llenan un estadio de gente convencida de que pitar es un acto de independencia, de libertad de expresión y de rebeldía contra un “Estado represor”; supuestamente.

Lo primero que se plantea alguien con dos dedos de frente es: “Y si son dos equipos que no se sienten españoles, ¿Por qué juegan la Copa de Rey y la Liga Española? ¿Por qué faltan al respeto a la parte de la hinchada que sí quiere ser española?”. La respuesta es sencilla, por el dinero. Un equipo que no se siente español abandonaría de inmediato las competiciones españolas e intentaría hacer su liga o incorporarse a la de otro país. Incluso podría iniciar la Copa del Rey y en el caso de llegar a la final, renunciar a disputarla. El impacto mediático sería mayor, a nivel mundial, pero el económico no, porque las noticias no pagan derechos televisivos, pero los partidos sí.

Así que, como lo que les gusta es la pasta, yo les sancionaba de manera que recibieran el mensaje de verdad. No sólo a los clubes.
Qué narices hace un presidente de Comunidad Autónoma como Artur Mas, porque es presidente de una Comunidad Autónoma, concretamente de una menos autónoma de lo que le gustaría, según dice. Qué hace este tipo en un palco, sonriendo una falta de respeto que le pinta los colores a su región, cuando los intentos de referéndum dicen que no es el sentir de la mayoría. Pues está claro. Hace presión para buscar pasta.

Pero el ejemplo más claro, surgió ayer. Su Majestad el Rey Felipe VI visitó Francia y más concretamente el Instituto Cervantes. Este viaje ha servido para que Iñaki Anasagasti se haya explayado llamándole “chulo maleducado”. Un señor que nunca despejó las dudas sobre su postura respecto del terrorismo vasco. ¿Por qué ataca al Rey sin miramientos ni escrúpulos? Sencillo, porque a finales del pasado año publicó un libro contra la monarquía española y hay que potenciar las ventas. Porque, seguramente, este tipo que tanto odia al Rey y que tanto adora el nacionalismo vasco, estará dolido por no firmar ésta obra en la Feria Del Libro de Madrid.

Así que España es un estado fascista y represor; si de verdad lo fuera, no tendrían oportunidad ni valor de abrir la boca. Y el Rey es un chulo maleducado… Bueno, eso, viniendo de gente que no conoce la educación, es un piropo.

Y con esta reflexión respondo a lo que pidió Xavi, desagradecido exjugador de la selección y del Barcelona, que quería que se valorara el porqué de los pitos. Xavi, majete, no es el por qué sino el parné.

…Los Pájaros

29 de Mayo de 2015

“Volverán las oscuras golondrinas en tu balcón sus nidos a colgar, […] pero aquellas que aprendieron nuestros nombres, ésas, no volverán”.
De esta forma, aproximadamente, Bécquer nos habla de la vida como algo cíclico. En ocasiones como algo obstinadamente cíclico; aunque “esas que aprendieron nuestros nombres”, es decir, aquellas que ya llevaban mucho tiempo viniendo, aquellas que tenían el hueco fijo y que año tras año se subían al balcón sin pensar siquiera que todo se acaba, esas, llegará un momento en que no volverán. Cómo lo explico para que la gente lo entienda más… Elecciones municipales 2015.

Ya sé, en muchos casos el alcalde sigue siendo el mismo, en muchos sitios la golondrina no se ha bajado del balcón ni para pasar el invierno en lugar más cálido, pero la metáfora no habla de cada ayuntamiento sino de algo más general. La metáfora dice que tanto el PP (Partido Pajarero) como el PSOE (Pájaros Sitúan Ostentosas Estancias), van a ser los que no vuelvan o a los que les cueste volver; porque ya les digo que la vida es cíclica. Además, puede que el hueco que dejen las golondrinas –o las gaviotas- lo ocupen mirlos, palomas o buitres y al año siguiente, el dueño de la vivienda, haga todo lo que esté en su mano para que las golondrinas le vuelvan a manchar la fachada de barro. Esto ya va en gustos, pero habrá que verlo.

Ya hay quien se atreve a aventurar que los nuevos pájaros serán mirlos y se comerán todo el fruto antes de que lo podamos prever. O buitres, que cada vez que salgamos de casa nos miren como deseando que caigamos muertos, para vaciarnos las cuencas de los ojos. Incluso hay quien dice que, y son los más benévolos, serán palomas y lo van a poner todo hasta arriba de mierda. Pero repito, habrá que verlo.
Terminan de llegar, aún ni han anidado y hay quien echa de menos a las golondrinas. Sin embargo, suceda lo que suceda, hay que reconocer que esta situación, cuanto menos, va a servir para que las agrupaciones de golondrinas de toda la vida, cambien de pájaros. Algunos piaban más de lo que debían. Y otros, negros como las golondrinas, eran en realidad cuervos y urracas, que perseguían ante todo los objetos brillantes. Por momentos se llevaron tantas cosas que no les pertenecían, que parecía que todos los pájaros que nos rodeaban eran aves de rapiña. Sé que han pagado justos por pecadores, pero si los justos hubieran apartado a los pecadores no estaríamos pagando la crisis los de siempre, que sin ser ni pecadores ni justos, nos hemos visto convertidos en paganinis.

Creo que la metáfora de los pájaros está bien traída porque, al final, unos y otros nos utilizan como estructura básica de su sustento. Ocupan nuestro espacio; se comen los frutos que cultivamos; nos dejan poco y en mal estado y los cubren todo con sus cagadas que, después, nosotros tenemos que limpiar.

Podemos decir que las elecciones municipales nos han enseñado algo muy importante. Ave que vuela, a la cazuela. Y si no vuela, porque se ha acomodado a estar en el nido y engordar con su ego y nuestro alpiste, todavía irá a la cazuela más rápido.

Los nuevos pájaros tienen por delante una tarea muy difícil, que es mantenerse en unos nidos que, ahora, sabemos nuestros. Deben ser coherentes con sus palabras porque no nos vamos a quedar escuchando bellos trinos mientras las cosechan siguen siendo devoradas o asoladas. No nos vamos a quedar ensimismados viendo los bellos plumajes, porque sabemos que, bajo las plumas, el pájaro hermoso es de la misma carne que la rapaz.

Y que nadie se piense que esto va a ser como en la película de Hitchcock y que, al llegar el final, avanzaremos hacia el ocaso, en silencio, dejando todo lo que tuvimos en mano de los pájaros. El cineasta no rodó la segunda parte en la que volvimos con cara de pocos amigos y un puñado de gatos. Les aseguro que al final sólo quedó el recuerdo de un montón de plumas que, en el mejor de los casos sirvieron para rellenar almohadas y que no se nos olvidara que los pájaros tienen su lugar y su momento.

…Cambio de huelga

15 de Mayo de 2015

Cada viernes, a la hora de hacer balance y reflexión de la semana, realizo el mismo ejercicio, reviso la actualidad y me pregunto: “¿Qué pone en común lo uno con lo otro y con lo de más allá?”. Y me respondo. Esta dinámica de trabajo me lleva, inevitablemente, a alcanzar dos conclusiones; la segunda es la reflexión de la semana. La primera, y más preocupante, es que hablar sólo no es síntoma de locura, pero hacerte preguntas y respondértelas sí. Esto me está creando un complejo… Pero bueno, ya se lo consultaré a Lucía Roldán.

A lo que vamos. La realidad de la semana tiene dos palabras fundamentales que son “cambio” y “huelga”. Huelga decir que una de ellas, “cambio”, está relacionada con la campaña electoral. En cambio, “huelga” ha marcado la semana futbolística. No sé si me entienden.

Empecemos por el principio. Los políticos están hablando de cambio a todas horas, los que no tienen el poder porque quieren el cambio de conseguirlo y los que ya lo ostentan porque, en la actual situación, hablar de seguir como estamos es contraproducente, así que también quieren cambio, pero de escenario económico y no de protagonistas. La cuestión es cambio sí, pero hacia dónde. Porque el tema de los programas electorales han quedado tan depauperado que, en el mejor de los casos, la gente no se cree lo que dicen. Incluso hay partidos que han perdido tanta fe en el efecto del programa que están haciendo campaña sin él. O que han elaborado un programa que parece un relato de ciencia ficción, bien porque plantea cosas imposibles, bien porque no explica cómo se llegará a cumplir con lo propuesto Y digo “propuesto” porque los políticos ya no prometen nada.

Al otro lado de la semana está la huelga de los deportistas. En realidad el tema es una disputa de egos en la que Villar, presidente de la Federación Española de Fútbol y máximo ejemplo de que hay que limitar los mandatos, quiere seguir haciendo lo que le dé la gana. Este señor se ha ganado el apoyo de los futbolistas profesionales, más concretamente de los futbolistas profesionales que ganan mucha pasta y que tienen tirón mediático, asustándoles con el fantasma de los impuestos. Y se lo han creído. De hecho, Luis Rubiales, presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles, dice que “los futbolistas generan los ingresos y no se cuenta con ellos”. No iré más allá con los motivos de la huelga porque es esta declaración la que me interesa.

Eso de que los futbolistas generan los ingresos… Mire usted, no. Los ingresos los generan los clubes, los partidos de fútbol y sobre todo los aficionados. Claro ejemplo; hay partidos de juveniles, de autonómica, de tercera que llenan la grada. Hasta los topes. Y ahí no juega ningún balón de oro, lo que mueve a la gente es el fútbol. Así que la cosa está clara, esa afirmación es tan estúpida como creer que son los políticos los que generan los ingresos.

Si alguien piensa que dejarán de interesar los partidos de Real Madrid, de Atlético o de Barcelona porque ya no salten al campo Cristiano,  Gabi o Messi, que se lo haga mirar. Es como creer que nos va a dejar de interesar la política porque se marchen los que están. O si lo prefieren, es como creer que van a desaparecer los amantes del Blues porque haya muerto B. B. King.

Juegue quien juegue el partido, defienda quien defienda el programa –o su ausencia- y se suba quien se suba al escenario, la gente seguirá poniendo atención a lo que sucede. Aquel que no juegue, que no programe o que no cante, estará faltando al respeto al que se acerca a prestarle atención y eso terminará por enseñarles una valiosa lección. No se me ocurre mejor manera de resumirla que esta, donde se come, no se caga.

Sí, hace falta cambio y hace falta huelga, pero cambio de dirección y huelga de idiotas, porque hay tantos…

…Cuentacuentos lunar

08 de Mayo de 2015

Hoy voy a ser breve y lo haré por dos razones. Primero porque tampoco tengo tiempo de mucho más, una vez que nos metemos en campaña todo es correr como pollo sin cabeza detrás de unos candidatos que, esperamos, corran teniendo más claro que nosotros su objetivo y destino final. El segundo motivo es que seguramente ustedes lo agradecerán; quizá ahora no, pero dentro de dos semanas, cuando estemos en el último estertor de la campaña, se acordarán de esta reflexión y agradecerán que no me haya extendido. Sobre todo porque otros se van a extender contándole lo magníficos que pueden ser; lo terribles que son sus rivales; lo mal, muy mal que esta su ciudad y lo bien que podría estar con ellos en el ayuntamiento… Se van a extender mucho. Es más, a mí todo lo que lleve más tiempo que decirme: “me llamo Fulano De Tal y me presento al Ayuntamiento de Valdebollulos, toma mi programa”, me sobra.

A nivel regional la cosa va a ser lo mismo, pero con lenguaje más belicista, más destructivo. Habrá momentos en los que uno no sepa si el de enfrente es un rival político o si de verdad aspira a gobernarnos la Bruja de Blair. O incluso un caminante de The Walking Dead.

Hay una cosa que quiero que quede en su memoria, lo importante de la campaña es que nos den el programa. Quiero decir que nos lo den físicamente, que podamos leerlo porque si nos lo cuentan… Pues eso, nos lo cuentan. Como yo le cuento cuentos a mi hija antes de dormir. Contarle cuentos a un niño por la noche es como ser político en campaña. Nadie va a contar nada que inquiete, al menos nada propio, si eso lo que inquieta siempre es del brujo o de la ogra a derrotar. Los cuentos se endulzan. Y los programas, si son contados, también. Reivindico el leer como herramienta política del votante.

Nunca olvidaré la primera vez que le conté a mi peque el cuento de El Gigante Egoísta, de Oscar Wilde. El cuento me encanta. O me encantaba. Siempre recordaré el gesto en su cara y el brillo en sus ojos cuando el gigante es hallado muerto. Y siempre recordaré cómo le expliqué que se había quedado dormido en un sueño profundo, para siempre y que iba a estar muy bien porque en realidad se había ido al cielo… Desde entonces no se me muere un solo personaje en un cuento, como mucho le dan una patada en el culo y lo mandan muy lejos, muy lejos, para que no vuelva a fastidiar.

El programa electoral, contado, es como los cuentos. Al político no le da pena nuestra expresión de horror, no lo altera nuestro gesto. Al político le da horror que, al ir a depositar la papeleta, se nos cambie el gesto y decidamos votar al ogro o a la bruja que nos dijeron que era tan malo.

Recuerden una cosa, cuando quieran que les cuenten un cuento, que sea un cuento real, uno de esos que te adornan mientras ves que quitándole azúcar, la verdad sigue ahí, subyace bajo lo fantástico de la historia. Por cierto, esta semana le hemos tenido que decir adiós a uno de los grandes narradores de esos cuentos. Jesús Hermida nos contó cómo el hombre hoyaba la superficie d la luna, al mismo tiempo que lo veíamos y sin embargo, no podemos recordar a Armstrong sin escuchar de fondo la voz del gran Hermida. Descanse en paz.


Y las digo algo más. ¡Qué gran familia la de los Amstrong! El padre trompetista, el hijo astronauta y el nieto ciclista. Sólo falta un actor en el paquete, pero mientras llega, espero que esta familia les sirva de ejemplo para no olvidar que no todos los cuentos acaban con un “fueron felices y comieron perdices”. A veces ni felices ni comemos.

Y colorín colorado.

…El Sol gira

24 de Abril de 2015

Si tuviera que quedarme con un titular de esta semana, si tuviera que escoger una noticia como sintomática de lo que sucede, día tras día, en esta bendita tierra que no despierta, sería sin duda el titular astrológico que nos ha dado el Día del Libro. Precisamente cuando más nos acordábamos de defender la lectura como el mejor medio válido de adquirir cultura, los periódicos hacían públicos los resultados de una encuesta pavorosa; uno de cada cuatro españoles, algo más en realidad, el 27,5%, cree que el Sol gira alrededor de La Tierra.

Casi la mitad de los encuestados admite que su educación científica es baja o muy baja. Uno de cada diez no sabe que el centro de nuestro planeta está muy caliente; incluso se empieza a rumorear que habrían sido más, pero algunos iniciaron un viaje, a lo Julio Verne, para comprobarlo y fueron vaporizados en un mar de magma. Mucho antes de llegar al centro, en el extrarradio.

Dos de cada diez no saben que el oxígeno que respiramos proviene de las plantas. No se ha contabilizado cuántos de ellos han podido sufrir hipoxia en algún momento de su vida. Pero si sabemos que se ha iniciado una plataforma para descubrir qué tipo de tarifas aplican las plantas eléctricas, petrolíferas, nucleares… por el aire que respiramos. Ada Colau, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Alberto Garzón y Rosa Díez piden que, al menos, se le ponga el IVA reducido. Montoro se plantea subir el tipo. Y Albert Rivera dice que se deje como está.

El 30% de los españoles creen que los humanos convivieron con los dinosaurios. Los hay incluso que consideran Los Picapiedra como una acertada descripción de la realidad. A quien no se ha podido encuestar es a la asociación No Sin Mi T-Rex, que partió hace años en busca de la isla en la que se rodó Jurassic Park y no han vuelto a dar señales de vida. Se cree que algunos de ellos se sumaron a la expedición hacia el centro de La Tierra, porque en algunas películas salían dinosaurios y lo mismo por ahí…

La cuestión es que me preocupa mucho esta falta de conocimientos científicos. Y de conocimientos en general. Me preocupa que en este país mandemos a un grupo de famosetes a una isla o los encerremos en una casa o los sentemos en un plató para hablar por no callar y el mundo se tenga que detener. Lo vimos con el avión de Germanwings y lo seguiremos viendo.

Hace unos años, más de diez y de quince, aunque no recuerdo cuántos exactamente, muchos coches lucían un parasol en el que se podía ver a James Dean al volantes y a Marilyn Monroe sentada a su lado. Recuerdo que por aquel entonces hubo quien me dijo que ambos habían muerto en un accidente de coche porque iban drogados y borrachos. Recuerdo también una intensa discusión con la persona que me afirmaba, golpes sobre la mesa incluidos, que estaba muy enterada porque lo había visto en la tele, en los informativos. Aquella fue la primera vez que comprobé, con aquel amigo que defendía sus mentiras con vehemencia, lo peligroso de la ignorancia. Más que nada porque cuando James y Marilyn murieron, ninguno de los dos que discutíamos habíamos nacido.

Esta semana me he vuelto a acordar de aquello, no sólo por la ignorancia de la que hacemos gala sino porque Norman Hodges, ex agente de la CIA, ha confesado, ahora que se muere, que fue él quien asesinó a Marilyn Monroe siguiendo órdenes. Incluso ha dicho que asesinó a otras 36 personas que eran incómodas para los EE.UU. Siempre al estilo mafia, que parezca un accidente. O un suicidio.

 Casi tan sorprendente como la confesión del asesinato es la explicación del motivo que llevó, a la novia de américa, a morir aquella madrugada del 5 de agosto de 1962. Marilyn se acostaba con John Fitzgerald Kennedy, pero también se acostó con Fidel Castro, según cuenta Hodges. Eso la hacía peligrosa para américa. Porque nadie podía suponer que le sacara información al cubano para dársela al impoluto Kennedy. Y si alguien, en algún momento, quiso dar el margen de la duda, cuando empezó a beneficiarse a Bobby, el hermano del presidente americano, la CIA tembló.

Aquello se solucionó con la muerte de Marilyn. Suerte tuvieron en América, donde deben ser tan crédulos como nosotros, de no tener Telecinco. O a estas alturas pensarían que el Sol gira alrededor de Belén Esteban.

…La patata cruda

17 de Abril de 2015

Lo voy a decir sin tapujos; esta semana, para mí, es la semana en la que la diplomacia, el protocolo y las buenas maneras se han perdido. Posiblemente para siempre. De verdad que no entiendo lo de intentar hacer daño y buscar el protagonismo haciendo daño. Toda crítica que tiene mucho de dañino y poco de constructivo es algo que rechazo frontalmente. No me cabe en la cabeza que alguien rompa el guión para hacer un escándalo de lo que no lo es o no lo merece. Me fastidia que se haga así y que se abochorne a alguien y se le avergüence.  O se le intente avergonzar, porque lo de la vergüenza es otra cosa, hay quien la tiene y quien no la ha visto nunca.

Cuando digo todo esto, me imagino que saben de qué estoy hablando y ya tendrán en mente a alguien. Seguro que están viendo su rostro, sus gestos. Pues efectivamente, este hombre, Pepe, se pasó tres pueblos con el pobre Alberto y su “león come patatas”, por favor. Vale que el plato era un fiasco y que en el programa este, Master Chef –por cierto, triste copia de Top Chef- se entiende que hay que tener un mínimo nivel, pero la crítica debe ser constructiva y no un combate entre Tyson y Steve Urkell.

El pobre Alberto, estudiante de medicina de 18 años y que espero que sea mejor médico que cocinero, intentó ponerle carácter a un plato que tenía muchas cosas, pero no carácter. El plato tenía una imagen infantil, la decoración era escasa, la patata estaba cruda… Pero de ahí a hacer que el muchacho se sienta una mierda… A ver, que sí, que de lejos se veía que el plato era una patata y cualquiera se percataba, nada más verlo, de que Alberto estaba metiendo la gamba, pero es que casi lo crucifican.

Y eso sólo Pepe, que fue el primero en hablar del plato, tras intentar cortar la patata-león, que estaba cruda como las relaciones entre España y Venezuela. Pero es que después llegó Jordi, otro de los jueces, y le dio la puntilla. Hasta de “marranada” calificaron la receta. ¡Madre, qué bochorno para el joven! ¡Qué mal rato! Claro que últimamente parece que no hay un Rato bueno, ustedes me entienden.

La cuestión es que, a veces, las críticas son furibundas y no se corresponden con el hecho a juzgar. Y hablo de hecho, de una acción, de algo, no de un político, que últimamente son muy de llevarlos a juzgar, ustedes me entienden. Les pongo un ejemplo de crítica que no cuadra con el hecho; Nicolás Maduro, que no es “El Pequeño Nicolás” sino el otro, el grande, ha dicho que nuestros parlamentarios tienen que hablar de “sus madres”, que a Rajoy hay que rajarlo y que el expresidente Felipe González llegó a dirigir grupos terroristas. ¿Y todo esto por qué? Pues porque se votó y se aprobó una moción para pedirle al Gobierno venezolano que libere a los opositores injustamente encarcelados. Y sí, establezco que están injustamente encarcelados porque sólo una dictadura podría defender que alguien esté más de un año en la cárcel sin que pese cargo alguno sobre él.

La crítica de Maduro es desproporcionada respecto del hecho, pero así es esta gente, desproporcionada. Son simples, no llegan a más y la fuerza es su mayor arma. A veces sorprende su rudeza, pero sorprende aún más su falta de ingenio. Incluso cuando creen que son muy, muy, muy ingeniosos.

Por cierto, hablando de ingeniosos sin ingenio. Pablo Iglesias entregó al Rey Felipe VI una copia de la serie de televisión Juego de Tronos. Lo hizo en un momento en el que no es habitual este tipo de cosas, pero no se saltó el protocolo, puesto que anunció que lo haría y se lo permitieron. Que eso le debió de doler, porque habría dado más juego salir quejándose de que no te han dejado ni hacer un regalo al Rey. Incluso podía haber dicho que se lo prohibían por ser la serie que era. Serie, por cierto, que por contexto temporal, poco puede afectar a un monarca del siglo XXI. Si de verdad quieres tocarle las narices a Felipe VI le regalas algo más… “El Rey Pasmado”, por ejemplo. O mejor, tirando sólo de título, la película de “El Último Rey (de Escocia)”.

En fin, mejor no voy a hablar de la diferencia entre ser ingenioso y ser ingenuo. Como el que quiere ganar con un león come gamba.

…Digna indignación

10 de Abril de 2015

Hemos dejado atrás la Semana Santa, que en Castilla La Mancha ha sido algo más larga con eso de que el Lunes de Pascua fuera festivo, y ahora iniciamos el calvario. Sí porque, pasada la frontera que imponía la semana de pasión, todo son elecciones. A aquello de la precampaña electoral, le hemos ido añadiendo extensiones. Hay quien dice que todo es precampaña entre una elección y otra, pero lo cierto es que no, lo cierto es que antes de la precampaña está preprecampaña. Y antes de eso la prepreprecampaña. ¿En qué se diferencian? Prácticamente en nada. Salvo en la actitud de los candidatos; en la actitud de los acólitos y en la actitud de los votantes.


Las diferencias en esta ocasión serán algo más palpables. La mayoría de la gente espera una campaña sucia, agresiva, llena de ofensa y ofensiva. Si la mayoría de la gente acierta significará que nuestros políticos no han aprendido nada. El votante no quiere refriegas, quiere soluciones. El votante no quiere mensajes llamativos ni atractivos, quiere política sencilla y efectiva. El votante no quiere extrañas coaliciones, quiere que no todo sea válido con tal de gobernar. Es cierto que una de las cosas que se va a dejar notar en esta precampaña –la preprecampaña y la prepreprecampaña ya quedan atrás- va a ser lo radical de los seguidores políticos de voto fijo; sobre todo en las redes sociales se palpa la tensión.


Si alguien entra en fogoso debate con quien piensa diferente, la cosa se va volviendo áspera. Si la cuestión se convierte en la defensa de unas siglas, todo puede acabar en ciberbronca. Si además, la defensa de una idea se hace atacando al rival político, lo más fácil es que aquello termine siendo el “y tú más” del día, donde enlaces, titulares y fotomontajes –o memes- se conviertan en armas arrojadizas. De todo ello no se sacará nada en claro salvo un enfado monumental y la sensación de que “con esta gente no se puede hablar porque son cuadriculados”. Pongan ustedes el quiénes y habrán caído en la trampa, porque lo cierto es que todos los que se encierran en una idea sin posibilidad de contemplar otra realidad, son igual de cuadriculados.


De cara al 24 de mayo la cuestión es, y será, qué queremos. Y la respuesta no es tan simple como decir quiero que gobierne fulano o que no gobierne mengano. La respuesta debe tener tanta claridad como la que esperamos de los contendientes en sus programa porque si no nos perderemos en disquisiciones absurdas. Pero la claridad también debe representar una meta factible; no sirve decir que no queremos pagar impuestos y sí mantener servicios universales y gratuitos como educación, sanidad, servicios sociales… No podemos quedarnos en aquello de que todos tenemos derecho a una vivienda digna, a un trabajo digno o a un futuro digno, cuando hemos perdido la perspectiva de que prostituimos el término “digno” y que para lograr que las cosas sean dignas hace falta dinero, que no sale de la nada. Las fórmulas que nos prometan las cosas fáciles, sin contemplar los escollos del camino o son mentira o son medias verdades; cuidado con los juegos de palabras. La ciudadanía se vio indignada y como dignidad e indignación son de la misma familia, nos hicieron creer que con lo otro se podía conseguir lo uno. Curiosamente, una vez que estuvimos convencidos de ello, se dejó de hablar de indignación para reclamar la dignidad en todo y ni nos dicen cuál es el camino de la dignidad ni hemos dejado de estar indignados.


El próximo mes y medio va a ser mes de promesas, slogans, consignas, publicidad, Internet, titulares… Pero lo que necesitamos es que sea un mes y medio de ejemplos, honestidad, ideas, propuestas, diálogo, futuro… Necesitamos un mes y medio de ejercitar la madurez política que este país demostró en los primeros tiempos de su democracia y que parece haberse perdido en favor del parvulario que guardan los leones.

Necesitamos más memoria de nuestra historia constructiva y menos memoria histérica. Pero lo fácil es perder los nervios pensando que lo nuestro es sólo indignación. Pero muy digna.

…Si los tontos volasen

27 de Marzo de 2015

Llevo mucho tiempo, mucho, intentando darle un enfoque a la reflexión de la semana. Sé muy bien por dónde tiene que discurrir el tema, pero no sé si entrar en él con tacto o cual elefante furioso en repleta cacharrería. En estas estaba cuando me he dado cuenta de que andaba preocupado por algo que no tenía sentido; estaba preocupado por herir la sensibilidad de gente que había demostrado no tenerla, así que puedo decir sin temor, que la reflexión de esta semana habla de una catástrofe, de gente de buen corazón y de tontos.


Cuando el avión de Germanwings copó todos los informativos, ninguno sabíamos que iba a destapar una plaga. No podíamos suponer que las 150 personas que habían muerto en Los Alpes franceses iban  a poner de manifiesto que, en España, hay una invasión de zombies. Tenemos en nuestro suelo el The Wlaking Dead, pero nuestros caminantes no caminan por las calles. Son unos zombies que se descomponen desde dentro y sólo huelen cuando expresan ciertas opiniones. No se alimentan de los vivos, a no ser que sean vivos de imagen estupenda, cerebros vacíos y promiscuidad demostrada que, además, paseen sus lindezas por una cosa que llaman programa de televisión, pero que es el pesebre en el que maman el detritus que les alimenta. Son pasivos, tranquilones, encajan en el esquema de Ni-Ni –ni piensan ni lo intentan-, pero si les quitas su ración diaria sacan su auténtica cara. Y es una cara pavorosa, es la cara del que no tiene inteligencia emocional ni sensibilidad ni conciencia, pero sí un egoísmo enorme. Les quitas tiempo de su inmundicia y empiezan a mostrar su auténtico rostro.


Dentro de esta división de seres dantescos, hay una subdivisión que se cree mejor, más inteligente y que en realidad es todavía más dañina. Los primeros manifiestan que les importa una mierda la muerte de gente porque lo que quieren es su programa de telemiseria. Los segundos no es que se mantengan ajenos a la desgracia, es que llegan a darle connotaciones positivas, siempre y cuando haya muerto la gente que, a su escaso juicio, lo merece. Ante tanta estupidez, primperan y paciencia, no vaya a ser que se nos envenénela bilis.


La fiscalía ha decidido investigar esos comentarios de las redes sociales y pedir responsabilidades a sus autores; su falta es la apología del odio. Pero parece un trabajo eterno porque, la red, que tiene el poder de difundir lo bueno y lo malo, es plataforma para que algunos critiquen sin sentido y justifiquen sin idea. Resulta que hay gente que asegura que el desprecio total a las víctimas es libertad de expresión. Y eso sucede porque no conocen la expresión libertad. Ni sus ignificado.


Resulta que hay gente contaminada de demagogia que se plantea por qué se da tanta cobertura a un accidente de avión y no a las guerras, al hundimiento de pateras o a la crisis del gorgojo de la patata. Resulta que hay gente que no sabe distinguir entre la gravedad y la importancia de las noticias y pretenden, incluso, que los que nos dedicamos a ello, nos pleguemos a su inmenso conocimiento mientras entonamos un “sí, bwana”. El último debate en la red sobre este tema, lo tuve una hora antes de que se supiera que había sido el piloto el que había estrellado el avión. En ese momento decía que la importancia de una desgracia como esta radica en que no es frecuente y en que tenemos que conocer las causas. Ponía el ejemplo de un fallo no detectado en una pieza del avión y en la posibilidad de que estas cosas sucedan, dejando caer aparatos sobre zonas pobladas y lo que supondría. En ese momento no sabía lo acertado de mis palabras. Porque esa fue la causa, un fallo en una de las piezas más importantes del avión, en la cabeza de la persona que se hizo con los mandos.


Ahora sigamos realizando especulaciones; queriendo saber más que nadie; riéndonos de las víctimas; justificando lo que nos interesa justificar; criminalizando a los que queremos criminalizar… Sigamos viviendo en la más absoluta ignorancia y en la continua estulticia. Y mientras lo hacemos, plasmémoslo todo en Internet, dejemos que el mundo sea testigo de nuestras deficiencia y, de paso, convirtamos la red en herramienta para detectar los fallos y poner las soluciones. O seguiremos siendo el país en el que Belén Esteban es escritora de best seller. ¡Viva la libertad de expresión! Y vivan aquellos que en su abuso, se ahorcan con su lengua.

…Vidas eclipsadas

20 de Marzo de 2015

Creo que, por su simbolismo, el día de hoy tiene que ser epicentro de la semana; al menos a la hora de reflexionar. Este 20 de marzo es el hilo conductor de muchas cosas.

Estamos a las puertas de la primavera y ha sido una primavera lo que nos ha traído hasta el momento actual. Y no, no me refiero a la primavera de la vida sino a la primavera árabe. Este movimiento, que pretendía ser ejemplo de liberación, de cambio positivo y de nuevo futuro para muchos países, se vio enturbiado porque, tras la primavera árabe, había grupos fundamentalistas dispuestos a todo para dejarnos en la nada. En una nada que sirve de telón, de cortina de humo tras la que esconder muchas cosas. En Túnez nació la primavera árabe y precisamente en este país, no llegó a triunfar nunca. Por eso ha sido objeto de ataque esta semana.

En poco tiempo hemos visto como la primavera árabe, allá donde triunfó, se ha convertido en un otoño de libertades y un invierno de vidas.
No puedo evitar acordarme de que estamos en el 5º centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús y de que la Santa, antes de serlo, lamentaba, según me enseñaron de pequeño, una visión que había tenido. En ella, decía, había visto caer las almas de los hombres en el infierno como si de copos de nieve en un día de invierno se tratasen. Ahora, el invierno al que nos lleva la primavera árabe pretende algo parecido.
En el ataque al parlamento tunecino, porque no nos engañemos, ese era el objetivo, murieron dos españoles. Antoni y Dolors celebraban sus bodas de oro con un crucero que les habían regalado sus hijos y nietos. Toda una vida juntos a la que puso fin la misma locura, mezcla de religión deformada y política descorazonada. Antoni y Dolors se fueron juntos, no porque quisieran. Porque las balas de unos asesinos les obligaron. Dejan muchos corazones rotos y preguntas absurdas que no pueden dar marcha atrás al tiempo. Preguntas como “¿Y si les hubiéramos regalado otras cosa? ¿Y si no hubiéramos elegido otro destino, una cena, una fiesta…?”.

Al otro lado de la tragedia están Cristina y Juan Carlos; también matrimonio. Ellos celebraban su luna de miel, con un bebé en camino, y se escondieron en un cuarto del museo atacado. El miedo por sus vidas y por la de la niña que esperan les llevó a estar encerrado durante 23 horas. Hasta que un policía les abrió la puerta y dio la vuelta al que creían iba a ser su destino, como si de un Guillermo Du Guesclin se tratase, colocando a Enrique de Trastamara en el lugar que ocupaba Pedro I. En todos los sentidos.

Estas dos historias, una vida de vida que se agota y otra de vida que traerá nueva vida, son como el día de hoy también. Porque hoy vivimos un eclipse de sol, que en España no va a ser total, que sólo dejará en penumbras una parte del astro, mientras que la otras sigue brillando como si tal cosa. Y esto ocurre, precisamente, cuando Montiel empieza a conmemorar la muerte de Pedro I, para unos el justo, para otros el cruel.

¿Ven el paralelismo? Para algunos, al yihadismo es como Pedro I, el brazo ejecutor que castiga al infiel porque es lo justo, según las interpretaciones que algunos han hecho de su religión. Mientras que para otros, es como Pedro I, el cruel verdugo de vidas que no tenían porque pagar con sangre su mera existencia.

Hoy, es lógico que haya un eclipse en el cielo, porque luces y sombras, bien y mal, se debaten en una lucha tan eterna como el hombre y que, por desgracias, se lleva a muchos “Antonis” y a muchas “Dolors”. Pero, afortunadamente, tambie´n sobreviven muchas “Cristinas” y “Juan Carlos”. Incluso traen al mundo a niñas que se llamarán Túnez; porque lo que fue tumba para una veintena, se ha convertido en cuna de una nueva determinación y esperanza. Para algunos, de un milagro.

No hay mentira más dañina que la que ideó el diablo con la media verdad. El que mata es asesino, aunque se empeñen en llamarlo mujahidin.

…Vivo sin vivir en mí

13 de Marzo de 2015

Vivo sin vivir en mí. Y conste que no voy de santo ni nada parecido, es un efecto secundario de la actualidad, que me lleva a salirme de mi cuerpo. A veces hasta me saca de mis casillas y no está la portería para dejarla sola. Pero anda el patio…

Sin duda la noticia más desconcertante, apabullante e incomprensible de la semana es esa que habla de que un concejero delegado de Coca Cola ha renunciado a un bonus de 2,5 millones de dólares. Voluntariamente. Y lo que es más impactante, tenía derecho a ellos por los buenos resultados de la empresa; así que una vez renunciando al bonus sólo cobrará 18 millones.

Habrá más de uno que diga: “claro, con ese sueldo bien se renuncia al extra”. Pues será en los USA, porque díganme alguien que renuncie a una cosa así en España. Aquí no somos de renunciar a nada, no sabemos ni dejar de ganar. Salvo en el fútbol y porque no nos queda otra. Lo de renunciar a las cosas que no cuadran con nuestros principios o ideales, o sencillamente renunciar por responsabilidad, es algo propio de fuera. Por ejemplo, Islandia ha retirado su candidatura para ingresar en la Unión Europea. Su Gobierno ha pensado que pueden velar mejor por los intereses de su pueblo solos. Pero también es normal, si es que a entrar en la UE lo llaman “ingresar”, como en un hospital; así anda la salud económica del continente. No hay más que ver que somos de los que marcan el camino.

La pregunta es: ¿Cómo podemos saber que efectivamente estamos marcando el camino? La respuesta es sencilla, comparando dónde ponemos la atención unos y otros. Mientras en España estamos a todas horas hablando de la recuperación, que no se habla de otra cosa; quizá también un poco de recortes, corrupción y tarjetas black. Bueno y de Susana Díaz, los ERE´s y los cursos de formación. Vale, puede que también se haya comentado algo de PODEMOS, su relación con Venezuela, su intención de expropiarlo todo y su intento de coalicionar con BILDU. Pero aparte de esto… A lo mejor, en algún momento se ha podido oír nombrar a Pujol, Tsipras, Bárcenas, Griñán, Gómez y algún otro. A lo mejor. Pero dejando a un lado a los corruptos, las tarjetas, el lío de Andalucía, los populismos, los “amasafortunas” y politicastros varos, ¿de qué se habla? De la recuperación. De eso y del plagio que le acabo de hacer a los Monty Python. Pero mientras, en otros países, se realizan trabajos tan apasionantes como la que firman en el Reino Unido y que asegura que los escarabajos que practican más sexo son más inseguros. Y ha sido más duro alcanzar un resultado que hacer una encuesta de intención de voto, porque los escarabajos que están todo el día con la mandanga no sabían qué responder. Como los votantes.

Y en estas reflexiones estaba, cuando he oído, y después escuchado, a Consoli Romero hablando de la detención de un hombre de 25 años, en Fuente el Fresno, dentro de una operación contra el yihadismo. Que sí, que yihadistas puede haber en cualquier sitio, como corruptos en cualquier partido. Porque los unos y los otros son personas que hacen lo que no deben, no se desea y no se espera de ellos. El Islam no quiere asesinos, como los partidos no quieren ladrones o la iglesia no quiere pederastas o el fútbol no quiere amaños, pero a veces toca. Lo deseable es que quitemos de en medio a todos los que no son lo que deberían y las cosas funcionen como deben.

Por cierto, esta semana hemos sabido que el robo de ideas (no sé qué asociación de las mismas me ha traído aquí), supone 23.000 millones de euros de beneficio, al año, para el que no lo merece. Y, curiosamente, no nos ponemos de acuerdo ni en la autoría de mi primera frase “vivo sin vivir en mí”. Unos dicen que es de San Juan de la Cruz, otros que de Santa Teresa de Ávila, pero esto ya que lo desvele la SGAE. Si puede.

…Diferencia Igualitaria

6 de Marzo de 2015

Hace unos días, me pregunta una compañera: “¿La reflexión de la semana va a estar dirigida a la mujer?”, obvio los motivos. El caso es que no sabía bien qué responder porque no me había parado a pensarlo. Normalmente mis reflexiones terminan de fraguarse unos minutos antes de este momento y generalmente me pongo ante el ordenador sin saber bien hacia dónde me va a llevar aquello. Pienso en la actualidad, en general y dejo que vayan surgiendo aquellas cosas que más me han impactado. Poco a poco.


En esta ocasión no he tenido intención de hacerlo de otra manera –y creo que no lo he hecho-, pero ya sea por la pregunta de marras o por algunas otras cosas, le he dado vueltas al Día de la Mujer. Lo primero que tengo que decir es que estoy de acuerdo con el amigo y colaborador Héctor Huertas, cuando dice que suena mal eso de día de “la mujer”. ¿De qué mujer? Será el Día de las Mujeres; me parece más correcto.


No obstante, y sé que con esto es posible que no haga amigos, tengo que confesar que no me gusta ese día. O mejor dicho, me gusta lo que representa, pero no lo que significa. Representa una manifestación en pro de la igualdad, una defensa de las mujeres y un compromiso social de que todo ello se alcance, algún día. Pero significa que no es así; que a día de hoy no se estima a la mujer lo mismo que a un hombre; que en pleno siglo XXI seguimos creyendo que lo valioso viene dado por el sexo. Y a mí me resulta tan ilógico.


En estos tiempo seguimos pensando que la princesita, débil y apocada, necesita de un príncipe azul que la rescate del dragón de la vida. Y no nos detenemos ni un segundo a observar que en las últimas décadas hemos tenido heroínas capaces de lo mismo que un héroe, pero con más estilo. Donde esté Lara Croft que se quite Indiana Jones. No tomen esta frase literalmente, no vayan a creer que le deseo nada malo a Harrison Ford, que el pobre, acaba de sobrevivir a un accidente con su avioneta y espero que se recupere del todo.


Lo que quiero decir es que no contemplo la discriminación sexual porque crecí rodeado de mujeres. Porque me maravillo con todo lo que consigue y puede llegar a conseguir mi hermana pequeña. Porque considero que mi hija, sólo con estar en el mundo, ya es mejor de lo que yo soy. Porque creo que mi mujer no ve todo el potencial que tiene. Porque todas son personas maravillosas, como también lo son los hombres que hay y que ha habido en mi vida.


Cuando era pequeño, mi madre, se preocupó de que  fuera un ser independiente. Cocinar, coser, limpiar… eran cosas que yo tenía que aprender a hacer, que me gustó aprender a hacer, para no depender de nadie. En aquel entonces entendí la frase en una sola dirección, pero hoy la entiendo en dos direcciones opuestas y complementarias. Yo no sería dependiente y no convertiría a nadie en sierva.


Lo pavoroso de esta sociedad hacia la mujer, es que ha estado poblada de hombres que no sabían ni freír un huevo, que eran dependientes de sus madres, hermanas, hijas y esposas, pero que han terminado por convertir a la mujer en un ser supuestamente dependiente del macho dominante. El mismo que sin una mujer al lado, se habría muerto de asco.


Y lo peor de todo, es que esta educación terrible partía de la mujer. “Niño, no hagas eso, que se te va a caer el pito”; “Eso son cosas de mujeres”; “Con muñecas juegan las niñas”. Pues yo he jugado al fútbol muchísimo y normalmente en equipos mixtos, como también tuve, muy chiquito, un kit para hacer punto. Les puedo garantizar que soy anatómicamente normal. Y si alguien tiene dudas me puede tocar... Lo que quiero decir es que la solución no está en el feminismo, que es tan hediondo como el machismo, la solución está en el igualitarismo. Nunca habrá igualdad mientras alguien mire a alguien por encima del hombro, de los estereotipos o de sus complejos. Y la discriminación positiva es tan útil, para resolver el problema, como levantar de sus tumbas a los muertos de una guerra.


Lo que deseo es que el Día de las Mujeres desaparezca, que no necesitemos un día para felicitar a las mujeres y todos, ellas y ellos, sepamos reconocer que cada ser es irrepetible y maravilloso. Felicidades, no a la mujer, a toda persona capaz de reconocer la igualdad porque esa es la diferencia que necesitamos.

…And the Oscar goes to

27 de Febrero de 2015

Hoy me propongo hablar de ficción, de grandes actuaciones, de mentiras bien puestas en escena y de la endogamia de un gremio. Que dicho así, puede parecer que voy a hablar de los Oscar. Que también.


Empezamos la semana con la gala de entrega de los galardones más importantes del cine, aquellos que reconocen el trabajo de los que se ponen ante la cámara y hacen creíbles sus mentiras. ¿Y quién se llevó el Oscar al mejor actor? ¿Y a quién le importa? Si por mí hubiera sido, el premio había quedado desierto porque, es cierto que Eddye Redmayne ha hecho un gran trabajo interpretando a Stephen Hawking, pero yo no habría sabido a quién elegir entre Rajoy o Pedro Sánchez. ¡Qué dos actorazos!


Mariano empezó su personaje como decían el guión, sacando pecho y con la mirada en lo positivo. Incluso lanzó alguna propuesta que, en una España ávida de buenas noticias, terminó por saber a poco. Luego, quizá porque la carga dramática del personaje era escasa, decidió darle un giro y casi, casi, se transformó en el Michael Douglas de Un Día de Furia. Le tocaron un nervio sensible, el barceno nervus, y el personaje se le desquició de manera patética, que habría dicho él. La interpretación frenética no es nunca bien acogida; es cierto que tampoco era un Roger Rabbit, pero para lo que es el gallego, parecía que se había tomado un algo en la ruta del bacalao.


Por su parte, Pedro Sánchez, también empezó de manera acertada. Las dos primeras palabras. Sobre él pesaba una gran expectación, tanto propia como ajena. O dicho de otra forma, los suyos querían ver si tenían un buen orador. Alguien capaz de poner en un brete al presidente del Gobierno, que en estas lides suele desenvolverse aceptablemente. Pero también había expectación por parte del resto del país. Unos para ver si volvían a confiar en el PSOE; otros con el miedo de que en el PSOE hubiera de nuevo oposición solvente. Las dudas no se han despejado. Ninguna. Es muy difícil encontrar un sustituto al nefasto pasado cuando todo se reduce al mismo guión. La película no sorprende.


En la gala hubo otros momentos que no aceptan discusión. El Oscar a la mejor actriz es para Celia Villalobos, que en todo momento pareció estar pendiente del debate. Hizo falta ver otra toma, para darnos cuenta de la gran magnitud de su actuación. Porque realmente estaba pasando desapercibida y ese debía ser su papel; estaba en el camino correcto para llevarse el premio a la mejor actriz secundaria, pero resulta que se estaba saltando el guión de una forma tan magistral, que nadie podía saberlo. Fue como Kevin Spacey en Seven, no aparecía en los títulos de crédito, para que no supiéramos que iba a tener un papel tan importante.


Sin embargo, Rosa Diez, que sí estaba en el plantel, se quedó como mejor secundaria. Y gracias a que no había más candidaturas porque si las llega a haber…


El resto de la gala transcurrió desde la normalidad. Sólo habría que destacar que Alberto Garzón puede llegar a ser un gran actor, pero tiene que luchar contra algo bastante complicado. Ha fichado por una productora que hace un cine… Que va a ser difícil que se lleve un Óscar, si apareces en película a exhibir en sala repletas de butacas vacías. No sé si me entienden. Necesitan darle un toque de modernidad. Quizá un 3D con aroma.


En lo referente al guión, es curioso, aún no se conoce ninguno y empezamos a temer que no lo haya, al menos en el hemiciclo. Fuera hay un tal Rivera que apunta maneras. De los efectos especiales nada a destacar; por un momento se pensó en Joan Baldoví, pero lo suyo no fue interpretación, fue una escena de riesgo real. Hay que reconocerle que no usó doble para la escena, pero como anécdota y gracias.


Lo que sí ha sido impactante en esta peculiar gala ha sido el selfie. Si el pasado año, Ellen Degeneres se marcó una fotografía espectacular y en la que quiso salir hasta el tato. Que todo hay que decirlo, es de las fotos que le ha dolido perderse al pequeño Nicolás. Este año la fotografía ha sido un poco… No ha tenido espontaneidad. Pablo Iglesias intentó que tuviera mucho bombo, que llamase la atención, pero claro, si quedas en un teatro con tu gente para responder a toro pasado a un debate en el todavía no tienes que estar… A Rajoy se le ha criticado que su bancada le aplaudiera muy pronto. A Iglesias lo estaban jaleando antes de salir. Si se llega a llevar a Monedero para que cante, lo podía haber hecho en un estadio y habría sido un concierto muy mono. O la actuación de la gala. Pero como la nota, esta semana, la ha dado Zapatero en Cuba.


Lo dicho, mucha ciencia ficción y endogamia. Casi que me quedo con el cine de animación.

…La depresión muerde

20 de Febrero de 2015

La depresión muerde, este sería el titular de una de las noticias que más me ha preocupado esta semana. Quizá la que más.


Los últimos años nos han sumido en un estado aletargado, un frenazo de nuestros biorritmos. La pena ha anidado en el corazón de muchos y ha dado lugar a dos sentimientos: amargura y tristeza. Cuando el ser humano es presa de la tristeza, empieza a no tener ganas de nada. Si algo así, según los criterios médicos, se extiende por más de un tiempo determinado y afecta a distintas facetas de nuestra vida, entramos en depresión. Nuestra llama brilla menos y puede llegar a apagarse.


Si somos presa de la amargura no. La amargura es menos dañina a nivel individual, pero más dañina a nivel social. El amargado tiene mal humor y mala sombra, disfruta amargando a otros o viendo a gente que se encuentra peor. Son zafios, maleducados y dañinos. Se convierten en gente tóxica.


La diferencia entre la depresión y la amargura es que una es autodestructiva y la otra es destructiva en general. Las similitudes son muchas, pero la más destacable es que quien padece una u otra se niega a ver responsabilidad en su estado; no hablo de las circunstancias que les han llevado a estar deprimidos o amargados sino a no poder salir de ese pozo o no saber hacerlo y no admitir lo que sucede. Cuando alguien deprimido reconoce que le faltan las fuerzas, la motivación y hasta el aire en los pulmones, por norma general, lo primero que busca es compasión. Pero también ayuda, comprensión y un empujón hacia arriba. Reconoce el problema y se quita una losa de encima, pequeña. Pero es un principio.


El que está amargado, cuando reconoce su amargura, lo primero que busca es que alguien comparta su odio por todo. Pero también un punto de divergencia con esa persona, para discutir, para odiarla y para amargarse más. En la amargura, no hay losa que alivie de su peso por el simple reconocimiento del problema. Incluso puede que ocurra todo lo contrario y saber que se está amargado nos amargue más. Y sin embargo, solucionarla es más sencillo. Sólo hay que pararse a oler las rosas. Si uno busca la belleza en las pequeñas cosas y hace por disfrutarla, la amargura se evapora. Lo que pasa es que el amargado es tristemente feliz siendo amargado y muchas veces, no quiere oler las rosas ni ver la belleza; prefiere odiarla. La amargura es el estado larval del odio visceral.


Acabar con la depresión es más complicado. Querer acabar con ella no, existe una firme voluntad de hacerlo, pero se hunde en las arenas movedizas de la tristeza. Por eso la depresión vuelve. Por eso es mansa y lo desacelera todo, porque su objetivo es ese, que dejemos de hacer. Vivir es hacer aunque no se quiera, es hacer a nivel celular, orgánico, energético… La depresión es un bloqueo en los frenos de la vida, una pieza oxidada que no quiere funcionar.


A veces, no siempre, la depresión es arrastrar el peso de una carga insoportable que nadie nos ha dicho que tenemos que soportar. O es no poder atravesar un muro que sí podríamos bordear. Pero no vemos el final del muro ni encontramos fuerzas para bordearlo.


La crisis económica ha sido una gran excusa para que la amargura y la depresión afloren. Sé que a muchos no les gustará leer esto, pero la crisis ha sido la excusa para que el que llevaba la amargura dentro, la dejara en libertad. Y para que el que vivía en una felicidad de papel, la empapara de preocupaciones y miedos que le imposibilitaran. En esto también tiene mucho que ver otra crisis, la de valores. Hace años, no sé cuántos decirles, pongan ustedes la cifra, las cosas se veían de otra manera. Teníamos más ganas de luchar que de rendirnos. Más ganas de seguir que de abandonar.


Sólo pierde el que no lo intenta.


No sé por qué he preparado esta reflexión y no sé si ayudará a alguien. No sé si están ustedes amargados o deprimidos o felices como lombrices. Lo único que sé es que, cuando las cosas me sobrepasan, que también a mí me ocurre y también hay veces en que me siento vulnerable y desdichado, dejo lo que estoy haciendo y busco inspiración en otras cosas. Es sorprendente lo poderosa que es la sonrisa de un ser querido o el contacto de un abrazo. Y su recuerdo dura más. Son aquellas pequeñas cosas.

…Disfrazados de sombras

13 de Febrero de 2015

Este año los enamorados van a desnudar sus sentimientos, al tiempo que visten sus cuerpos de maneras curiosas; es lo que tiene que San Valentín venga en carnaval. Algunos se muestran inquietos con la coincidencia de fechas, quizá por miedo a que Cupido se haya dejado las flechas y el carcaj, para cambiarlas por otra cosa. El recelo es normal, cuando últimamente se reparten más imputaciones y citaciones que cartas de amor.


Lo que me mata es que el mundo entero esté pendiente de las 50 sombras de Grey y no de otras sombras que son menos ficticias y más peligrosas. Me sorprende sobremanera que tantas mujeres y algunos hombres, suspiren con las andanzas sexuales de un tipo con más problemas que Tomás Gómez. A poco que alguien detallase tales prácticas en un medio de comunicación, lejos de la ficción, una  de las sombras que le sobrevolaría sería la del maltrato. Las alegres chicas de FEMME no tendrían valor a desnudarse ante un sátiro de este calibre como lo hacen ante Strauss-Kahn. Si el mundo fuera coherente. Y si no aplicáramos aquello de que sarna con gusto no pica.


Estamos demasiado pendientes del nervio del gustito, sin pensar que hasta lo mejor, por exceso, cansa. Espero que no se lleven mucha decepción con la película, pero ya ha habido opiniones que así lo apuntan. Y es que está claro que este tipo de juegos es más excitante en la cabeza de cada uno; que la cera caliente es muy atrayente en la imaginación, pero en la piel quema. Lo mismo que las cuerdas, los vendajes, los estrangulamientos… De momento en Reino Unido se han puesto las pilas y han creado un protocolo que relaciona a las ferreterías y a los centros sanitarios, con el único nexo de unión que es la persona atrapada en una escena erótico –festiva que se fue de madre. Se están hinchando a atender problemas más relacionados con Bricomanía que con el sexo. Hay mezclas que mejor no…


Seamos sinceros, somos una sociedad acomplejada y tenemos tanto que aprender… Pero no creo que los juegos sadomasoquistas sean lo más perentorio. Reconózcanlo, honradamente ¿No tenemos que aprender otras cosas antes?  La clave está en honradamente.


Bueno, de momento, San Valentín es mañana y el estreno de la película de marras también, así que déjenme que antes –antes de que se colapsen las urgencias, quiero decir-, me paseé por hoy y por el Día de la Radio. Que a lo mejor para ustedes no tiene, a priori, mucha importancia.


La radio parece que es algo que está ahí, que cuando no hace compañía hace bulto, pero si lo piensan un poco, seguro que hay cosas muy importantes marcadas por la presencia de este medio. Y no me refiero sólo a lo típico: El asesinato de Kennedy; el fallido golpe de Estado; la abdicación de Don Juan Carlos I… Me refiero a otras cosas. Por ejemplo, en casa solíamos ver el fútbol en la tele mientras lo escuchábamos por la radio; los domingos por la noche, me ponía a escuchar historias de miedo y el lunes, en el colegio, el que daba miedo era yo. Luego, ya más mayorcito, me levantaba con Gomaespuma y mi recorrido en el autobús era como el de un loco, riendo sin parar mientras el resto de viajeros te miraban con miedo. Si nos juntábamos dos escuchando lo mismo no necesitábamos ni hablar, las miradas cómplices y algunos gestos eran bastante para hacer cundir el pánico. Como si fuese una epidemia.


Mientras nacía mi hija, la radio del hospital estaba puesta. Seguro que este fin de semana también estará puesta mientras hacen otros niños. O si ven la película del sombrío Grey, lo mismo mientras se lesionan. Quién sabe.


En serio, quién no se ha enamorado y tiene un recuerdo relacionado con una canción que sonaba en la radio. Aunque fuera una canción mala. Pues hoy es el Día de la Radio y yo, además de felicitar a los compañeros, quiero felicitarles a ustedes.


Miren, hace unos días salía de Onda Cero, de noche ya y una joven, queriendo hacerse notar, dijo: “Onda Cero, tu radio y cada día la de más gente”. Automáticamente me salió la respuesta, recordándole que ese lema era de un banco. Pero luego, pensándolo, quizá no estuviera tan equivocada, así que gracias.

…Todo les va bien

06 de Febrero de 2015

Estamos iniciando el segundo mes del año y los temas se han vuelto ya tan recurrentes que aburren. Sin embargo, la recurrencia no puede ser impedimento para seguir hablando de algunas cosas, de la misma manera que no tiene que obligarnos a seguir hablando de otras. El problema es el límite.


Monedero, Iglesias, Errejón y Sánchez, Tania Sánchez, están hasta en la sopa. Me resultan más empalagoso que el pequeño Nicolás y juegan con una dualidad; seguir dándoles caña les beneficia, aplican el “que hablen de mí, aunque sea bien” para no dejar de coparlo todo. Es posible que haya españoles que no conozcan a los candidatos a su ayuntamiento, provincia o región, pero todo quisque conoce a los podemitas. ¿Esto quiere decir que es mejor no hablar de ellos? Pues sí. Y no. Esa es la dualidad, estar en todas las conversaciones les beneficia, pero no estar también, porque sembraron un germen, la idea de que son el mesianismo político, y ahora, aunque se ve que no son más que distintos perros, con distintos collares, pero comiendo de los mismos platos, el germen sigue contagiando al incauto. Puede que estos perros sean incluso más voraces, pero da igual.


Se ha hecho con una legión de creyentes que, bien por hastío, bien por necesidad, siguen el dictado y les defienden a capa y espada. Literalmente. Si las acusaciones son duras, las respuestas lo son más. Llegan a hacer gala del insulto y de la amenaza de una forma peligrosa e irresponsable, pero logran etiquetarla de políticamente correcta. Hace unos años ya dije que lo “políticamente correcto” era un engaño de la izquierda para censurar lo que interesaba censurar. Zp lo inventó y estos políticos de nuevo cuño han hecho cátedra de ello.


Algo parecido sucede con los fundamentalistas y los vídeos pavorosos que ponen en circulación por Internet. Decapitan, crucifican, ahorcan, degüellan, queman y hasta entierran vivas a sus víctimas. Aunque sean niños. No hablar de ello o no ver esos vídeos, sería anestesiar a la sociedad ante una verdad terrible que hay que frenar y les dejaría libertad para seguir haciendo de la muerte su campo de juego. Pero que sea un tema constante, acobarda a las personas que lo perciben como una bestia imparable. Y el terror es su objetivo fundamental porque creen que un enemigo asustado es un enemigo cuasi vencido.


Nada es sencillo, pero no existe solución a problema alguno que pase por esconder la cabeza bajo tierra.


El problema político de este país se solucionaría fácilmente con tres pilares. Legistalivo: Leyes duras para todo lo que sea robo y uso fraudulento de dinero público, sin prescripción alguna.


Responsabilidad: Ningún Gobierno podrá obviar sus responsabilidades por mentir, gestionar de manera negligente o por propia inutilidad.
Congruencia: Las políticas deberán estar claramente redactadas y explicadas desde la elaboración de un programa electoral como guión prioritario y por el que habría que responder. No bastará con transmitir el destino al que se quiera llegar, será necesario detallar todo el camino que nos lleve allí.


La vulneración de cualquiera de estos pilares debería traducirse en dimisiones e inhabilitación para el ejercicio en cargo público. O llegado el caso incluso en una convocatoria de elecciones.


Ningún partido firmaría algo así porque, lo digan o no, sólo importa llegar al poder. Lo que ocurra después está por ver. Pero les voy a decir una cosa; si no quieren que les engañen, comiencen por no engañarse ustedes mismos.


Y a aquellos que afirman no tener pelos en la lengua, al menos para lo que les interesa, les diría que tengan cuidado. Vigilen para que sí tienen pelos, no se vayan a atragantar.

…Arda la bota

30 de Enero de 2015

Les voy a contar algo sabido, la vida imita al arte. Al menos es lo que se suele decir, aunque es más frecuente que el arte imite a la vida. Yo, puesto a innovar, les diría que el fútbol imita a la política, aunque no en lo que están pensando porque, al fútbol, se le echan más pelotas. Justifico esta extraña afirmación en lo ocurrido en los últimos días con Cristiano Ronaldo, con Arda Turán –y el Atlético al completo- o con Neymar; el que es hincha, pero hincha de verdad, está haciendo lo contrario de lo que debería hacer. El hincha se hincha a justificar comportamientos muy alejados de lo deportivo. El hincha relincha y bufa si critican algo que tenga que ver mínimamente con sus colores. El hincha pincha en hueso a la hora de la autocrítica y es eso, eso precisamente, lo que requiere un club de fútbol. Ningún equipo necesita de forofos descerebrados que animen igualmente a sus jugadores en lo bueno como en lo malo; necesitan aficionados que aplaudan los logros y critiquen, de forma constructiva, aquello que no encaja con sus ideales. Esos son los buenos aficionados.


Empiezo por el Real Madrid porque soy madridista. Cristiano se salió de madre en su último partido. Desatado, frustrado y enfadado, repartió mandobles y patadas. Puede que le haya afectado la ruptura con Irina; puede que esté harto de que los defensas le pare por lo civil o por lo criminal; puede que la negación que sufre últimamente cara al gol, le frustre. Ante cualquiera de esos problemas la solución es muy sencilla, aguantarse. Mucha gente rompe con su pareja y por norma general, lo superan, se rehacen y encuentran otra pareja. Que la chica es guapa y atractiva, como muchas otras y seguro que él no tendrá problema para encontrar sustituta. Si no la tiene ya.


Que los defensas te dan patadas, para eso está el árbitro. Que aun así te sientes avasallado, hay canales para formular protestas y tu club puede ponerlos en marcha. Responder de la misma manera no te hace mejor, te hace igual.


Y si el problema es el gol, en fin, ya volverá. Ahora tiene diez días para buscar la inspiración. Pero las frustraciones se quedan fuera del terreno de juego y si hay ganas de pegar patadas y manotazos, quince asaltos en un ring amansan ciertos instintos.


Algo parecido le podría decir a Arda Turán – y al Atlético al completo-, pero los aficionados no tienen ni que plantearse si la bota la lanzó al linier o si la lanzó a una zona del campo en la que, casualidades de la vida, estaba el linier. El aficionado colchonero lo que tiene que pedirle a Arda es que no le arda la sangre y que si quiere lanzar algo se dedique a la petanca, los dardos, el lanzamiento de martillo o similar. Pero eso se hace en otros lugares que no son los campos de fútbol. Caer derrotado con dignidad es luchar hasta el último segundo sin perderle la cara al rival, no partírsela y convertir el Calderón en un campo de batalla.


Y no me olvido de Neymar, que sí, que es un gran jugador y tuvo su noche, pero también se la dio a otros. El pavoneo, los gestos, las risas, no son chulería o prepotencia, son la provocación por norma y eso, al final, puede desembocar en lo que no se quiere que desemboque. Los árbitros también deberían controlar eso porque esas cosas, y los que juegan o han jugado en cualquier barrio de España saben de lo que hablo, se llevan muy mal y suelen terminar en piques insanos.


Más de uno responderá –y más al haber afirmado que soy madridista- que si me olvido de la chulería de Ronaldo, del pasado leñero de Pepe… Todo aquel que piense así ilustra perfectamente lo que decía al principio, el fútbol imita a la política. España se mató por temas políticos, por ellos se agrede y por ellos podemos terminar otra vez a palos. Los políticos no necesitan a descerebrados que les justifiquen todo y les rían las gracias, ellos creen que sí, pero no. Y esto es válido para todos.


PP, PSOE, IU, CiU y todos los demás tendrán que ver qué hay en casa, airear los rincones y hacer limpieza profunda; PODEMOS también. Parece que los últimos en llegar con ese mensaje de transparencia, indignación y populismo no tienen mierda que huela y de a pocos están atufando. Lo de Errejón es una tontería, lo de Monedero una campaña de la derecha mediática, lo de Tania un “yo no lo sabía” y lo de Pablo es uso de la libertad de expresión. Pues no, todos, y digo todos, son ladrones si roban, mentirosos si mienten y corruptos si no cumplen como debe hacerlo cada español. Ustedes sigan justificando lo injustificable y el día de mañana lo mismo nos gobierna, en España, un Ángel María Villar, como en la república bananera del fútbol.

…De la semana de amor

23 de Enero de 2015

Lo que son las cosas, todavía no hemos llegado a San Valentín y esta ha sido la semana del amor. Quizá se deba a que, este año, el adalid de los enamorados llegará inmerso en carnavales; aunque en España, parece que hay más ganas de quitar caretas que de ponérselas. Y lo de amar se ha convertido en un deporte políticamente regulado. Me explico.


Digo que ha sido la semana del amor porque los medios han estado pendientes de la ruptura de Irina Shayk y Cristiano Ronaldo, así como de la ruptura de Pablo Iglesias y Tania Sánchez. Nunca lograré entenderlo. Tanto unos como otros tienen relaciones, unas perviven y otras se terminan. Me da la sensación de que hay que estar falto de “calor humano” para andar pendiente de lo que pasa en la cama del vecino. Cristiano e Irina han roto, bien, vale, pues que se laman sus heridas si las hay y si no que sigan con su vida como si tal cosa, no pasa nada. Su ruptura no va a suponer que tiemblen los cimientos del madridismo ni de la industria de la moda. Para ellos seguro que supone alguna portada más, más publicidad y más ingresos. Y puede que haya por ahí alguno y alguna, soñando con que, ahora que están solteros… Pero nada más. ¿A qué tanto bombo?


En el caso de Iglesias y Sánchez, tres cuartas de lo mismo. Que han roto, pues vale. Es más, si han roto, eso debe permitir a Iglesias seguir su cruzada contra la corrupción de forma más ágil. Ya no se verá en la encrucijada de criticar a IU por tener a una sospechosa de corrupción, o si llegase el caso, una imputada en sus filas madrileñas. De hecho, parece que esto es posible que ocurra y como prevención, IU le pide a Tania que ponga su cargo a disposición del partido. En un escenario así, para los “pablistas” sería un alivio que su líder pudiera exigir la dimisión de su ex, de buen rollo, por coherencia política, y quitarse la mácula que le dejó Errejón con las beca por hacer que hacía aunque no hiciera. O la que le está dejando Monedero, con dos empresas en las que trabajan un total de… Nadie. Él como mucho. Y que por lo que quiera que haga en ellas, haya cobrado 450.000 euros. Estas cosas desgastan la imagen de mesías político, de “caza-corruptos” y de “I am a different politician” que aireaba Pablo.


Por cierto, no sólo por esto es la semana del amor, lo es también porque la política hace compañeros de cama, pero más aún porque hace extraños enemigos íntimos. Que se lo digan a Pedro Sánchez, que todavía le tiemblan las piernas cuando oye hablar de Zapatero y de Bono. Los imagina en plena orgía política con los representantes de PODEMOS y se le afloja en vientre.


Pedro Sánchez está en horas bajas dentro del partido y lo sabe. Lo peor no es la que se le avecina a él sino las sospechas que esto ha disparado. Él bastante tiene con lidiar con la división interna y procurar que, cuando le obliguen a pasar por primarias, cosa que es segura, logre superar el trance. Últimamente se ha hablado mucho de que Susana Díaz quiere adelantar las elecciones andaluzas (y ganarlas, claro está) para haber ganado algo y usarlo como aval, para convertirse en la candidata a la presidencia del Gobierno. Por cierto, Pedro no ha ganado nada, salvo las elecciones internas a secretario general y esas llegaron en un momento en el que los sparing se quedaban sólo en el cuadrilátero socialista porque nadie quería defender el título, estaba el patio…


El caso es que, más allá de Pedro Sánchez, en el seno del PSOE se ha empezado a hablar de frente popular que, tras las políticas de Zapatero, suena a nuevo intento por resucitar las dos Españas, quizá intentando sacar algún provecho. Lo que pasa es que se ponen los pelos como escarpias. Tal vez no a todos; puede que algunos quieran copar el papel de defensores de un bando, aludiendo a que PODEMOS por entonces no existía e intentar recuperarle terreno al gurú de la coleta. Pero se arriesgan a que, como ocurrió con la violación del 13M, resulte que sí estaba, en la sombra, y que nunca ha sucedido nada en lo que sus ideales no estuvieran implicados. O de lo que no pudiera sacar tajada.


El mayor alivio que le queda a Pedro Sánchez es que Pablo Iglesias y Tania Sánchez han roto y así, al menos se asegura, que nadie pueda decir, el día de mañana, que Pedro Sánchez es hijo de estos dos y que, como paradigma de su progresismo, le pusieron el apellido de la madre primero. Lo mismo alguien acabaría llamándole Pablo Sánchez.

…Vigila tolerancia e intención

16 de Enero de 2015

Desde que se produjo el atentado contra el periódico Charlie Hebdo y todo lo acontecido después, se han destapado ciertas cuestiones que merecen un poco de sosiego. Si respondemos a los terroristas con odio visceral, terminaremos siendo muy parecidos a ellos, demasiado. Con esto no digo que las operaciones policiales estuvieran mal porque, de hecho, no lo estuvieron. Ni digo que tengamos que ser laxos en nuestra respuesta, sólo digo que tenemos que ser inteligentes o nos ganarán la partida presas del pánico y de la celeridad.


Tengo que confesar que en esta semana he encontrado desacertadas las declaraciones del Papa Francisco, eso de que no hay que burlarse de las religiones de nadie y el ejemplo que puso con su madre, que quien se burlase de ella se arriesgaría a llevarse un puñetazo. ¿En serio? ¿Esa es la idea que debe imperar? No digo que tengamos que poner la otra mejilla hasta que se acaben las mejillas que poner, pero sí digo que en esto tenemos que ser un enemigo más femenino, entendiendo por femenino que los hombres nos liamos a puñetazos a las primeras de cambio, para que no gane nadie, mientras que las mujeres se sonríen y preparan, sin que siquiera lo sospeches, el siguiente golpe.


Por cierto, no soy partidario de ofender a nadie ni a sus creencias, pero no hay justificación para lo que los yihadistas han hecho en París. Eso sí, el Papa Francisco se equivoca cuando habla de cómo respondería él a una ofensa. Es más, son cuestiones que no se pueden comparar porque a la religión cristiana se la ha ofendido muchas veces y no se ha respondido con atentados. El propio periódico satírico Charlie Hebdo, a colación de una polémica por el matrimonio homosexual, publicó una portada en la que Espíritu Santo, Jesucristo y Dios se sodomizaban para ser el tres en uno de la Santísima Trinidad; nadie atentó ni nadie lo sugirió. No somos lo mismo, somos mejores que los que matan; no perdamos eso.


El debate que se ha desatado entre qué queremos si estar protegidos o que no violen nuestra intimidad es un debate estéril. Seamos conscientes de una cosa, nuestra intimidad se reduce a aquello que pensamos y a nuestro cuerpo desnudo, siempre y cuando no compartamos ninguna de estas cosas en Internet. Todo lo demás es visto por gente y controlado hasta límites insospechados. Es más, esto forma parte de los métodos de control y seguridad. Ante cualquier duda les recomiendo que lean sobre el panóptico, origen primigenio de El Gran Hermano, porque es algo que nos están inculcando para que lo interioricemos desde hace décadas. Las series que nos presentan a investigadores avezados y de gran inteligencia; aquellas en las que disponen de métodos científicos e informáticos impresionantes; incluso en las que entran en juego los poderes especiales o fenómenos paranormales, todo para acabar resolviendo, en una hora todo lo más, crímenes cuasi perfectos y que parecían imposibles de resolver, sólo tienen un objetivo, inculcarnos la idea de que al final se captura al malo. No es sólo que necesitemos pensar que siempre o casi siempre ganan los buenos, es que además nos mentalizamos de que todo es susceptible de ser resuelto y que si hacemos algo malo, nos cogerán. Sentirse vigilado siempre hace que seamos nuestro primer vigilante. Eso no quita para que, de verdad, estemos muy vigilados.


Pero en el caso del terrorismo que proponen los fundamentalistas, un terrorismo de células durmientes, de lobos solitarios, de terroristas suicidas dispuestos a morir por lograr su objetivo y de, incluso, jóvenes que sin ordenes ni directrices se convierten en comandos del terror (recientemente hemos tenido un caso en EE.UU.), ese control puede ser la única posibilidad de parar muchos atentados.


Voy a ser totalmente sincero en este tema porque quiero que cada uno tome su decisión, siendo consciente de lo que nos jugamos. Yo procuro dejar mi vida privada en casa; no comparto en las redes fotos de mi entorno familiar y le exijo a los demás que hagan lo mismo, sobre todo en lo que respecta a mi hija, que lo prohíbo expresamente. No comparto fotos comprometidas de mi cuerpo (y tampoco hay nada qué ver salvo cicatrices). No comparto información personal sensible o delicada ni por supuesto datos bancarios, contraseñas… Mi opinión es lo más público que comparto, cada día, con ustedes y por mi opinión sólo podría perseguirme alguien muy lejano a los cuerpos de seguridad, a los Gobiernos y a los órganos de control. Mientras no me hagan un registro de cavidades corporales y algún desaprensivo lo comparta, no creo que nadie vaya, de forma legal, a vulnerar mi dignidad. ¿Quiero más control para mi seguridad y la de los míos? Sí, siempre que se haga con la ley en la mano y respetando mis derechos; preguntarme qué llevo, pedirme que lo enseñe, que me identifique o similar, no vulnera nada. No tengo nada que esconder y no quiero que otros puedan esconder cosas que puedan matar, aunque sean sus intenciones. Por ahí empieza todo.

portada blasfema

Esta fue la portada mencionada

 

…De cómo nos devuelven al Cid vivo

09 de Enero de 2015

Llevo un par de días pensando mucho en el terrorismo integrista, en todas esas cosas que piensan también ustedes; ¿qué podemos hacer para evitar que un descerebrado atente contra inocentes?; ¿cómo se detiene a alguien que cree que morir en su lucha es un premio?; ¿qué canal de comunicación se puede hallar con quien no da más opción que lo que él cree, quiere y piensa o la muerte? Imagino que como ustedes, no he encontrado una respuesta sencilla a preguntas tan terribles. Es más, sabiendo que se hacen fuertes con el terror y que están convencidos de que temerles nos debilita, llego a pensar que estamos ante la misma encrucijada que Rajoy y Sánchez con Iglesias, quizá todo lo que se diga, aun en contra, les beneficia. Bueno, todo no.


El terrorismo integrista nacido del islamismo radical, se basa en el miedo. El enemigo de este terrorismo (infiel le llaman) debe temerles hasta el punto de hacer cundir el pánico. No sabes quién te puede atacar; no sabes cuándo; no sabes cómo… Y lo que es peor, no sabes si te atacarán. Es como luchar contra enfermedades mortales de las que no se tienen claros los orígenes, te puede tocar o no. Hasta aquí lo más terrible.


Pero este terrorismo también se basa en el terror interno. Si uno de los yihadistas es elegido para morir por su fe, más le vale estar preparado porque morirá. Atentando o a manos de sus líderes, pero morirá. Porque si se niega a cumplir con su “misión”, se convierte en enemigo, en el eslabón débil de una cadena que quiere ser muy fuerte. Lo curioso es que los eslabones fuertes de la cadena suelen ser eslabones débiles de nuestra sociedad; me explico. El extremismo islámico está reclutando a jóvenes, a través de Internet, que suelen ser personas que no se sienten integrados en la sociedad, personas con complejos y que no terminan de encontrar su sitio. Si la sociedad me rechaza y parece querer destruir mi identidad como individuo, yo opto por destruirla a ella y además hacerlo de forma que recuerden mi nombre. Y con este pensamiento se inicia un camino nefasto.


Por si fuera poco se ven complementados con promesas de paraísos en otra vida, de harems de  vírgenes, del reconocimiento de un martirio que pintan como gesta heroica… Mentes débiles convencidas con mentiras y soñando con ser algo.


Quienes estén detrás de esto y no me refiero a los que aprietan el gatillo o pulsan el detonador, son muy inteligentes. Se han dado cuenta de que si siguen sacrificando a sus tropas, perderán. Es más sencillo y efectivo, reclutar a gente neutral o incluso a “infieles”, lavarlos el cerebro, devolverlos a su país y dejar que mueran matando. Ellos sólo gastan el tiempo de adiestrarlos.


¿Que de esta manera desvirtúan los supuestos ideales de su guerra santa? Pues sí, pero los ideales han sido cambiados, aquí sólo importa el poder, por eso los líderes religiosos del islam son también líderes políticos.


Es una genialidad. Si en la batalla de Valencia, un Cid muerto y amarrado al caballo hizo huir a los moros, ahora nos devuelven una legión de “Cides” aparentemente vivos, amarrados al caballo del odio y que llegan hasta nuestra casa para que no podamos ni salir corriendo. Ya lo digo, una genialidad esto que, me atrevo a augurar, puede convertirse en una especia de tercera guerra mundial.


Sólo hay un fallo, sí porque esta estrategia también tiene un fallo; el miedo puede despertar al dragón dormido. Ellos basan su fuerza en la comodidad de nuestro mundo y piensan que nosotros, con una vida más sencilla, estaremos paralizados por el miedo. Creen que no seremos capaces de encontrar héroes y que no estamos dispuestos a morir por nuestros ideales, quizá porque son ideales muy sencillos. Pero si a cualquiera le dicen que le van a arrebatar su vida y la de los suyos, esos pequeños y sencillos ideales se tornan gigantes y la motivación es mayor que la de alcanzar un supuesto paraíso repleto de vírgenes.


Alguien me dijo una vez: “Invocando su Guerra Santa parecen terribles, pero se olvidan de algo; cuando el cristiano llama a las cruzadas, se cagan de miedo”. Puede ser un resumen procaz, pero espero que encontremos formas más sencillas de sentirnos seguros porque, de lo contrario, nos obligarán a comprobar si es acertado.

…De la definición acertada

21 de Noviembre de 2013

Nunca he visto término que se adapte mejor a una definición; “fallo”, lo de Estrasburgo con la Doctrina Parot fue un “fallo”, pero de los gordos, de los que dejan huella. Lo digo ahora para que nadie me tache de oportunista, pero ojalá que sólo deje huella y no más víctimas. No me refiero ya al tema de los terroristas excarcelados, ese tipo de alimañas son lo que sea su grupo, pero sin infraestructura ni acólitos no son más que asesinos cobardes cuyos crímenes carecen de sentido o justificación (con grupo también, pero para eso contaban con los independentistas más radicales que a todo daban entendimiento; ya no les queda ni eso). Lo preocupante es, a partir de ahora, otro tipo de criminal más dañino.


Con la sentencia antes mencionada, el fallo, quedan en libertad asesinos en serie y violadores; de unos y de otros, dice la experiencia, podemos esperar lo peor en la mayoría de los casos y una reinserción que, a nivel estadístico, raya en el cero absoluto. Sobre todo los depredadores sexuales son incapaces de reconducir sus vidas. Y si han llegado hasta el asesinato, sea buscando excitación sexual, por falta de control o para evitar el testimonio de la víctima, estamos ante un criminal muy peligroso y que requiere de una vigilancia estrecha. No sé si nuestro país está preparado para ello; ya hemos visto como el derecho del criminal parece más defendible que el de los ciudadanos corrientes y esto se ha convertido en una constante que se repite en la segunda oportunidad, en la tercera, en la cuarta… Algunos sólo tenemos una oportunidad para vivir y no hay repesca.


Con este panorama no es de extrañar que en las redes sociales se haya extendido la psicosis, desde ayer -20 de noviembre-, tanto en la provincia de Valladolid como en la de Ciudad Real. Los pucelanos tiemblan con el nombre de Pedro Luis Gallego, el violador del ascensor, condenado a 273 años por 20 violaciones y dos muertes y que ya está en libertad. Su currículum criminal se remonta a 1976, cuando con 19 años cometió su primera agresión. En 1979 entró en prisión por violación y volvió a ser condenado por violaciones cometidas en 1981, en 1982 y en 1987. En 1992 se cobra su primera víctima mortal, Leticia Lebrato, vallisoletana de 17 años. Un año después, en Burgos, acaba con la vida de Marta Obregón, de 23 años y se le apuntaban tres violaciones más en Salamanca. Para completar su historial cabe destacar que fue juzgado por abusar de otro recluso en prisión. Todo un angelito. Tiene 56 años y ya camina por la calle como usted y como yo; bueno, como usted y como yo no, él lo hace más tranquilo porque sabe que es un lobo viviendo entre gente normal y ya conoce nuestro sistema judicial, empeñado en demostrar que se le queda pequeño.


El nombre que solivianta a la provincia de Ciudad Real es el de Pablo García Ribado, que ha salido de Herrera de La Mancha cuando había cumplido 17 años (20 haciéndole mucho favor ya que fue detenido en 1993) de los 1721 a los que fue condenado. El historial de este elemento sí que hay que resumirlo y sólo diré que violó a 74 mujeres, agredió sexualmente a otras 6 y cometió diversos robos. Si alguien cree que se ha rehabilitado o que lo va a hacer, que no se atreva a apostar por ello. El pieza tiene 44 años. Han bastado 24 horas en la calle para que la alarma social haya llegado a tanto que el portavoz de la Comisaría Provincial de la Policía Nacional en Ciudad Real, José Manuel González Risoto, ha tenido que aclarar que Ribado “no ha alquilado ninguna vivienda, ni se ha alojado en ningún hotel, hostal o pensión de la provincia según hemos comprobado”.


La lógica, y la responsabilidad, indican que no tenemos que dejar que cunda el pánico. Aunque la experiencia nos dice que estos individuos volverán a actuar, el sentido común me hace pensar que la policía tendrá algún método de control sobre ellos; habría que ser muy estúpido para dejar al rebaño sólo sabiendo que los lobos han vuelto al monte –y que me perdone el canis lupus, como especie-.


Volvemos a tener que vigilar nuestra espalda porque los derechos humanos son sólo para algunos. Así que voy a recurrir a un ejercicio impensable y le voy a pedir a estos violadores, y otros que puedan llegar a leer este artículo, que si vuelven las ganas de agredir a una persona, si vuelven a sentir el deseo irrefrenable de someter, violar, puede que incluso asesinar a alguien, empiecen por las duchas del gimnasio al que acuda el señor López Guerra. O que ocupen los servicios del Tribunal Europeo de Derechos Humanos como coto de caza. Allí no sólo van a encontrar presas de jugosas posaderas, reposadas en sillones de primera, sino que también van a encontrar la mayor de las comprensiones, porque quién mejor puede justificar el que estén en la calle si no lo hacen los que los dejaron en libertad. Y de camino a Estrasburgo les recomendaría realizar un par de paradas, en el Congreso de los Diputados, en las sedes de algunos partidos y en algún lugar más, que no cito para que no me acusen de desacato, no vaya a convertirme yo en la presa de las duchas.


Si mañana vuelve a suceder algo terrible y un padre, un marido, un hijo o un hermano, pierde su condición de humana clemencia y acaba con la vida de un lobo, ¿cumplirá pena de una vida o también se le podrá hacer rebaja?

Escamado me ando.

 

…De la ignorancia ciudadana

27 de Agosto de 2013

Hoy, con el foco puesto en Siria, me pregunto si es conveniente la intervención de EE.UU. en un país que requiere de una intervención divina. Lo cierto es que debemos encontrar una fórmula para evitar que sucesos como el de la pasada semana – la muerte de 1.300 civiles envenenados con gas sarín- se vuelvan a repetir y hay que pedir responsabilidades por ello, pero el estereotipo del marine salvador me hastía.


Resulta preocupante que un organismo como la ONU siga contando en sus filas con países que no quieren ver la realidad cuando no les interesa. China y Rusia han vetado la participación en Siria y lo único que nos queda por saber es cuántos beneficios sacan de las matanzas. No valen excusas en esto; aun sin pruebas sobre la identidad del autor de tantas muertes, lo que es indudable es que las víctimas están ahí y no podemos quedarnos de brazos cruzados. Los derechos humanos han sido vulnerados y no lo podemos permitir. La pregunta es, ¿el ataque del poderoso ejército, que lidera el Nobel de la Paz Obama, no causará más víctimas inocentes? Indudablemente sí. Después de términos como “ataque preventivo” o “acción en defensa de…”, se suelen emplear otros que no suavizan la realidad, pero intentan vestirla de mal necesario, como “daños colaterales”. ¿Qué hay de daño colateral en la muerte de civiles que ni quieren guerra ni sacan beneficio alguno con la muerte de otros? Mandan los que mandan y el resto somos peones prescindibles.


La ONU sigue investigando, corroborando que los muertos están muertos y que el gas sarín mata. ¡Bienaventurados aquellos que hacen de la obviedad un triunfo, como si de Michel comentando un partido se tratase! También van a confirmar que ha sido una masacre con armas químicas, que no es sólo ir para que parezca que sirven de algo. Pero nadie va a dar un paso al frente para buscar una mediación no violenta al conflicto. Primero, porque no es fácil encontrar dicho camino; segundo, porque teniendo a alguien que haga el trabajo sucio para qué lo vas a hacer de otra forma; y tercero, si no dejamos que los USA intervengan, lo mismo descubrimos que la ONU está obsoleta, que no funciona en todos los supuestos, que algunos de sus miembros están ahí para no ser enemigos molestos y que el verdadero fin de esta organización es dar una falsa sensación de seguridad.


Viendo todo esto con un poco de distancia queda claro que hay dos mundos distintos. No vayan a creer que la división es la de mundo civilizado y mundo incivilizado, o que el problema es el sempiterno enfrentamiento entre oriente y occidente. La única división válida es la que sitúa a los inteligentísimos líderes mundiales –perdón por la ironía- en un lado y a los ignorantes ciudadanos al otro. Y digo en serio lo de los ciudadanos ignorantes porque nosotros no sabemos nunca lo importante de los emplazamientos estratégicos, que tan bien le viene a China y Rusia para denegar la ayuda. No tenemos ni idea de evitar conflictos mayores ni de decidir la muerte de unos “pocos” para que no mueran más; los ciudadanos ignorantes solo sabemos que queremos vivir en paz y no nos cabe en la cabeza que haya quien utilice argumentos políticos, económicos o religiosos para pasarnos a cuchillo.


Que alguien le cuente, a la madre que protege a su hijo mientras la encañonan, que las diferencias religiosas y políticas han llevado a ciertos enfrentamientos y que ella, y su niño, tienen que morir porque así se ganan ¿derechos?, ¿razones?, ¿batallas? Que le cuenten que los mismos que están en litigio nunca se verán ante un arma cargada porque tienen leyes que obligan a otros a morir por ellos. O han lavado el cerebro a una muchedumbre dispuesta a defender algo que no tiene nada que ver con lo que creen que defienden.


¿Hay que intervenir en Siria? Sí. ¿Hay que entrar con el puño de hierro? No. Nunca seré defensor de la pena de muerte ni del asesinato selectivo, pero estoy seguro que tiene que haber más opciones (algunas de ellas las tengo en mente, implantadas ahí por el cine americano y la leyenda propagada por la imagen del soldado perfecto capaz de acabar con un ejército entero), pero no sé cuál es la mejor ni en qué modo se puede poner en práctica. Claro, sólo soy un ciudadano ignorante que se levanta cada día viviendo en paz y que espera no tener que ser el último parapeto que proteja la vida de los suyos. Sólo soy una persona que no sabe nada de odio por cuestión política, religiosa ni de raza. Eso sí, soy una persona normal que ha tenido la suerte de nacer en un lugar normal, pero sé que hay gente normal que nace y muere en sitios donde ser normal es una desventaja y el instinto de supervivencia les lleva a convertirse en otra cosa mientras sueñan con ser nosotros.


Ojalá el mundo estuviera gobernado por más personas normales y menos expertos en intereses estratégicos y económicos. Ojalá el mayor interés fuera la vida, sin más etiquetas.

 

…De Ruth y José

28 de Agosto de 2012

Me llamo Emilio Hidalgo, estoy licenciado en periodismo y trabajo en Onda Cero Valdepeñas desde hace casi una década; esto representa lo que hago, cómo me llamo y poco más.


En los últimos tres años he vivido los momentos más gratos y bellos de mi vida; me he casado y hemos tenido una niña, que hoy cuenta ocho meses; esto representa lo que soy, marido y padre.


Es martes, 28 de agosto de 2012, y el reloj marca las 07:47 de la mañana. He meditado muy mucho este artículo en las últimas veinticuatro horas, desde que se conocieron los hechos que lo han motivado. Con él no pretendo sino dar una perspectiva distinta al lector de qué y cómo somos los periodistas, de nuestra labor ante determinados hechos y de algunos conceptos que se usan inadecuadamente en los medios de comunicación y que tenemos, todos como consumidores de información, que intentar cambiar.


En la madrigada de ayer, un boletín informativo de Canal Sur nos alertó de lo que hoy es un horrible crimen; la sospecha llevaba tiempo viviendo con nosotros y cualquiera hubiera dado lo que fuera por no confirmarla, pero ya es innegable. Ruth y José, los pequeños de Córdoba a los que se llevaba casi once meses buscando, han dejado la lista de los desaparecidos para engrosar la de las víctimas. De los restos óseos hallados en una hoguera y que en principio se atribuyeron a roedores ya saben ustedes todo; en caso contrario, les anuncio, este no es el artículo apropiado para enterarse del suceso.


La confirmación de que los dos pequeños hayan sido asesinados, y el hecho de que su padre sea el principal y único sospechoso, han desatado un nuevo debate sobre si hace falta la cadena perpetua en nuestro horizonte jurídico o incluso la pena de muerte. Respecto de esto último sólo daré mi opinión; cadena perpetua sí, pena de muerte no. Sé que ahora mismo estamos tentados de ser tan fieros como podamos con el asesino de estas criaturas y seguro que habrá voces que digan aquello de “no hay que actuar en caliente”. Sin embargo estoy de acuerdo con mi compañero Javier Ruiz, que esta mañana lo explicaba muy bien, legislar en caliente no es lo apropiado, pero hay cosas que, de dejarse enfriar, caen en el olvido. Aunque esto no quiere decir que, por estar calientes, incluso ardientes, tengamos que perder de vista el objetivo que perseguimos. Repito, cadena perpetua sí, pena de muerte no. Rechazo la pena de muerte, no ya por algo tan  noble como no ponernos a la altura de los asesinos, sino por nuestras propias conciencias. En aquellos países en los que se aplica la pena de muerte, en todos ellos, ha habido casos que han dejado el poso, demostrado, de haber ejecutado a un inocente. Curiosamente nunca se ha juzgado a un país o a un sistema judicial por lo que es, a todas luces, otra forma de asesinato. Entre otras cosas porque de lo contrario no habría un juez capaz de emitir una pena capital y perdería su capacidad de aplicación. Dicho esto, sí a la cadena perpetua, porque si bien nuestro sistema se basa en la reinserción del delincuente, ha llegado el momento de admitir que hay delitos, como el que nos ocupa, cuyo autor no tiene posibilidad de reinserción. Pensar otra cosa sería de necios.


Fíjense que en ningún caso he llamado asesino a José Bretón, ni voy a hacerlo. Ni siquiera lo llamaré presunto culpable, ya que es un término que estamos usando incorrectamente, los medios de comunicación los primeros. En España impera la presunción de inocencia, así que “presunto culpable” es una paradoja y nadie es un asesino mientras no haya una sentencia o una confesión que así lo manifieste; a esta hora ni hay ni lo uno ni lo otro. Cosa bien distinta es mi opinión más íntima, que la tengo, no lo duden.


Escribo este artículo porque me lo pide el cuerpo y el alma. Porque ayer, mientras miraba a mi hija jugar y reír en brazos de su madre, no le encontraba explicación –nunca la encontraré- a que un hombre, como parece que ha sucedido con Ruth y José, sea capaz de adormilar y matar a sus hijos, para luego quemar sus restos. Un hecho así no se justifica con la intención de hacer daño a su pareja, de la que está separado. Pero les pido, si es esto lo que ha sucedido - todo nos lleva a pensar que sí, pero objetivamente me ciño a lo explicado sobre el lenguaje apropiado y periodísticamente exigible-, que no caigan en el error de llamar “loco”, “demente” o “perturbado” al autor de tan execrable crimen. La locura no es, jurídicamente hablando, sino un camuflaje de difícil comprobación bajo el que, usando el supuesto de una enfermedad mental, buscar una condena menor a la merecida. Los pequeños de Córdoba merecen toda la justicia que les podamos dar y ante esto no caben atenuantes ni eximentes. No llamen loco a José Bretón. El todavía sospechoso del asesinato de sus hijos no está loco. Las investigaciones policiales dicen que compró tranquilizantes con los que sedar a sus hijos antes de poner fin a sus vidas. También dicen que compró 140 litros de gasóleo. Estos datos apuntan a un asesinato premeditado, con todo lo que conlleva eso, y que es incompatible con la locura. Podemos decir que José Bretón es inhumano, carece de sentimientos e incluso que es un canalla de la piel del diablo; para afirma esto no necesito ninguna sentencia ni confesión, él mismo ha retratado estos rasgos cuando, publica hoy la prensa, tras enterarse de que habían hallado los restos de sus hijos, comió tranquilamente y salió al patio.


Se me ocurren muchas teorías para intentar explicar lo sucedido sin concluir que los niños están muertos y no por exculpar a su padre, sino porque Ruth y José no merecen haber perecido víctimas del odio. Ninguna persona lo merece, pero menos aún un niño.
Necesitamos que se sepa la verdad. Y conste que la verdad no son los macabros detalles. Necesitamos saber que habrá un castigo para crímenes de esta talla, que quien los cometa no volverá a estar en la calle, entre personas normales, y que estamos a salvo. No podemos permitir que casos como este, acaben en la penosa resolución alcanzada en el crimen de Marta Del Castillo. No podemos seguir viviendo con la idea de que quien viola, atropella, quema y mata a una joven, como sucedió con Sandra Palo, va a quedar en libertad y puede estar en la puerta de al lado. No podemos.


Los periodistas, no es victimismo, topamos muchas veces con sucesos de este tipo. Compartimos durísimos relatos e intentamos no implicarnos. Pero a veces, como con el caso de Ruth y José, no puedes evitar mirar a los tuyos y dar gracias porque estén bien, mientras procuras no pensar en lo que estará pasando esa gente que no ha tenido tanta suerte. Imagino que para médicos, policías, bomberos… La cosa todavía es más dura.

Si alguien se siente ofendido en medida alguna por este artículo, seguramente lo habrá, no me importa. Ayer, en las redes sociales, había quien nos llamaba hipócritas por no hablar de otros casos tanto o más duros que el de los niños de Córdoba. Había quien nos acusaba de dar sólo malas noticias y había quien nos tenía por cobardes, por no llamar a Bretón asesino. Espero que la gente sepa comprender lo expuesto en este artículo, pero también que comprenda, que comprendamos, que si en la información imperan las malas noticias es por culpa de todos. Hemos dejado que los intereses comerciales cojan el timón de los medios y eso se traduce en cifras; lamentablemente las cifras, dadas por las audiencias, no las dictamos nosotros sino el público con sus elecciones. Sepan que todavía quedan buenas noticias y gente deseosa de darlas y de recibirlas, a pesar de que nos ahoguemos en desastres.

Ruth y José

Ruth y José, descansen en paz.

…De la polémica sobre Assange

20 de Agosto de 2012

Siento no estar en sintonía con muchos de mis colegas periodistas en lo referente al caso Assange y el culebrón desatado por su refugio en la embajada de Ecuador en Londres, pero la historia me chirría. Ustedes ya sabrán que Assange está reclamado por la justicia sueca bajo la acusación de “coerción ilegal”, “acoso sexual”, “acoso deliberado” y “violación” a dos mujeres, durante agosto de 2010.


El creador de Wikileaks se encontraba en Suecia, en un seminario sobre periodismo y guerra, cuando conoció y mantuvo relaciones sexuales con dos mujeres de aquel país. Por entonces, Assange, ya era un elemento incómodo para Estados Unidos y siempre me ha dado la sensación de que, ante el “gigante dormido”, el que la hace la paga. Pero sigo si tener claro si todo esto sucede por el supuesto delito sexual o por haber puesto en evidencia la débil seguridad informática de los USA en la protección de sus documentos más delicados, y trillados en el cine; los Top Secret.


De momento, el Gobierno estadounidense no ha pedido la extradición del periodista australiano y se ha limitado a ser un observador paciente; puede que incluso un titiritero entre bambalinas. Es Suecia quien reclama a Assange y lo hace de una forma un poco… Después de que las supuestas víctimas de este hombre denunciaran sus abusos, el caso fue desestimado en principio y retomado a posteriori –así lo relatan algunas fuentes, bien es cierto que mal identificadas y, por tanto, poco fiables-. Fue entonces cuando comenzó este periplo. Assange es denunciado por "coerción ilegal”, ni más ni menos que sujetar a una mujer con el fin de influir en su ánimo para mantener relaciones sexuales, pero también por “acoso sexual”, ya que no quiso usar condón, “acoso deliberado” –no he logrado saber a qué  corresponde esta acusación, pero podemos deducirlo fácilmente- y “violación”, porque mantuvo relaciones sexuales con una de las mujeres sin condón y mientras esta ¡¿dormía?! No es invención mía, son datos publicados por la BBC.


Es cierto que la legislación sueca no se anda con chiquitas en estos asuntos y que el acusado se enfrenta a cuatro años de prisión, pero también es cierto que de los tres grados, en lo referente a violación, que contempla la ley sueca, las acciones que se le imputan a Assange se engloban en el menor de ellos. Y conste que esto no es excusa, si ha cometido un delito deberá pagar por él.


Una de las cuestiones que más me escama es el hecho de que Assange fue detenido en Londres y después puesto en libertad condicional, así como el hecho de que abandonó Suecia con el beneplácito de la fiscalía. Esto último no es garantía de nada, ahí tenemos el caso De Juana Chaos, pero contribuye a que todo parezca más turbio. Hace dos meses la corte británica ordenó su extradición a Suecia y fue entonces cuando el periodista pidió asilo político al Gobierno de Ecuador.


Las víctimas no quieren hablar de lo sucedido y su abogado lo justifica diciendo que no quieren darle información al acusado que pueda servir a su defensa, algo jurídicamente lógico, pero extraño, ya que si cometió el delito debe saber muy bien cómo lo hizo. ¿O tal vez él también estaba dormido?


Como ven hay puntos que no son claros y, aunque no lo dicen abiertamente, algunas fuentes citadas por la BBC dejan caer que en Suecia la mayoría de estas acusaciones quedan en nada, por ser dos versiones enfrentadas imposibles de verificar, y que este país goza del dudoso privilegio de ser el que más denuncias de este tipo recoge en Europa. Una cosa más, el medio británico también destaca que "La pregunta que el eventual tribunal sueco tendría que responder es cuándo y cómo fueron las relaciones sexuales consensuales y no consensuales que Assange tuvo con las mujeres”, algo que parece poco menos que imposible, y concluye diciendo que, el periodista, no ha sido condenado sino acusado y llamado a indagatoria. Aunque hay otras fuentes que apuntan a que Assange mantuvo entrevistas con la fiscalía antes de dejar Suecia y que ha propuesto alternativas para no tener que volver a suelo sueco, como ser juzgado en Londres –en principio se propuso Ecuador-, lo que ha sido rechazado, según Claes Borgstrom, abogado de las denunciantes, porque “las acusaciones fueron hechas en Suecia y trasladar todo un sistema y a las dos testigos sería muy difícil”. ¿Se habrán planteado la video conferencia?


Si ustedes son de los que piensan que Assange es totalmente inocente –no es estrictamente mi caso, creo que hay cosas muy extrañas en todo esto, pero me reservo mi derecho a que sea la justicia y no yo quien emita sentencia-, sepan que los “amigos” que le están saliendo no le ayudan en absoluto; Correa, Chávez… apoyarían al mismo diablo si fuera frontalmente contra EE.UU. y pudieran sacar provecho de ello. Estos tipos buscan secretos de otros (sobre todo de los americanos) y no defender la libertad de expresión, no me cabe duda.


Lo que tengo claro es que la ley está para cumplirla, también en materias de estado, y Reino Unido no puede amenazar con invadir la embajada de Ecuador ni con asaltar un coche oficial si Assange va dentro. Sólo hay dos supuestos en los que se contempla algo así, cuando el refugiado está en posesión de información imprescindible para evitar la pérdida de gran número de vidas o tiene intención de causar él mismo dicha pérdida. Y cuando el refugiado esté contagiado por algún virus o agente infeccioso que pueda propagarse causando cuantiosas muertes.

De todas formas, salvo una espectacular fuga, digna del mejor thriller de cine negro, o un desliz con su consiguiente conflicto internacional, esta historia nos va a tener entretenidos bastante tiempo.

 

…Del cauteloso optimismo y el relativo optimismo

03 de Julio de 2012

En menos de 48 horas hemos encadenado dos datos positivos que, a pesar de no tener nada en común, se traducen en un cierto optimismo, algo de confianza y mejora de nuestra imagen, interior y exterior. Me refiero a la victoria de la selección española de fútbol en la Eurocopa 2012 y al descenso del número de parados en el mes de junio. Ambas circunstancias, de manera muy distinta, rompen barreras establecidas en el tiempo y arrojan otra perspectiva a nuestros futuro, más o menos inmediato.


En el caso de la gesta de nuestros internacionales han conseguido lo que nadie había logrado en la historia, ganar de forma consecutiva la Eurocopa de 2008, la Copa del Mundo de 2010 y de nuevo el campeonato europeo el pasado domingo, lo que llamamos ya con familiaridad “La Triple Corona”. Cientos de miles, e incluso millones de personas, se han lanzado a la calle, se han sentido orgullosos y han entonado el yo soy español sin ningún tipo de complejo. Inyección de alegría lo llaman algunos. Lo que está claro es que, desde el primer título de este triplete hasta el día de hoy, cuesta mucho menos decir ¡viva España! sin que se despierten fantasmas del pasado ni le cuelguen a uno etiquetas tan desfasadas como erróneas. De ahora en adelante espero que hayamos desterrado esos esquemas mentales que denotan la gran, y fatídica, influencia que tienen algunas posturas políticas, con la única intención de contaminar algo tan natural como el sentimiento patriótico; porque a nuestra patria, que lo es, no dejaríamos que la mangonearan como lo hacen algunos, si de verdad la sintiéramos nuestra.
El segundo dato positivo nos ha llegado hoy mismo y lo ha hecho batiendo records. Resulta que en el mes de junio el número de parados ha descendido en 98.853 personas, el mayor descenso en los últimos 16 años. Resulta que la tan traída y llevada confianza, esa que necesitamos como agua de mayo, ha crecido una décima en los últimos 30 días. Y resulta que, por primera vez, los hogares gastaron más de lo que ingresaron hasta marzo y, amén de que los precios altos también tienen que ver, quiere decir que la gente empieza a perderle el miedo al consumo; su reactivación es, a todas luces, nuestra auténtica tabla de salvación para salir de la crisis, diga Merkel lo que diga.


El descenso del paro es algo que tenemos que gestionar con cautela. Igual que el anterior Gobierno erró al ver datos positivos en la destrucción de empleo, por el mero hecho de que cada vez se destruía menos e ignorando que de lo que no hay no se puede destruir, nuestro actuales gobernantes no se pueden dejar llevar por la euforia –lo saben- y anunciar ya la recuperación como una realidad sería un pecado tan grave como el de la estulticia previa que negó la crisis. Pero nadie nos puede negar, o la lógica dice que no nos lo deberían negar, porque nos lo merecemos, un poco de optimismo. Nada de grandes alardes; digamos que estamos en la final contra la crisis, porque ya no hay más oportunidades, y que el dato arrojado por junio es el gol de Silva. Está bien para comenzar, pero no podemos perder la concentración. En julio necesitaremos emular a Alba metiendo el segundo y en agosto y septiembre disputaremos la segunda parte de este encuentro. Si logramos que nuestros Torres y Mata metafóricos marquen los goles pertinentes habremos hecho un gran partido y estaremos a las puertas de celebrarlo. Pero esto no habrá acabado.


En muchas ocasiones, charlando con amigos, he manifestado las cábalas que me he hecho. Puedo estar equivocado, pero en base a lo que es el periodo estival, a lo que supone el turismo para nuestra economía nacional, a los datos meteorológicos que maneja Alfredo Castillo -The Weatherman- y a la situación de nuestro sistema, creo que si llegado noviembre y habiendo pasado la inyección estacional en la creación de empleo que suponen los meses de calor, octubre mantiene las cifras o, incluso, persiste la creación de empleo estaremos a las puertas de algo bueno. Primero porque habrán sido meses para ganar en confianza y segundo porque habríamos sentado las bases para un camino que lentamente, no vamos a negar que costará años, nos llevará a la recuperación total. Ya ven que es una teoría con reservado optimismo, bastante realista y que contempla muchas piedras en el camino, ya que está plagada de condicionales. Egos a parte, me gustaría estar en lo cierto.


Estando así el panorama y suponiendo que los señores de los sindicatos quieren lo mismo que nosotros, la recuperación y la calma, me puede alguien explicar ¿por qué se comporta así esta caterva de cenizos? Lo pregunto tan directamente porque aún no alcanzo a comprender lo que he visto hoy en los informativos. Esos señores, Méndez y Toxo, los mismos que cuando gobernaba Zapatero acogían los aumentos del desempleo con cierta algarabía porque en comparación “al mes anterior” o “al mismo mes del año anterior” se podía hacer una lectura “relativamente optimista”, hoy han dicho que el resultado de junio obedece a la estacionalidad. A pesar de que es el mes de junio con mayor descenso del desempleo en más de década y media siguen queriendo ver el vaso medio vacío. ¿Será que agotarían todo el “relativo optimismo” con el anterior gobierno o es que no les interesa que nos recuperemos con la imagen todavía en la retina de que son unos inútiles?


Voy a terminar por dar la razón, de viva voz, a lo que me comentaban hace un par de semanas, que cierto partido político, en consonancia con los sindicatos, están haciendo fiesta de los recortes del Gobierno; que no quieren ninguna alternativa a esta sangría ni van a portar ideas. No lo van a hacer porque su estrategia está clara. Cuando España esté recuperada ya harán de las suyas, campaña de acoso y derribo incluida, para volver al poder y devolvernos con cuenta gotas lo derechos que han dejado perder, para volver a erigirse como adalides de la política social que nunca han respetado y de la que han hecho herramienta de propaganda. Y fíjense si esto es así que, al día siguiente de la huelga general contra la reforma laboral, uno de los sindicatos mayoritarios despidió a un amigo basándose en la misma reforma que le obligaron a combatir como piquete y ahora, el cierto partido político, prepara un ERE acogiéndose a la demoniaca reforma.


Ojito con lo que hacéis, no nos toquéis el poco optimismo que nos atrevemos a manifestar, no vaya a ser que la marea se vuelva contra vosotros y el ERE os lo hagamos a la clase política por motivos económicos y objetivos; razones no nos faltan.

Datos del paro de junio 2012

…De aquello en lo que han convertido España

27 de Enero de 2012

Esta mañana, leyendo un artículo de mi amigo Guillermo Rodríguez Guillo, se me ha despertado el dedito molesto, ese dedito, que viene a corresponderse con el dedo corazón de la mano derecha, que tiene la costumbre de levantarse en repulsa, protesta o rebeldía contra muchas cosas, pero que siempre está más cómodo boca abajo, en dirección al teclado, pulsando las teclas que más hieren al hacer uso de la verdad. El caso es que estoy de acuerdo con Guillo en casi todo, en un 99,98% de las cosas que dice en sus líneas (las cuales podéis leer aquí: http://elsumidero.com/?p=808, si a bien tenéis), pero no así en la forma de decirlo.

El artículo afirma que esto, lo que vivimos y tenemos cada día, no sólo en los medios de comunicación sino en nuestra rutina, es España. Pues no. Esto no es España. Esto es un esperpento, una caricatura y/o un sketch de lo que es España. Esto es aquello en lo que hemos dejado que conviertan nuestra España. Hemos pasado de ser un país ejemplo de democracia, de madurez política durante la transición y de solidas bases históricas, a convertirnos en una chufla, en una pantomima, en un ejemplo de desastre, de improvisación y de nación conducida por ineptos.
Me horroriza pensar que hemos dejado las manos de unos inútiles, que nos metieron en la crisis negando su existencia y buscaron los brotes verdes de la recuperación en las entrañas de una clase media al borde de la asfixia, para caer en las manos de un relevo sorprendido y que ante la falta de ideas ha decidido seguir aplicando la fórmula del estrangulamiento al de abajo. Señores, ustedes han entendido mal el dicho. “Dios aprieta, pero no ahoga” no es, como ustedes pretenden, una coordinada copulativa; la frase habla de apretar sin llegar a provocar la muerte del que sufre la presión, sin embargo ustedes han cambiado la coma y el “pero” por una “y”, quedando convencidos de que Dios aprieta y ahoga. Y lo que es más grave, también están convencidos de que esa es la solución a todos los males y de que ustedes son Dios.

Parece lógico… Bueno, me corrijo: para cualquiera que no se meta en política parecería lógico  –ahora sí, mucho mejor- que de donde más hay es de donde más se puede sacar sin causar daño. Dicho de otra forma: si Pepito gana medio millón de euros al año y vive con su mujer y sus dos hijos en una casa de 300 metros cuadrados, no me cabe duda de que se lo ha currado y se lo merece, pero tampoco dudo que le va a costar menos sacar el cuello a fin de mes que a Manolito, que gana 20.000 euros al año y mantiene a esposa, dos churumbeles y una hipoteca sobre un piso de 90 metros cuadrados. Si alguien cree que poniéndole a Manolito más retención fiscal, aumentándole los impuestos, limitando la revalorización de su sueldo y haciéndole perder poder adquisitivo vamos a salir de la crisis es que no se ha tomado la medicación. Porque resulta que, aunque a Pepito le han subido la retención fiscal y los impuestos, aunque ha perdido poder adquisitivo sigue pudiendo respirar de maravilla mientras Manolito se hunde. Aquí la cuestión no es que Pepito también se hunda, es que en España hay muchos más Manolitos que Pepitos. Y si todos los Manolitos de este país se hunden y dejan de consumir, los puestos de trabajo desaparecen; curiosamente puestos de trabajo de Manolitos, porque hacen falta muchos Manolitos en el paro para que un Pepito vea peligrar su empleo. Y sepan ustedes que España nunca se podrá sustentar con lo que consumen los Pepitos porque, aunque tienen más para gastar, son muy pocos.

Esto lo entiende hasta el más “pintao”; pero hay más. Resulta que todos los Pepitos y Manolitos de este país han sufragado con sus impuestos el bochornoso rescate bancario –que sí, que era necesario-, pero ahora los Manolitos ven como les aumentan las comisiones, mientras los Pepitos son clientes preferentes y están exentos de ellas. Los Manolitos ven como les gravan por tener el valor de ahorrar, lo cual les sigue restando poder adquisitivo y limita sus posibilidades de consumir. A los Pepitos también les gravan por sus ahorros, pero, seamos serios, cuando los intereses de tus intereses te permiten ahorrar no notas gravamen alguno. Y así me podía pasar el resto del año, hablando del increíble sueldo no creciente de los Manolitos, porque un 0,5% de 20.000 euros no es lo mismo que el 0,5% de 500.000. O del IBI, porque fastidia más pagar un valor de 100.000 euros por un piso que vale 85.000 en el mercado, que pagar 400.000 por una casa que vale 350.000…

Me gustaría que la cosa cambiase porque está como está, pero no está como es. Me gustaría que la crisis la pagáramos entre todos, cada uno en la medida de sus posibilidades, de su responsabilidad y con la idea de salir de esta, no de perpetuar el esfuerzo de la clase media por mantener a las clases que no pueden hacer esfuerzo alguno y a aquellas que están por encima de los esfuerzos. Me gustaría que los tribunales protegieran a los consumidores ante las injusticias de las empresas de energía, telefonía, financieras… Me gustaría que los bancos estuvieran obligados a devolver el dinero que recibieron de nuestros bolsillos en forma de ayudas sociales y no que todo lo paguemos los de siempre. Me gustarían tantas cosas…

Por cierto; hay otra cosa en la que no estoy de acuerdo con Guillo, en su afirmación de que “el yerno del Rey roba y malversa, con el conocimiento de su esposa y de su suegro”. Eso que lo diga un tribunal, que no me arriesgo yo a pagar más cosas, que ya casi no se llega a fin de mes.

 

…Del debate bipartidista

08 de Noviembre de 2011

Entiéndase, ante todo, que no uso el término “bipartidista” con carácter peyorativo; nada más lejos de la realidad. Utilizo esta palabra porque las redes sociales, y muchos políticos, han encontrado, en el debate entre los candidatos, una puerta a la polémica de bipartidismo sí, bipartidismo no.


En cuanto al debate voy a ser claro y sencillo. No me satisfizo. Cierto que cada candidato cumplió con sus objetivos, en parte al menos.
El señor Rubalcaba buscó segundas lecturas al programa del rival mientras aumentaba la presión del oponente, para intentar sembrar desconfianza hacia el PP con la sabida y mal disimulada técnica de “que viene la derecha, que viene el coco”. Por su parte, el señor Rajoy perdió mucho tiempo en responder a su contrario y tuvo que remontarse en demasiadas ocasiones al pasado para argumentar, lo que le restó punch y dejó su exposición coja, falta de más propuestas y menos memoria. Sin embargo, las encuestas le dan ganador porque los votantes encontraron cierta satisfacción (o desahogo, si me lo permiten) en el hecho de que, por fin, alguien le dijera, a quien se sentaba enfrente, cosas como: “usted ha formado parte de este Gobierno, ¿por qué no lo hizo cuando pudo?” o “usted ha sido ministro, ¿es que esto se le ha ocurrido hace 15 minutos?”.


Al margen de esto, me podría sumergir en si parecía una entrevista más que un debate, en si uno leía y otro inventaba o en si uno se sentó en el sillón de la oposición y colocó al otro en el de la presidencia...  Pero no lo haré. Sí diré que faltó mordiente. Lo siento por aquellos que se sentaron ante el televisor con un bol de palomitas, una cerveza y esperando que se decidiera el cinturón de campeón; no era el momento ni el lugar. Rubalcaba consiguió un resultado discreto que aún se puede maquillar, por haberse producido al principio de la campaña. Rajoy logró verse ganador, por fin, en un debate electoral y esto lo deja en una postura bastante cómoda; si se confía se puede llevar sorpresas, no perderá, pero hay logros de hoy que pueden ser decepción de mañana.


Dicho todo esto me gustaría centrarme en algo que se ha comentado bastante en las redes sociales y a lo que se han agarrado algunos líderes políticos, como a un clavo ardiendo, para usarlo como el súmmum de la crítica a los dos grandes partidos y a nuestro sistema democrático; el bipartidismo. Izquierda Unida, Unión Progreso y Democracia o CiU han encontrado en este punto una forma de sacar partido al debate sin entrar a valorar la actuación de sus rivales y sumiéndolos así en el olvido que proporciona obviar sus actuaciones.


Es cierto que en España impera el bipartidismo, no me cabe duda de ello. Y también es cierto que nuestro sistema requiere de un repaso, un ajuste y una actualización, no tanto a los tiempos que corren como a las exigencias de la ciudadanía. No se puede permitir, por ejemplo, que un partido nacionalista, con políticas pensadas sólo para una de las 17 comunidades autónomas, consiga un buen número de escaños, mientras otro partido como IU, con programa a desarrollar en todo el territorio nacional y muchos más votos, se ve relegado a una posición más baja en el escalafón político. Es de lógica que algo falla y, seguramente, aquello de “un hombre, un voto” sea la mejor solución posible. Pero nada borrará el bipartidismo de nuestras urnas, al menos, mientras el sistema no sea revisado y los votos den a los distintos partidos la oportunidad de demostrar su valía.


Pero, sin duda, es la tradición y la historia de España lo que ha hecho de este un país de bipartidismo, de dos conjuntos de siglas; una moneda con dos caras que no admiten que nadie se quede en el canto. Duran i Lleida dio un buen ejemplo el otro día, cuando pataleaba por no entrar en el gran debate, intentando dejar claro que tenía razones de sobra para ocupar el puesto que ostenta dijo que quería preguntarles a sus rivales qué iba a pasar con los impuestos recaudados en Cataluña y qué porcentaje de esos impuestos sería dirigido a su región.  Y este es precisamente el problema, muchos de los partidos que se quejan de no contar, de que todo se decide entre los dos grandes… Lo hacen con la boca pequeña porque saben que no es real. Si tuvieran que dirigir todo el país se verían perdidos y desmotivados porque sólo les interesa una pequeña porción de España y seguir disfrutando del privilegio de ser llave en determinadas situaciones. Son partidos políticos pagados de sí mismos, cargados de orgullo y satisfechos de ver como lo elegido por la mayoría se ve, en algunas ocasiones, postrado a sus pies porque su apoyo es indispensable para que otras cosas salgan adelante. Un chantaje, consentido por el sistema, que tiene que terminar.


El caso de UPyD o de IU es distinto. A estas formaciones sí les interesa todo el territorio nacional y proponen programas de posible aplicación en todo el país, pero el sistema les desfavorece y sus condiciones también. A UPyD porque aún es un partido joven, nacido del descontento y la escisión de Rosa Díez del PSOE en busca de una política más cercana a sus principios. Díez no comprendía la evolución del grupo socialista, no le parecía lógica ni fiel a la ideología que abanderan y dejó el partido con la amorosa invitación de parte de sus ex compañeros, que empezaban a considerarla un obstáculo para los objetivos que se habían propuesto. En un principio UPyD se movió en la estrecha franja entre el centro-izquierda del PSOE y el centro-derecha del PP, pero la frontera entre unos y otros se ha vuelto tan confusa en los últimos tiempos que en ocasiones no han tenido espacio en el que hacer su labor.


Por su parte IU peca de todo lo contrario. El problema no es su juventud sino su tradición, su estática tradición. Los grandes partidos, como decía antes, han ido abandonando sus posturas en los extremos del tablero y se han ido acercando al centro. PP y PSOE han abandonado aquellas posturas fijas y han desdibujado sus ideologías porque la política se ha vuelto más pragmática. Es más sencillo moldear el mensaje a lo que el elector quiere escuchar que trabajar en pos de lo que pide. Izquierda Unida no ha evolucionado de la misma manera. Puede que no hacerlo sea más honesto, pero, cuando todo a tu alrededor se actualiza, corres el riesgo de parecer arcaico, rancio, caduco y desfasado. En muchos aspectos puede que esto sea lo que le pasa al grupo liderado por Cayo Lara, pero, ¿quién sabe?, puede que “los de la ceja” ayuden a renovar su imagen. Veremos cuánto dura este idilio.


Y mientras esto ocurre, ¿qué alternativas le quedan a España, a sus votantes? Sencillamente seguir jugando con un sistema bipartidista que, poco a poco, debe abandonar su pose y permitir que otros entren en el juego en igualdad de condiciones. Esperemos que el sistema vaya evolucionando y que los pequeños partidos que aspiran a gobernar el país, sepan aprovechar todas las oportunidades que se les brinden.

…De tanto cuento

30 de Agosto de 2011

Cuando cuentes cuentos cuenta cuántos cuentos cuentas, así cuando cuentes cuentos cuentas cuántos cuentas y me lo cuentas. Este trabalenguas, que se popularizó gracias a un concurso de Antena 3 (no recuerdo si fue El Juego de la Oca o Furor), era un práctica habitual en la facultad de periodismo en la que estudié. Su único objetivo era el de ayudarnos a vocalizar antes de coger el micró y hacer trizas lo que tanto se esforzaban por enseñarnos. Quién nos iba a decir que diez años después se convertiría en fiel retrato de nuestra realidad política y social. Nos cuentan cuentos.

Hoy, sobre las 9 de la mañana, los periódicos digitales han empezado a hacerse eco del descenso de la inflación en un 2,9%. Sí, sí, la inflación, el Índice de Precios de Consumo, el precio de la vida. Perfectamente podían haber empezado la noticia con el ya sabido “érase una vez…”; porque estoy no hay quien se lo crea. A ellos les salen las cuentas porque utilizan los datos que interesan. El IPC no es más que una vara con la que intentar dirigir al rebaño de la opinión pública y de las inversiones.

En esta ocasión han metido en el cálculo el precio del carburante y de los alimentos. Carburante que ha recortado su precio porque había que relanzar el consumo; recordemos que el barril de brent ronda los 100 dólares y seguimos pagando precios similares a los que sufríamos cuanto costaba 140 dólares. Y los alimentos han soltado lastre, siempre a costa de agricultores y ganaderos, porque la situación empezaba a ser de dieta forzosa para muchos y de despido inminente para otros. De todas formas, si controlásemos más el margen de beneficio de los intermediarios y distribuidores otro gallo nos cantaría.

Pero lo que realmente me gustaría saber es si en estos datos se recoge el precio del gas, la electricidad o la telefonía móvil, por ejemplo. Servicios caros, muy por encima de sus costes de producción, y en muchos casos deficientes que, en comparación con Europa y el resto del primer mundo, nos dejan a los pies de los caballos. Pero claro, las tarifas eléctricas se fijan por subasta entre productores y suministradores, con el beneplácito de los dos grandes partidos políticos y sin la molestia de nadie que represente al consumidor.

Luego nos sorprende ser el último mono para reclamar nuestros derechos y el primero para soltar el parné. Véase el ejemplo. El pasado domingo, a las diez y cuarto de la noche, cruzaba con el coche Moral de Calatrava pensando que me había metido en una película de Wes Craven. Todo el municipio estaba sumido en la oscuridad y al segundo siguiente empezaban a encenderse las luces para volverse a apagar. Hasta las once y media de la noche la vida de los moraleños fue ver y no ver. Ya pueden imaginar la situación. Un mundo en oscuridad con electrodomésticos averiados por los continuos cortes de luz; una representación teatral que no se pudo llevar a cabo en ausencia de luz y discapacitados trasportados en brazos porque los ascensores no funcionaban; un pueblo del siglo XXI sumido en una noche del medievo. Que una avería, un accidente, un fallo se produce y no se puede prever, pero se arregla. Lo que no concibo es que Moral de Calatrava lleve todo el verano con problemas de este tipo y cuando su Ayuntamiento se pone en contacto con la empresa suministradora – Gas Natural Unión FENOSA, por cierto- la única respuesta que recibe es que la persona responsable está de baja, o de vacaciones, y no hay nadie que pueda, siquiera, decirles qué tipo de problema hay en la red, cuánto tiempo van a sufrir cortes en el suministro o cuándo podrán hablar con alguien que responda a sus preguntas. Eso sí, seguro que a la hora de cobrar el recibo no van a tener ni un retraso ni medio.

Ya ven porqué estoy hasta el gorro de tanto cuento; es que parece el cuento de nunca acabar. Por ejemplo: hoy se debate la reforma de la Constitución para limitar el nivel de déficit. Esto lo podíamos haber hecho hace un año y hasta podíamos haberle dado gusto a todos, a los que pedían referéndum y a los que no quieren hablar de reforma constitucional, pero en lugar de eso se hicieron chistes y, ahora, vamos a hacer aquello que resultaba tan gracioso, pero por la vía de urgencia. Concretamente es el Banco Central Europeo el que nos pone la urgencia. Bueno, pues aun así. A pesar de que no hay vuelta de hoja y de que esto hay que hacerlo sí o sí, Rubalcaba sigue empeñado en demostrar que tiene una fantástica cintura política y en no perder ni un voto. Hay que señalar que éste último objetivo lo va a lograr, a juzgar por las últimas encuestas, porque si sigue en esta línea no se va a votar ni él.

Primero no quería reformar la Constitución; perdón, no quería perder el apoyo de los nacionalistas, tan molestos y necesarios al tiempo para gobernar. Luego resultó que Zapatero tenía poder de convicción y lo había empleado con él y ya sí, ya habían llegado a un acuerdo. Más tarde su partido se desmembraba y había un acuerdo que no era un acuerdo y que parecía que sólo ponía en consonancia a PP y ZP, pero que el PSOE no estaba por la labor. Y tanto que voy que vengo, Rubalcaba anda haciendo un montón de quiebros y requiebros. Me recuerda a un defensa que tuvo el Real Madrid hace años, Spasic, y que era capaz de regatearse él solo.

Y de cuentos podemos seguir hablando, sobre todo en Castilla La Mancha. Está el cuento de las farmacias, el de los libreros, el de los taxistas, el de la Ley de Dependencia… Lo que pasa es que todos vienen cimentados en el mismo hecho; lo que podíamos llamar el origen de todos los cuentos de nuestra región y que se conoce por “¿Dónde están los millones?”. Por cierto, este cuento afecta a muchas personas y se va a aclarar en los tribunales, si alguien no lo remedia. Sólo podría remediarlo la sinceridad más limpia; y está muerta.

…De Gadafi, el estramonio y otras lindezas

24 de Agosto de 2011

El culebrón Gadafi ya dura demasiado, es como un mal serial que prepara su continuidad con cambio de protagonista. Es muy triste, pero así funcionan estas cosas, sobre todo en los países que no conocen la democracia o que la usan de cortina tras la que camuflar regímenes dictatoriales. Vendrá otro Gadafi, no lo duden, pero esta vez puede hacerlo con distinto mecenazgo.

Este tipo de revoluciones populares suelen ser herramienta y efecto de las crisis económicas. Hemos visto la historia muchas veces; un dictador es derrocado y otro, igual o peor, ocupa su lugar. Normalmente llegan al poder impulsados por la inyección económica y armamentística de algún Gobierno extranjero, cuando no por las mismas tropas de aquellos que hacen negocio del petróleo. En el esquema encaja muy bien Estados Unidos como mano que mece la cuna; encumbran y derrocan con la facilidad del que aparta una mosca de la tortilla de patatas, a sabiendas de que, seguidamente, se posará otra con las mismas aspiraciones. Sí, se le hace un favor a las libertades, al menos por un tiempo, pero después todo vuelve a su cauce hasta la próxima crisis. Tras Gadafi bajará el precio del crudo y llenaremos el depósito con la alegría de la rebaja y con la amnesia de que todo este juego se lleva por delante vidas; ¡qué moneda de cambio tan barata para algunos!

No estoy diciendo que los tahúres del poder no deban ser derrocados, digo que no deben ser reemplazados por otro similar. Tal vez ahora se produzca una sucesión con diferencias, pero no es una buena noticia. Quizá en esta ocasión no sea el todopoderoso gigante americano quien comande la jugada y eso también da miedo. Puede que en esta ocasión sea el extremismo islamista quien sitúe su peón en la casilla del Rey, y aunque seguiremos teniendo a personas sojuzgadas, la situación será más grave porque no habrá interés económico alguno que los rescate. Y para colmo, tendremos una nación más gobernada por la intolerancia religiosa que considera infiel todo lo que huela a occidente. Ojalá Dios y Alá se sienten a la mesa y encuentren una solución; por los libios y por todos sería lo mejor.

Y mientras el suelo de Trípoli tiembla bajo pies rebeldes, el resto del mundo tiembla de muchas otras formas. En Washington, New York, Boston o Filadelfia lo hizo literalmente, con un temblor de 5,9 en la escala de Richter que causó pánico, pero de momento no se habla de daños personales. Muy distinto es el temblor que aun ahora sacude Getafe, el temblor de saber que la audacia juvenil, la valentía del inconsciente y la estupidez del alquimista casero se pueden llevar por delante la vida de dos jóvenes de 18 años. Así pasó en una fiesta ilegal cuando un tipo con “pinta de hippy” ofreció a las víctimas beber de un brebaje que, pretendía, ser licor casero. El ingrediente secreto era el estramonio y sus efectos alucinógenos ya no le importan a nadie porque el resultado final, el efecto que perdurará en la mente de los familiares, ha sido la muerte de dos muchachos, dos niños de 18 años que lo han perdido todo ante de llegar a tener nada. La policía busca al “Arguiñano” del estramonio; espero que a él también le tiemble algo, aunque ya les anticipo que las penas que se sopesan nos más para reír que para temblar.

También se estremecen las redes sociales ante la obligada reforma de la Constitución para limitar el déficit. La hacen estremecer los usuarios que piden referéndum y que están hartos de vivir en un Estado que hace de todo por y para el pueblo, pero sin contar con él para casi nada.

Entiendo la indignación cibernética ante la medida; exactamente igual que entiendo que para esta reforma no es necesaria la consulta pública, pero como lo bien hecho bien parece, no hubiera estado demás el dar la posibilidad de expresarse a la ciudadanía. Claro, ahora no podemos, no tenemos tiempo porque (y esto lo he advertido en muchas ocasiones) se nos han agotado los plazos, pero si se hubiera tomado en consideración la medida cuando la propuso Rajoy hace un año, en lugar de hacer chistes, que es lo que se le da bien a nuestro Gobierno –de hecho es un Gobierno de chiste-, sí habríamos podido hacer referéndum e incluso explicar bien que significa limitar constitucionalmente el nivel de déficit a efectos prácticos.

Como a Rubalcaba le convencieron anteanoche de que esto era lo mejor, o no le convencieron, pero fue el primero en hacer chistes y Europa nos obliga a ser responsables, ya se lo explico yo, que Alfredo está asimilando el porrazo. A efectos prácticos, la reforma, no va a suponer mucho más que un compromiso contundente de llegar a 2018 con un déficit reducido y un sistema de presionar al que rompa las cuentas porque nos estaría llevando a la inconstitucionalidad. Entiéndase que esto va a servir de justificación para subir los impuestos, aquellos que sean necesarios, de forma más brusca y gobierne quien gobierne. Claro, hace un año las medidas no nos hubieran tocado tan profundamente porque la situación económica no era tan mala.

Y por cierto, no quiero que se quede en el tintero que Rubalcaba también tiembla. No creo que lo haga por efecto del miedo porque este hombre no teme a nada ni a nadie, pero sí de nerviosismo, al ver como cada día se cae de la lista de posibles para su candidatura un nuevo nombre. José Bono, Elena Salgado, Carmen Calvo, Alfonso Guerra y los queden por venir. Esto habla de división interna, de que el unánime candidato y señor del partido ni es tan unánime ni tan señor del partido. Nunca se había visto semejante desbandada en las filas socialistas, entre otras cosas porque el PSOE siempre ha sujetado muy bien las cuestiones internas. Algo se le escapa a Alfredo, que no consigue mantener las bocas cerradas a la espera de que el ofrecimiento llegue y sea aceptado o rechazado en petit comité, para después anunciar los nombres como un triunfo y no como un “he hecho la lista con lo que quedaba”. De todas formas, confío en el savoir faire de Rubalcaba y seguro que encontrará a alguien con peso en el partido dispuesto a seguirle y que salga “por sí solo” a los medios exclamando: “yo sí, yo iré con Alfredo hasta el fin del mundo o hasta el fin de España, lo que antes llegue”.
                                                 

Es que el patio está para temblar.

…De la agresión a un fotógrafo y a una joven

22 de Agosto de 2011

Si el pasado viernes dedicaba el picotazo de la semana a la manipulación que se puede sufrir en Internet, hoy quiero hablar de un blog que está de total actualidad. Me refiero al blog de Daniel Nuevo, un joven fotógrafo al que todo el mundo trata de ¿periodista? (será periodista gráfico o reportero gráfico, pero no periodista. Y que me perdonen los compañeros fotógrafos).

Vaya de antemano que no coincido en muchas cosas con Daniel, pero eso es lo de menos. Hay asuntos más importantes que coincidir o no coincidir; al fin y al cabo España es un país en el que impera la libertad de expresión y la libertad de información. O eso nos dijeron. Y suele ser así, aunque, a veces, uno se encuentra con muchas trabas; que se lo digan a Daniel.

Seguramente este joven fotógrafo tendrá muchos carretes a las espaldas, o muchos revelados digitales, pero lo que ha hecho más popular su nombre ha sido recibir una paliza por parte de unos policías. Ante todo quiero dejar una cosa clara; no todos los policías son bestias como en el caso que nos ocupa, de hecho en el mismo caso hay diferencias. Pero sin duda que el asunto va a traer cola.

En la noche del jueves al viernes pasado hubo cargas policiales en Madrid contra algunos laicos. Daniel salió a tomar fotografías, a documentar lo que estaba pasando y se topó con la realidad, o con una porción de la misma, de la manera más traumática. Durante la noche vio, y trató de plasmar con su cámara, la agresión a una joven por parte de un agente uniformado, pero también tuvo la mala suerte de que el flash lo delató y terminó siendo un agredido más. Él afirma que estaba perfectamente acreditado y había sido previamente identificado por la policía como fotógrafo. Lo irónico, si se puede llamar así, es que Daniel no logró tomar una imagen realmente comprometida para nadie, pero que le apalearan sí fue totalmente filmado por otro ciudadano y ha servido para denunciar un abuso de fuerza terrible y atroz.

Independientemente de las opiniones de cada uno, de las inclinaciones políticas y las creencias religiosas, no podemos permitir que sucesos como este queden impunes. He visto el vídeo varias veces y no logro explicarme qué hizo la joven para merecer el bofetón que le propinan. Sí, se pone chula y se encara con los agentes, pero qué va a hacer una adolescente contra un grupo de policías grandes como torres. Pero lo que no tiene explicación posible es que, en mitad del enfrentamiento con la joven, se percaten de que alguien está tomando fotos y lo apaleen; no me refiero ya a un profesional haciendo su trabajo sino a cualquiera que tome una fotografía en la vía pública.

Los sucesos fueron narrados por Daniel en su blog el pasado viernes y ya entonces me encontré con el artículo. Las fotos que logró tomar Daniel, las que aun acompañan al texto, no son ilustrativas de lo que luego se puede ver el vídeo. Son imágenes sosegadas, en las que los agentes tienen las manos en los bolsillos, en las que una joven está agarrada a su novio y en las que bien pudiera ir borracha. Luego ves la grabación y te das cuenta de que va embriagada, pero embriagada de dedos, beoda del golpe que le propinan y que escandaliza más por lo innecesario que por lo brutal, aunque también lo es.

Después llega la tormenta para Daniel y, él mismo, nos prometió colgar el vídeo y las fotos de sus lesiones. El vídeo ya está y el resto no hace falta porque sería abundar en el morbo. Es un vídeo contundente, directo, en el que palpamos la tensión primero y el terror, en la cara, la voz, los quejidos de Daniel, después. Un hecho que no queremos que se repita.

El mismo viernes apareció un nuevo artículo en el blog en el que se confirmaba la denuncia que el joven fotógrafo interpuso en los juzgados de Plaza de Castilla. Un artículo en el que Daniel ha querido agradecer tanto apoyo a “familiares, amigos, conocidos y desconocidos”. Esperemos solución, esperemos justicia y esperemos que no se repita.

Y en honor a la verdad les diré que, Daniel, ha tenido muchos comentarios de elogio, de consuelo y de simpatía. Aunque no están todos los que le han mandado, quizá porque alguno decía lo mismo que dice este artículo, lo mismo que he compartido con amigos, que las fotos dejaban dudas y que hasta no ver el vídeo prefería no pronunciarme. Alguno de esos comentarios ha sido censurado. Eso lo sabemos, Daniel, porque tú no eres nuevo en esto, ¿verdad? Y yo tampoco.

Enlace al vídeo de la agresión: http://youtu.be/9zJCgUu5mtE?t=1m11s
Enlace al artículo de Daniel Nuevo: http://danielnuevo.com/blog/solo-por-informar

…De los "hooded" y los disturbios

11 de Agosto de 2011

Londres sigue estando en el ojo del huracán, sufriendo altercado, asaltos e incendios; toda una revolución social, curiosamente, provocada por los más asociales. La crisis económica no es el origen. La muerte de un ciudadano a manos de la policía tampoco; tan sólo es una excusa.

Hasta ahora no se ha podido hacer un retrato concreto de los “hooded” (“encapuchados” traducido literalmente), sólo tenemos un vago dibujo, un margen de edad de 14 a 42 años que, a posteriori, hemos visto que se queda corto, pues los hay menores de 10 años. Tampoco hay ningún patrón concreto en cuanto a la raza, cultura o clase social. En los disturbios de Londres hay de todo, como en botica, y todos quieren lo mismo, robar, incendiar y provocar el miedo.

Puede que el único punto en común de los vándalos ingleses sea su afición a la tecnología. Uno de los sitios preferidos por estas personas, a la hora de robar, es todo negocio dedicado a la informática y la telefonía móvil. De hecho, así es como se comunican, con una “blackberry” y haciendo uso de las redes sociales. Aparecen y desaparecen con rapidez, asaltan e incendian, supongo que para ocultar las huellas y causar el mayor daño posible; se han ido volviendo más violentos, primero porque fueron perdiendo la “timidez” por lo que hacían y ahora, porque el rechazo social a sus acciones se ha extendido, la policía ha endurecido sus actuaciones y el miedo les acosa.

No creo que esto vaya a cesar ni rápido ni pacíficamente. Se sienten arropados por su gran número y el teórico anonimato con el que actúan, sin embargo, ese cerco que se cierra a su alrededor los hace más peligrosos, más desesperados. Y aunque Londres parece haber reducido el número de ataques, gracias al refuerzo de la seguridad y de las patrullas ciudadanas, los disturbios se van extendiendo a otras ciudades, donde los “hooded” ya no empezarán de cero sino con la lección aprendida de experiencias anteriores. Y con víctimas mortales a sus espaldas.

Los hechos, que se originaron en la capital de Inglaterra, recordaron en su principio, quizá por los supuestos motivos que los originaron, a los disturbios que vivió Francia no hace tanto tiempo, en el otoño de 2005. Pero cada vez tienen menos que ver, aquí no hay carácter racial, no es cuestión de ghettos ni ninguna otra idiotez que permita maquillar los hechos; aquí sólo hay un fin, crear el caos para poder robar. Estos Robin “Hooded” no son adalides de nada y tampoco son los más listos del mundo. De hecho la policía ya ha detenido a más de un millar de ellos, que no tendrán defensa posible porque hay grabaciones de sus fechorías por todas partes. Para muestra dos videos; que los disfruten, si pueden.

http://www.youtube.com/watch?v=mVCMOHpCifQ&NR=1
http://www.youtube.com/watch?v=RuUKGIYZkpo&feature=related

…De la prima de riesgo

03 de Agosto de 2011

Mientras la indignación ha sido barrida de la Puerta del Sol, la indignación visible quiero decir, la que no se ve pero que sentimos muchos españoles sigue en aumento porque sale a pasear de la mano de la prima de riesgo. Puede que aun haya quién se pregunte qué es la prima de riesgo; pues bien, no es otra cosa que el tipo interés que pagamos (y seguiremos pagando) por el “préstamo personal” que se le hace a nuestro país para compensar la falta de liquidez con la que hacer frente a nuestros gastos, nuestra deuda. Si hace unos años volvimos a ser uno de los hermanos pobres de la Unión Europea, esto nos empobrece aun más y retrasa nuestra recuperación, pues toda la riqueza que vamos generando, y que va de poca a ninguna, se diluye en pago de intereses a aquellos que han comprado nuestra deuda. Evidentemente ese dinero no será destinado a crear puestos de trabajo ni a mejoras sociales…

Si Zapatero debe tomar vacaciones o no es una polémica menor; aun así no me escondo, debería mantenerse al frente del Gobierno, sin descanso, para dar ejemplo e intentar maquillar esa imagen de indolencia e impotencia que estamos dando. Pero digo que es una cuestión menor porque hemos agotado todos los plazos. No hemos sabido generar confianza y la convocatoria de elecciones ha llegado tarde; una cosa más a destiempo.

Sin embargo, el señor Presidente del Gobierno va a tener el dudoso privilegio de dejar su cargo sin haber pasado por un rescate económico. No porque no lleguemos a necesitarlo (estamos ahí, al límite) sino porque ya no hay posibilidad. Los dos rescates a Grecia, el de Portugal, la situación de Irlanda, de Italia y, por supuesto, la de España, han agotado la capacidad de maniobra del continente. Por lo tanto ya no habrá rescate como tal, se empleará otra técnica.

Si en lugar de poner un pie en el abismo ponemos pie y medio, la Unión Europea licitará una línea especial de crédito a la que podamos agarrarnos. Esto nos dará una inyección de capital que desahogue nuestra situación, al menos de momento, pero que volverá a quedarse en nada si no hacemos recortes severos y sin contemplaciones.

El problema de verdad está en que el PSOE no va a llevar a cabo estos recortes. Y no lo va a hacer porque en su horizonte sigue pesando más la posible pérdida de votos, de cara a las elecciones generales de noviembre, que el miedo a una catástrofe económica y financiera irrecuperable. No por inconsciencia sino porque la situación de España es distinta a la de otros países. Realmente no estamos tan mal como el resto de los “patosos” del grupo, no estamos tan mal como Portugal o como Italia; pero podemos llegar a estarlo. Nuestro lastre, nuestro autentico escollo para llegar a la recuperación (o para ver que nuestra bolsa levanta cabeza en lugar de ser un saco de boxeo) es la credibilidad del Gobierno en el panorama internacional, totalmente depauperada por las medidas que se han adoptado y que por mucho bombo que hayan recibido no han dejado de ser vistas por el resto del planeta como tardías y timoratas.

El 21 de noviembre, coja quien coja las riendas del país, comenzaremos un camino largo y duro. Tendremos que apretarnos el cinturón más de lo que imaginamos y en peor situación de la que habríamos encontrado de haber hecho los recortes hace un año. No me cabe duda de que Rajoy, al que se le sigue colgando la etiqueta de enemigo del trabajador y amigo del antiguo régimen, tiene ideas de sobra y redaños suficientes para hacer lo que hay que hacer. Y me imagino que también Rubalcaba. Pero, lo haga quien lo haga, las medidas habrá que tomarlas sin fondos suficiente para ayudar a las familias que, sin duda, van a caer por el camino.

Y mientras todo esto ocurre, la ministra de Economía, Elena Salgado, quiere dejarle un regalo al próximo Ejecutivo, así como a los funcionarios de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre de Madrid y de Burgos. Claro que el regalo no le va a sentar igual a unos y a otros. Échenle un vistazo y ya me cuentan.

http://boe.es/boe/dias/2011/08/02/pdfs/BOE-B-2011-26034.pdf

O aquí:

BOE 02/08/2011

…De la deuda autonómica y el CIS

28 de Julio de 2011

La polémica está servida, calculada y enardecida; no podía ser de otra forma cuando se ha destapado la caja de los truenos que albergaba la deuda autonómica. No se va a llegar a ningún acuerdo. Lógicamente, hay un abismo que separa a PSOE y PP, el que delimita vivir en el Gobierno o en la oposición; la batalla está abierta y hay que dificultar la alternancia.

El actual sistema autonómico es insostenible, ya lo sabíamos. Los que entienden de cifras ya auguraron el desastre y anticiparon que los ejecutivos regionales eran manirrotos, que estábamos multiplicando el gasto y que, por mucho que hayamos querido soñar, no somos los estados unidos de España. Tanta transferencia de competencias ponía en manos de los dirigentes de las autonomías mucha responsabilidad, mucho gasto y pocos ingresos; todo un reto para una clase política que ha demostrado su incapacidad en la gestión.

Cierto es, sin duda, que el sistema puede camuflarse, que no mantenerse, si impera el mismo color político en el Gobierno Central y en las Autonomías, pero el pasado 22 de mayo cambió el mapa de nuestro país. Aquellas regiones que ocultaban sus deudas bajo la alfombra del partido se han visto descubiertas y, como el que hizo la ley hizo la trampa, ahora no puede haber tregua. O sí. Veremos si Griñán sufre las mismas tensiones para depurar su deuda con la nación que las que puedan acosar a Cospedal o Fabra.

Si las elecciones autonómicas no hubieran dado tan duro castigo al PSOE no habríamos descubierto que existe una urgencia tal en devolverle, a las arcas nacionales, el dinero que con tanta alegría nos entregaban. El barco habría seguido haciendo aguas, sin duda, pero en silencio, sin que la opinión pública se enterase, se habría jugado con los plazos hasta rellenar la caja o lograr un naufragio estrepitoso y seguro. Pero ahora es el rival político quien dirige la mayoría de las regiones, quien ve y denuncia públicamente el derroche y el engaño; ese es el gigante a derribar, el rival político que no la deuda. Por eso Zapatero se pone digno y dice dolido –o aparentemente dolido- que el PP le pide que se salte la ley. Como si no lo hubiera hecho de seguir sus candidatos sentados en la poltrona del poder, como si no hubieran modificado la norma o directamente la hubieran obviado… Como si el caso Faisán nunca hubiera existido y nadie hubiera traicionado la confianza de un pueblo avisando a los asesinos de que la policía iba para allá. La realidad se tiñe de distintos colores. Colores políticos.

Pero el PSOE sabe mucho de comunicación; sabe de orientar la opinión del pueblo con cortinas de humo, a veces imperceptibles, casi, casi visillos de humo. Puede que sea por eso por lo que la última encuesta del CIS ha salido bien cocinada. ¡Qué casualidad! Justo cuando Rubalcaba deja de ser parte activa del Gobierno para convertirse en parte activa del futuro político del socialismo, justo cuando este cerebro de la comunicación que pastorea las opiniones tiene más tiempo para sus estrategias, sale una sorprendente encuesta que lo sitúa en la cúspide de nuestra clase política. Vale que Rajoy anda falto de carisma y de mordiente, pero ¿Rubalcaba más dialogante y honesto?... “Doctor, póngale tetas”. ¿El mismo Rubalcaba que dice tener el secreto para salir de la crisis en cuarto de hora y ni la pone en práctica ni se la cuenta a sus compañeros de partido en el Gobierno?... “Y levántele el trasero”. A esta encuesta del CIS le han hecho la cirugía estética. Me niego a creer que España se trague tanta patraña sin pararse a pensar siquiera en lo mal hilado que está el cuento. Rubalcaba se lava la imagen, se separa de las siglas del PSOE, se disfraza de amiguito del 15-M y ya está, ya nos olvidamos de que este hombre lleva 30 años vinculado a la comunicación y estratagema de los Gobierno que nos han vendido el GAL, las negociaciones con ETA, las protestas del 13-M (jornada de reflexión violada 2 días después de que se violase a España un 11-M), el caso Faisán… Y suma y sigue.

Voy, aunque sólo sea por cautela, a esperar a que se publiquen otras encuestas; varias, a ser posible. Pero cuando hablo con la gente, de todo tipo, de toda clase social y cultural, todos coinciden en lo mismo. Y no, no coincide con lo que dice la encuesta del CIS porque ellos viven en el mundo real y padecen la crisis. El que tiene dinero para rodarse un video hollywoodiense ante de estar en precampaña, ese no la padece.

No digo que haya que descender a los infiernos, pero, señores políticos, desciendan al pueblo y abran los oídos. No pido más.

…Del asesino de Utoya y otros tantos

26 de Julio de 2011

El pasado viernes por la noche comenzó uno de los sucesos más horripilantes de la historia más reciente europea; el sábado conocimos la continuación de la pequeña aventura que protagonizó (me niego a reproducir su nombre) el más sanguinario asesino que ha conocido Noruega, país pacífico donde los haya.

Desde el comienzo de esta historia he ido siguiendo su desarrollo, leyendo, viendo y escuchando las informaciones que sirven los medios. Más allá de los datos puros y duros, de la rebaja en el número de víctimas, que según fuentes oficiales pasan de 93 a 76, más allá de toda consideración del hecho en sí creo que ya es hora de ser claros y dejar de dar herramientas o facilidades a los que ni las merecen ni las necesitan. En el caso del asesino, confeso y orgulloso, de Noruega he visto cómo lo calificaban de loco, perturbado o monstruo. Este tipejo ha demostrado inteligencia y fiereza; y por muy monstruoso que haya sido su ataque no estoy dispuesto a admitir que un abogado avispado busque atenuantes. Su mente no está alterada, es un hombre cuerdo, pero extremadamente inhumano, asocial.

No podemos tolerar que el primer criminal que desprecie la vida humana sea tildado de loco. Asesino es un término más que adecuado y justo; no busquemos más calificativos que disfracen la verdad. El extremismo no es una enfermedad sino una falta total de tolerancia y de respeto por el prójimo. Es una fobia a lo que es diferente, a lo que no se comprende y a lo que no se le quiere dar ninguna oportunidad. Extrapolen esta definición a todas las posturas extremas que conozcan y verán que no miento. Y ante este tipo de posturas, de ataques, la única defensa posible es un sistema judicial férreo y unas condenas ejemplares. ¿O acaso creen que en Noruega, como en cualquier otro país, no habrá más personas descontentas con el mundo que les ha tocado vivir y dispuestas a sellar sus quejas con sangre?

Los periodistas nos enfrentamos a un difícil dilema, el que separa nuestro deber y derecho a informar de los hechos y el temor a las consecuencias inherentes a esa información. Es por ello que pido, quizá un lenguaje más pobre, pero una comunicación más sencilla que limite los efectos negativos de la propia información.

Habrá, seguro estoy, más de un extremista que se sienta tentado de imitar las acciones de este criminal; incluso de superarlas. Habrás más seres deshumanizados que vean en calificativos como “monstruos”, “loco” o “perturbado” un atractivo; una etiqueta que desean porque su inteligencia no da para más. La transmisión de este tipo de hechos tiene que ser condenatoria, crítica y contundente; sin posibilidad de que cualquier cretino se crea un héroe o pretenda escribir su nombre en la historia por sucesos tan macabros. Es más difícil enumerar a los premios Nóbel y sus logros que a los asesinos más prolíficos, sanguinarios y brutales. Esto tiene que cambiar.

El debate se va a centrar en dos cuestiones, la seguridad de nuestra sociedad y la contundencia de nuestras leyes penales. En la primera cuestión poco podemos hacer; siempre habrá oportunidades de matar y gente dispuesta a aprovecharlas. Pero los sistemas judiciales y las leyes que los soportan se pueden modificar, se pueden reforzar y, sobre todo, adaptar a las nuevas acciones criminales y formas de terror que nos asedian.

Lanzo una pregunta: ¿por qué estar bajo los efectos de las drogas o el alcohol son agravantes en los casos de delitos contra la seguridad del tráfico y atenuantes en los crímenes de otra índole? No tiene lógica; puede que sí lógica jurídica, pero no lógica humana.

Y se me ocurre una pregunta más, sobre un caso concreto: ¿por qué en Estados Unidos, país que sigue la máxima de que sin cuerpo no hay delito, logran que los asesinos confiesen el paradero de sus víctimas, a pesar de enfrentarse a condenas más duras, y en España seguimos sin saber dónde está Marta Del Castillo? No es justo. No es de justicia. El asesino de Noruega va a pagar 76 vidas con 21 años. Los asesinos de Marta se nos escapan por las rendijas. Y el sistema parece velar más por la segunda oportunidad del que no la merece que por todas las que les son arrebatadas a las víctimas y sus familias.

Esto es indignante.

Añadido el 27 de Julio de 2011, a las 8:50 minutos.

A esto me refería:

Pais 27/07/2011Vanguardia 27/07/2011

…De los "Indignados"

21 de Mayo de 2011

El final de la campaña electoral se está viendo empañado por las concentraciones en las grandes ciudades, pero sobre todo por el germen que partió de Puerta del Sol y ha ido extendiéndose, aun a riesgo de vulnerar legalidades. El colectivo de personas que se concentran, haciendo patente el descontento social con nuestros políticos, se ha hecho llamar los “indignados”, pero bien se podían haber llamado los “inconscientes” o los “inoportunos”.

En defensa de la gente que va a estas citas, convencidas de hacer lo éticamente más correcto, hay que decir que les están tomando el pelo; les utilizan para emborronar la campaña y arrancar un resultado injusto, porque todo lo que perturbe el normal desarrollo del proceso democrático no deja de ser hacer “trampas”. Y parece que son muchos los tramposos.

El Coordinador Federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, ha afirmado con vehemencia que “tratan de arrebatarnos el derecho constitucional” a manifestarnos. Sin duda ha debido de ser un lapsus linguae; seguro que el señor Lara pretendía decir que tratan de arrebatarnos el derecho a tener una campaña electoral limpia, o que tratan de condicionar el sentido del voto con algo más que propuestas y soluciones a la crisis económica. Esta claro, sea como fuere, que ha ido a confundir la velocidad con el tocino porque los derechos y libertades de unos no pueden limitar los derechos y libertades de otros. Para manifestarse, concentrarse o depilarse a lo bonzo hay muchos días al año, todos los años, pero el ejercicio de emitir el voto se hace una vez cada cuatrienio. Y también existe el derecho, la ley vela por él, de escuchar los mensajes, reflexionar y elegir sin interferencias de ninguna clase.

Aquí entramos en el punto por el que decía, podía haberseles llamado los “inoportunos”. Llevamos 3 años, larguísimos, de crisis y nadie ha abierto la boca (lo de los sindicatos y su pantomima de huelga general no lo cuento por eso, por pantomima). El primer trimestre del año nos ha dejado a las puertas de los 5 millones de parados y no había motivos de protesta. El CIS viene anunciando desde hace meses que los políticos son el tercer problema que más preocupa a la ciudadanía y nadie había pasado la noche acampado en ningún sitio para ponerle solución. Las necesidades del pueblo son ignoradas u obviadas por norma y nadie ha defendido nuestro derecho a tener un Gobierno que no nos mienta. Y después de tanto despropósito, ahora que hay que elegir a los alcaldes y concejales, ahora que vamos a votar a los presidentes de nuestras Comunidades Autónomas (casi todas), que son los que no pueden hacer nada para cambiar la ley electoral, ahora nace una plataforma con conciencia, dudosa por cierto. “Inoportunos” lo más suave que se les puede llamar.

Pero decía que también se les podía haber llamado “inconscientes”. Lo que no tengo claro es, duda de la que saldremos mañana, si los inconscientes son ellos o somos nosotros. Porque están destrozando el juego político y democrático con la excusa de pedir una reforma del sistema tan ambigüa como poco concreta y aquí nadie hace nada. La Junta Electoral Central, máximo organismo en esta materia, ha dicho que esto no se podía permitir ni hoy, jornada de reflexión, ni mañana, jornada electoral. Sin embargo nadie ha hecho nada. Bueno sí, Rubalcaba ha abandonado la última media jornada de campaña para poder seguir de cerca la invasión de Sol y nada más. La policía no actúa para no crear problemas (al menos eso es lo que dice el Vicepresidente del Gobierno y Ministro del Interior) olvidando, el ejecutivo, que la policía está para hacer cumplir la ley y defender los derechos de los ciudadanos. ¿Y qué pasa con el derecho a elegir libremente a nuestros dirigentes? Pues que se va por el retrete cuando las encuestas dicen que la izquierda lo hace mal, que no es alternativa y que va a salir vapuleada en las urnas.

El Tribunal Supremo y el Constitucional han rechazado el recurso de Izquierda Unida y que pretendía que primase el derecho de manifestación. Es lógico pensar que en elecciones prima el derecho del voto. Pero, entonces, ¿por qué no se hace nada? Pues porque hay miedo a perder el poder, mucho más miedo que a esa derecha-coco que nos han querido vender. Primero porque la gente está rompiendo la asociación de derecha igual a dictadura, precisamente gracias a los desmanes de la izquierda y de los que, esos que son tan malos, ya nos sacaron en otra ocasión. Y segundo porque, cada vez que el juego no es favorable a la izquierda, “sucede” algo que rompe las reglas, que altera el normal desarrollo de las cosas y que al final nos hace votar enfadados y arrepentirnos poco después.

La conclusión final de todo esto es que se ve a la legua que estas “concentraciones espontáneas” no son tal. Que la separación de poderes sólo funciona, llegando a la desobediencia, cuando le interesa al que está arriba. Y que, si España es inteligente, no se dejará manipular por los de siempre y en cada localidad se cumplirá lo que decían las encuestas antes del 15-M. Ese será el primer paso, real, para reformar el sistema. O al menos para dejar de sumar fechas y “emes” a la memoria más oscura de la democracia española. A ver si conseguimos que los mismos que se esconden detrás de expresiones como "tolerancia", "libertad de información" o "sociedad progresista", dejen de pensar, tras cada una de ellas, en otra expresión; "la que yo diga".

 

…De las ganacias que maneja la SGAE

24 de Febrero de 2011

Los polémicos derechos de autor, tan de moda últimamente por la hiriente Ley Sinde, han generado en 2010 unos beneficios de casi 762 millones de euros. No sé usted, pero yo hay días (y años, y siglos) que no los gano. Pues el 63% de esa cantidad, es decir, 480 milloncetes, los ha recaudado la Sociedad General de Autores y Editores. Lo sé, parece mucha pasta para que sus asociados estén todo el santo día llorando por los rincones y aludiendo a la cantidad de puestos de trabajo que se pueden destruir a causa de las descargas de Internet, pero así es. El caso es que, a pesar de la “delicada” situación que viven sus muy ilustres socios, la SGAE sólo reparte entre ellos el 83% de las ganancias (los que suma unos 398 millones y medio, cien mil euros arriba o abajo) y el resto lo invierte en diversas cuestiones que aseguren el futuro de la asociación. Coincidirán conmigo en que con 81,5 millones de euros se puede invertir muy bien en muchas cosas.

Sabiendo todo esto la pregunta es la siguiente, ¿por qué los autores son unos llorones redomados? Para esto existen varias posibles respuestas. Puede que sea porque crean una sola obra al año, o cada dos años, y pretenden vivir de ello para los restos. Quizá sea porque la SGAE tiene muchos asociados y el reparto se queda en nada (aunque unos 22.000 asociados podrían repartirse esos 398 millones a 18.000 euros por cabeza y año, un sueldo medio, y más entre la profesión periodística, por ejemplo). Tal vez sea porque el reparto no es equitativo; de hecho, ni siquiera alcanza a todo los miembros de la asociación. Les pongo un caso que conozco personalmente, el de un joven empresario que se dedica a algo tan sencillo como editar bodas, bautizos y lo que le pidan. Los filma, los monta y los graba en DVD, les pone su etiqueta, su caja y los vende al cliente a un precio razonable. Este joven paga su licencia de productora y paga su cuota de la SGAE para que se respete su autoría. ¿Qué recibe a final de año? Sencillo. Recibe una factura en función del número de discos que ha quemado en su trabajo, por si acaso se han empleado para grabar la obra protegida de otro. Fabuloso, ¿no les parece? Pagas por la defensa de tus derechos, pagas por haber realizado tu trabajo y no recibes nada de los defensores de la más sublime intelectualidad. Claro, esto es para listos.

Lo que clama al cielo es que los artistas, hasta hace bien poco, vendían sus discos a 20 o 30 euros y, según decían, no podían bajar más los precios. Después, cuando empezó a intuirse la catástrofe económica en la que nos hallamos, mágicamente los precios bajaron algo, empezaron a sacar discos dobles o disco más DVD a precios más razonables y aumentaron las lágrimas. Esta reacción, la del ajuste de precio, fue completamente legítima, obedeció a la ley de oferta y demanda. Lo que ya no es tan legítimo es que sus lágrimas fueran atendidas con el cobro de un canon digital y el acoso al intercambio de obras por Internet.

Comprendo que es muy bonito trabajar siete u ocho años y poder comprarse una mansión en Miami. Seguro que a cualquiera le hubiera gustado. Pero también estoy seguro de que si los artistas ganasen menos, si hicieran un reparto más responsable, se podrían mantener todos esos puestos de trabajo por los que lloran y, al mismo tiempo, vender sus obras más baratas, con el consecuente aumento de ventas. Así todos seríamos más felices y no harían falta leyes absurdas ni cánones injustos que imponen sentencia antes de juicio. Si pagamos por comprar un ordenador, un disco duro, un CD, un DVD, un MP3… Ahora que paguen ellos el injusto trato dispensado y el abuso que han ejercido sobre el consumidor. Y sí, me parece bien que se persiga al que se lucra del trabajo ajeno, que se cierre la Web del que vende lo que no es suyo y que se limite el perjuicio a los autores. Pero también el de los demás, que no cantamos canciones ni aparecemos en películas ni nos siguen en masa los fans, pero que tenemos tantos derechos como ellos o más. Al fin y al cabo un artista no es nadie sin su público. Y seamos conscientes de que el intercambio de obra intelectual mediante la red no contraviene la ley, mientras se haga sin ánimo de lucro.

…Del cese de Manuel Esteban

08 de Febrero de 2011

Me he mantenido alejado de los artículos de opinión, a los de esta Web me refiero, porque resulta agotador estar analizando continuamente un actualidad plagada de despropósitos. Pero llega un momento en que se acumulan tantas barbaritas en la palestra, que uno ya no puede aguantarse sus opiniones. La razón de volver a retomar la columna editorial es esta y no otra.

De las muchas barbaridades de las que hemos sido testigos en los últimos meses no voy a hablar en este artículo. Y no será por falta de ganas; porque sería feliz de ponerme a desgranar el poco beneficio y mucho perjuicio que ha ocasionado la ley antitabaco, de poner bajo el microscopio la reforma de nuestro sistema de pensiones o de hablar de la fingida seguridad de nuestro sistema bancario y del futuro de las cajas (recuerden para Octubre que nacionalizar es sinónimo de intervención, apropiamiento y control, todo en uno). Pero quiero hablar de otra cuestión, del cese de Manuel Esteban, jefe de Tráfico de Palencia, por haber sido más educado que su superior. La subdirectora general de Formación para la Seguridad Vial, Aurora Cedenilla, envió un curioso correo a sus subordinados para felicitarles el nuevo año. Es más, la señora tuvo el decoro de ponerles en antecedentes, por si alguno llegaba a pensar que todo era un error, explicándoles que en 2005 se decía “Feliz 2005, por el culo te la hinco”, en 2010 la rima había cambiado y venía a decir “Feliz 2010, te la hinco otra vez” y para 2011 le había sido muy difícil encontrar la rima ideal, pero, al final, haciendo un denodado esfuerzo, había encontrado la felicitación justa: “Feliz Año Nuevo y chúpame un huevo”.

Ante tal muestra de creatividad, ingenio y elegancia, el señor Esteban respondió al correo en la línea más apropiada. Diciendo que había estado tentado de responder en los mismos términos, pero que si el correo de su jefa no le había parecido adecuado, responder en la misma línea y a renglón seguido tampoco lo era. Parece que a raíz del suceso mediaron entre ambos varios e-mails y que, incluso, la señora Cedenilla llegó a disculparse. Lo que no sabía Esteban era que, al mismo tiempo, su superior estaba moviendo los hilos contra su subordinado, dando como resultado el cese de Manuel Esteban, a dos meses de su jubilación y tras 30 años en el cargo.

No sé qué me escandaliza más, que se despida (o en este caso, se obligue a dimitir) a una persona por ser más educado que uno de sus superiores, que la señora Cedenilla personifique la formación en nada o las razones que se esgrimen para dejar a éste hombre en la calle. Y es que Pere Navarro, director general de Tráfico, dice que Manuel Esteban ha sido cesado por enviar correo masivo y por difundir un correo privado. ¡Valiente excusa! Primero, Esteban envía su respuesta a sus compañeros, los mismos que recibieron la soez felicitación, o sea, que Cedenilla debería correr la misma suerte, si nos atenemos al razonamiento de Navarro. Segundo, el correo que uno escribe puede tener como destinatarios a aquellos que el autor elija y eso no vulnera el derecho a la privacidad o similares. Otra cosa sería que Esteban hubiera difundido un mensaje que le es enviado a él en exclusividad. Y tercero, según el Director General de Tráfico, el envío masivo de correo electrónico va contra las más elementales normas de funcionamiento de cualquier organización y, de nuevo, es la señora Cedenilla la primera en vulnerar esa directriz. Así que, ¿de qué estamos hablando? Pues de un despropósito injusto que se quiere esconder bajo una falsa sensación de responsabilidad, cuando lo que se está ejerciendo es todo lo contrario.

Me pregunto cómo se ha podido llenar nuestro entorno político y social de personajes tan poco preparados y tan arracimados. En verdad que parecen cepas virulentas dispuestas a cubrir las unas los errores de las otras le pese a quien le pese. Pero lo que causa mayor desasosiego (por no decir repugnancia) es la certeza de que si llega a ser un hombre, el que mandan un mensaje diciendo que le chupen un huevo, no sólo habría sido cesado sino también acusado de machista y vilipendiado sin el menor escrúpulo. Claro, como en el caso de la señora Cedenilla semejante cosa (el huevo) no se contempla en su anatomía, hay que tomarlo como una elocuente broma. Pero si le recordamos que el cerebro tampoco parece tener lugar en su persona, lo mismo llamamos la atención del Ministerio de Igualdad y nos ganamos una reprimenda. Así que lo dejaremos en este punto; eso sí, con la esperanza de que, en algún momento, se recobre la cordura y que el señor Esteban regrese a su puesto de trabajo por lo dos meses que le quedan hasta jubilarse. Y de cesar a alguien es mejor que elijan entre Cedenilla y Navarro, aunque en este caso, y como si de una oferta de supermercado se tratase, aceptaríamos el dos por uno sin pensarlo siquiera.

…De la Pseudo Huelga General

14 de Septiembre de 2010

El próximo día 29 de septiembre vamos a asistir a una representación teatral de las que hacen época, cuyo resultado poco o nada importa y que no va a cambiar el futuro de nadie porque en el reparto figuran todos los que están seguro de mantener su posición a la mañana siguiente. Lo llaman “huelga general”, pero bien podría denominarse pantomima general, presentarse a los Goya y contar con “los de la zeja” para darle más empaque. Tanto la Unión General de Timadores como Comisiones Obscenas no estarán por allí, por miedo a que los confundan, sigla por sigla, con los sindicatos que convocan, organizan y calientan el ambiente para cita tan importante. Ojalá la convocatoria tuviera un objetivo más profundo que el de intentar salvar, en lo que se pueda, la cara de los sindicatos o dar la sensación de que aun tenemos el recurso del pataleo y que sirve de algo. Pero no, no hay más objetivos.

Estamos asistiendo a un presente desolador porque hemos dejado todas las herramientas que garantizan nuestro bienestar en las manos equivocadas. Botarates incompetentes, bochinches de bajo precio y menos conciencia nos han cerrado las puertas del futuro prometedor, para abrir las ventanas del futuro excelente para unos y desastroso para el resto. Cuando veo los vídeos de UGT (estos son los del sindicatos, no los timadores, cuidado porque es fácil confundirlos) la arcada es inevitable. Los malos son los empresarios, los bancos y las entidades financieras.

El jefe cacique, torpón, incompetente, acosador, irrespetuoso, vendido al capital y mercenario de los derechos de los trabajadores es el ser deleznable al que los sindicatos apuntan con dedo acusador en estos vídeo. Sí, los mismos sindicatos que percibieron, el pasado año, 193 millones de euros para luchar porque esta situación nunca llegara a producirse. Los bancos que nos han llevado al endeudamiento son el anticristo. Anda que no habré visto yo veces a los banqueros, arma en ristre, obligando a la gente a firmar hipotecas astronómicas para poder comprar casa, coche y viaje en el mismo golpe. Desde los medios de comunicación, desde algunos al menos, hemos avisado durante mucho tiempo del sobre endeudamiento al que nos dirigíamos y, por entonces, recuerdo a sindicalistas que te decían que era una época dorada para que el proletariado pudiera conseguir una vivienda digna y un vehículo apropiado que, antes, sólo se podía permitir el empresario capitalista. Pues toma época dorada, inconsciente.

El día 29, pase lo que pase, será malo para nosotros. Si secundamos la huelga general, los sindicatos se verán reforzados para seguir ahí, chupando de la teta del Gobierno y sin hacer nada que incomode a quien les da de comer. Si no la secundamos, Zapatero se pondrá otra de esas medalla, vacuas y propagandísticas, afirmando que aun confiamos en él, que el pueblo no tiene sensación de estar tan mal y con el convencimiento de que los plazos se prolongan. ¡Cómo me gustaría que la gente hiciese huelga de forma masiva, independientemente de los sindicatos! Me encantaría. Lo mismo que me encantaría que las consignas fuesen las correctas, alejadas de los mensajes que se están mandando con los vídeos de Chiquilicuatre, porque los empresarios no son el enemigo, dejemos de demonizarlos, y la banca no nos ha obligado a endeudarnos ni ha hecho nada que no se le haya permitido desde el Gobierno, antes y ahora. Curiosamente los sindicatos, en sus videos, en los que conocemos hasta ahora, no hacen referencia a la responsabilidad gubernamental en la situación que atravesamos. Sí han gastado 32.000 euros en la grabación de estos 10 cortos, pero claro, esa es otra historia.

La tomadura de pelo ya raya en niveles insospechados, los sindicatos han estado aletargados durante toda la negociación de la reforma laboral porque sabían que el pescado estaba vendido. El Gobierno tenía una hoja de ruta que había que cumplir y la cabeza de turco ya estaba sentada a la mesa, el señor Díaz Ferrán. Habiendo bajo la manta de su agencia de viaje tanto como había, Ferrán se iba a convertir en la herramienta que permitiría a Zapatero adoptar medidas que nada tienen que ver con lo que entendemos por política socialista, sin que nadie pudiera señalarle como responsable. El Presidente de la CEOE no cesaría en su empeño de abaratar el despido, los sindicatos protestarían lo justo y Zapatero quedaría en segundo plano ante la “batalla” que los principales agentes sociales en la materia iban a mantener. El primer acto estaba servido.

Cuando los sindicatos convocaron huelga general para finales de septiembre todos podíamos prever que comenzaba la puesta en escena del segundo acto. Habían fijado el momento de hacer ruido, de salvar su imagen y, por tanto, la reforma laboral tenía que quedar cerrada antes. Así ya no habría nada que hacer y los sindicatos podrían mostrarse ofendidos y enfadados sin que perjudicase a nadie. Si, además, se pone en el ojo del huracán a los empresarios, al PP –aun no entiendo cómo, pero sigue teniendo la culpa de todo- y a la banca, la posible ruptura entre sociedad y sindicatos quedará en segundo plano. Como la responsabilidad del Gobierno.

Zapatero y sus Ministros no son la solución, lo han dejado claro, nos han metido en el hoyo y se empeñan en sacarnos cavando hacia abajo. Los sindicatos no sirven de nada, son tan dependientes de los fondos institucionales y viven tan bien siendo cargos liberados que nadie les va a convencer de ponerse a trabajar en el bien común que puede desestabilizarlos. ¿Quién es el capitalista ahora? Y conste que el sindicalista de base es alguien convencido y comprometido, pero la losa que le han puesto encima no se alzará hasta dentro de muchos años porque, ya se sabe, cría fama y échate a dormir.

En cuanto al PP… No han demostrado que puedan ser alternativa de Gobierno y sus acciones sólo arrojan dudas. Pero también es cierto que ante la incógnita salen favorecidos porque el PSOE se ha mostrado inútil ante la crisis y ellos aun no han tenido la oportunidad de enfrentarse a la bestia. O, en el peor de los casos, ya se enfrentaron a una situación lamentable, al término del periodo felipista, y salieron victoriosos.

El 29 de septiembre comenzará el último acto de este folletín, mal escrito y peor dirigido, que determinará si quedamos como tontos para siempre. Esta gente cree que sí, que lo somos. Pero España y sus gentes nunca han dejado de sorprenderme. Quién sabe, tal vez el día de la huelga una multitud de personas enorme reivindique sus derechos con pasión, le pinten la cara a los responsables y le digan a los sindicatos lo que no quieren oír. Quizá el 29 la huelga le sea arrebatada a los sindicatos por la ciudadanía y todavía tengamos algo que decir.

…Del sitio a Melilla

17 de Agosto de 2010

Ceuta podría unirse al sinsentido de un pueblo que reivindica una posesión ilegítima y que habla de derechos mientras demuestra su total desprecio por conceptos de tan alta importancia. Marruecos no es el paraíso ni se le parece en lo más mínimo. Argumentan los extremistas que ahogan la frontera de Melilla que la policía española es brutal, represiva, dictatorial y discriminatoria. Y todo ello lo gritan, lo exaltan con la boca llena mientras amenazan, vejan y desprecias a las oficiales femeninas de este cuerpo de seguridad. No nos engañemos, todos sabemos que bajo el machismo de estas gentes no se esconden consignas religiosas ni políticas, y mucho menos la verdad, sino un complejo de inferioridad digno de psicoanálisis y mucha reflexión.

A las alturas en las que nos encontramos del siglo XXI, ¿sorprende a alguien que haya lugares así en el mundo? Lo dudo mucho. A la mujer se la odia por ser mujer, por ser diferente al hombre, y se la discrimina porque se la cree débil, a pesar de la lucha que, a lo largo de su historia como género, ha librado por sus derechos. El respeto es de esas carencias que se tornan insoportables y de aquellos valores que se pervierten para excusar los abusos. Porque en Marruecos, ser mujer es una falta de respeto a la especie humana y llevar un uniforme de autoridad resulta altamente insultante para esa parte del ego masculino, a medio camino entre las entendederas y las gónadas, que se torna en complejo de inferioridad camuflado de odio y rabia.

España es una mujer. Así es al menos como se empeña en ver Mohamed VI a nuestro país, como una mujer que necesita de un dueño, que por si sola no es nadie. Pero España es mucha hembra para tampoco Rey. Esos pies que nos anhelan ya hollaron esta tierra, pero no fueron los primeros ni los últimos. Y por mucho que se quiera recordar aquella huella, el viento de los siglos sopla fuerte y borra los recuerdos de los suspiros de la historia. De Hispania a España distaron siete siglos, una parte más de nuestra historia, pero no la única. Y ese empeño, ese encono que parece existir por recuperar Al-Ándalus me resulta cada día más insultante y molesto, como me lo resultaría si mis compatriotas se empeñasen en recuperar las colonias que fueron nuestras. Que no, que la memoria histórica es histórica porque vive en el pasado, porque es un renglón en un libro del presente y porque intentar revivirla es un error a todas luces. Conocer la historia sí, de otra forma nos condenaríamos a repetir sus errores, pero reproducirla no, ni acogiéndose a los sofismas de lo sagrado porque me vienen a la cabeza, a la par, guerra santa y cruzadas.

Algunos, muchos si me apuran, verán este artículo irresponsable ante tanta tensión creada, pero no me importa. No cuando el Gobierno cede a presiones y existen medios dispuestos a seguir culpando de todo al rival político. ¿Cómo se puede dar dinero a Marruecos, aunque se haga con un fin tan noble como fomentar la igualdad de sus mujeres, cuando el paso previo es arrebatarles la suya a nuestras agentes de policía? ¿De qué manera va a solventar el Ejecutivo este problema con inactividad? No será que se está negociando en secreto y que el pacto, la negociación, pasa por puntos que la opinión pública no aceptaría. Si malo es gobernar con desacierto constante cara al pueblo, qué tan malo es lo que se hace a sus espaldas.

Señor Presidente, andar hacia atrás sin saber el terreno que se pisa es participar en el sorteo de una caída al vacío teniendo todas las papeletas.

…Del ataque de cuernos catalán

29 de Julio de 2010

Con el titular ya se pueden ustedes imaginar que en este artículo quiero hablar del “liberticidio” cometido en Cataluña ayer. Pero antes me dispongo a dejar dos cosas claras. Primera que yo no soy pro-taurino ni anti-taurino, estoy seguro que el toro sufre en la plaza, no disfruto con las corridas de toros, lo paso mal por el animal y también por el riesgo que corre el torero que salta al albero, sin embargo, comprendo el arraigo de la fiesta y acepto la legítima libertad de aquellos que gustan de estos espectáculos. Segunda, y más importante, la prohibición catalana a la fiesta nacional se refugia en la lucha contra el maltrato animal; eso es rotundamente falso, la batalla no es contra el sufrimiento de ninguna criatura sino contra todo lo que huela a España. Seguramente, si la fiesta nacional hubiera sido el golf, ahora estarían tapando agujeros como locos, en lugar de abriendo grietas en nuestra nación. Dicho esto podemos profundizar en el tema.

Prohibir, verbo intransigente al que se aficionan muchos políticos para ocultar su ineptitud y buscar el populismo o la distracción; como digo, prohibir las corridas de toros en Cataluña es sólo una pataleta nacionalista para seguir fomentando el hecho diferencial, eso sí, con el beneplácito del PSC por mucho que Montilla después, a toro pasado, nunca mejor dicho, asegurase que él había votado en contra de la prohibición y a favor de la libertad. Sólo acierta en una cosa, hoy en Cataluña hay una libertad menos y una divergencia más, no con España sino entre ellos. Para el resto de nuestro país la vida sigue igual que ayer, al menos de momento. El amante de los toros catalán tiene, ahora mismo, sus días de gozo contados, algo que pueden agradecer desde ya a sus representantes políticos que, encaramados a la idea de separar Cataluña y España, harán lo que sea necesario, le pese a quien le pese. Ya lo decía Herrera esta mañana, tiene narices que ha venido un cordobés a cargarse la lidia.

¿Se han planteado, amén de muchas otras cuestiones, que este no era el momento de aventurar semejante aberración? Porque el mundo taurino mantiene muchos puestos de trabajo y no está el INEM para sumar nombres. Por otro lado, las plazas de toros sirven únicamente para las corridas; aunque pueda versa algún concierto de forma puntual. ¿Cuál es el futuro de estas infraestructuras que acumulan historia con tanta alegría como gasto del bolsillo público para su mantenimiento? ¿Qué haremos, las echaremos abajo para que algún amigo de los anti cornúpetas pueda construir apartamentos? ¿O veremos el día de mañana a Montilla, a Carod, a Mas, en un coso, dando un mitin mientras se escuchan olés desde el graderío y se piden orejas y rabo? Porque va a ser la única manera de que alguien lo vitoree (vitoree de lanzar vítores, nada que ver con bi-torear, es decir, torear dos veces).

Ahora que ya estamos todos satisfechos con la liberación de los sufridores astados, ¿qué va a hacer el ganadero que mantiene cientos de cabezas de ganado en su dehesa?. Porque la crianza de estos animales es directamente proporcional al festejo. Y por cierto, ¿por qué los “correbous” no son toros maltratados?, ¿porque es una fiesta propiamente catalana? Si el origen puede determinar qué es injusto y qué no, si la política se va a remitir a los caprichos sin tener en cuenta el sentir del pueblo, entonces, hablemos de fraude y no de política.

Prepárense porque el segundo asalto será hablar del carácter dictatorial del PP que intenta que Congreso y Senado echen para atrás lo que se voto ayer en Cataluña. Porque lo que aprobaron ayer PSC, ERC y Convergencia, eso es lo más democrático del mundo, aunque haya nacido de 100.000 firmas en una región con 5 millones de habitantes. Los de la llave del poder, los partidos de minorías, gobiernan pasando por encima de lo que sea, hasta de sus votantes. Y al que no le guste que lo devuelvan a los toriles. Pero esto ya se sabe en tauromaquia, no te fíes de los mansos que, cuando quieren, son los más peligrosos. No hay más que ver que en esta cuestión nos han vendido, digo bien, vendido, que se ha gozado de la libertad de voto y que cada político lo ha hecho en conciencia. Prefiero pensar que no es así, que los partidos han dado consignas, porque si pienso que esto se ha hecho votando en conciencia... Lo mismo que se me revuelven las tripas al pensar que aquí se deja la libre elección del signo del voto y, sin embargo, en el caso de la ley del aborto se dice el cómo y cuándo. Vamos que el toro es un animal maltratados esperando que lo salven los nacionalistas, sensibles ellos, pero un feto no necesita ayuda de nadie, no vaya a ser que crezca y se convierta en uno de esos que se sienten españoles antes que catalanes, vascos, manchegos, andaluces, gallegos... O quizá es que estos señores que gobiernan se sienten más cercanos a los animales con cuernos. Muuuucha cara dura es lo que hay.

…Del estado de la Nación

15 de Julio de 2010

España está dividida. Pero la división de nuestro país es sencilla y no tiene complicación ninguna, por un lado está la población con sus sentimientos, anhelos y esperanzas y por otro lado los políticos. A lo mejor nos toma por sorpresa porque hemos estado en éxtasis con el triunfo mundialista de nuestra selección, pero ha terminado el partido y hemos vuelto a la realidad de manera contundente. Como decía ayer Fernando Ónega: “se acabó el recreo”.

Si algo nos ha enseñado la reciente Copa del Mundo es que teníamos ganas de sentirnos España, de portar la bandera y gritar “soy español” sin que nadie nos acusase de fachas, retrógrados e intolerantes. Teníamos ganas de entonar lo mismo todos juntos sin que nadie nos diese la vuelta a los sentimientos, lástima que esto lo logre un deporte y no los responsables de que todo vaya bien. Pero ya da igual, nos hemos sentido unidos y felices, hemos comprobado que las fronteras que algunos pintan en las regiones se derriban mucho más fácilmente de lo que se levantan y sé que a más de uno le ha dado miedo porque han visto que se les puede terminar el chollo. Incluso a mi me asusta, me asusta que nos vuelvan a arrebatar nuestra unidad y que nos vuelvan a llevar a rivalidades absurdas y razonamientos torticeros para que no hablemos de los problemas reales, que nuestros políticos no son los adecuados ni para vigilar el tránsito intestinal del escarabajo pelotero.

El debate sobre el estado de la Nación ha sido tan productivo como sentarse a escuchar el silencio, porque de lo último que se habla es de soluciones a la crisis. No queda más remedio que admitir que en nuestra política no existen las alternativas y por tanto, cuando lleguen las elecciones, tendremos que dar un toque de atención a todos aquellos que se han metido en vida política sin más aptitudes que una buena oratoria (para algunos ni eso) y la capacidad de vivir del cuento. Zapatero sigue sin decir nada, continúa aferrado a esas frases de ánimo que nadie se puede ya creer. Y por mucho que repitamos que la recuperación está a la vuelta de la esquina, que vamos a crecer…, no se traduce en nada real ni mínimamente tangible. Pero los plazos ya se han terminado, estamos en tiempo de descuento y aquí no hay un Iniesta que marque el gol para que respiremos aliviados.

Con Rajoy la cosa no es muy diferente. Sólo estuvo en el primer día del debate, el segundo faltó, pero para lo que tiene que decir tampoco importa su ausencia. Yo entiendo que en la oposición, en ocasiones, hay miedo de aportar por si el rival toma nota, espera el tiempo suficiente y presenta una copia de la idea como propia. Pero a estas alturas del cuento apropiarse ideas no serviría de nada, que ya vamos tarde. Todo lleva a pensar que el líder de los populares tampoco tiene mucho que aportar y, por tanto, que su despabilo para dirigir el barco y salir de la crisis no va a ser especialmente acertado.

Es obvio que la gente quiere respuestas a la situación económica. Es obvio que esta inactividad de los representantes políticos les va a pasar factura en las urnas. Y también parece obvio que se sienten muy seguros del sistema bipartidista que han forjado y no temen que se produzca un vuelco electoral que los relegue de los dos primeros puestos a otros lugares de la lista, algo que por improbable no resulta imposible (incluso, a estas alturas, casi sería deseable).

Hemos tardado 90 años en ser campeones del mundo, espero que tardemos menos en espabilar y exigir que los políticos tengan un mínimo; un mínimo de honradez, un mínimo de preparación, un mínimo de integridad…

 

…De la reforma laboral 1

15 de Junio de 2010

Los últimos movimientos alrededor de la reforma laboral que mañana tenemos que afrontar no son especialmente esperanzadores, pero, imagino, esto no coge por sorpresa a nadie. Total, llevamos tanto tiempo estancados en las actuaciones tardías y desacertadas que se han convertido en una monotonía, en una rutina de la que ya poca sorpresa puede surgir. Sólo espero que no estemos ahondando el pozo porque, si salir ya se antojaba complicado, puede tornarse epopéyico lo de volver a la superficie.

Empecemos por la fecha, no hace mucho que ya lo anticipé en esta web, si los sindicatos quieren salvar en algo la cara no les queda más que convocar una huelga general, pero hacerlo dentro de tres meses y anunciarlo hoy es la menos valiente de las opciones. ¡Qué bien hemos aprendido eso de “que parezca que hacemos”! En tres meses da tiempo a encontrar excusas, a dejarse querer, a que nos seduzcan con argumentos que hoy están vacíos y mañana Dios dirá… La cuestión es no mover ni un músculo ahora y ese inmovilismo es el que nos está costando tan caro; no sabemos cuánto porque todavía no hemos calculado los intereses, pero la factura va a ser astronómica.

Los sindicatos han decidido –bueno, “decidir” a lo mejor es un término muy contundente, “han aventurado”, mejor- que el día 29 de septiembre iremos a la huelga general. Puede que hayan elegido ese día por lo que representa. El día de San Miguel. No me refiero a la cerveza sino al arcángel que (a los zapateristas les levantará ampollas hablar de religión, pero…) dirige los ejércitos de Dios y al cual se suele representar con una lanza o una espada amenazando al diablo o a un dragón. Lo que no me queda claro es qué papel ocupan aquí los sindicatos, si son ángel con armadura o dragón amenazado, pero saldremos de dudas… Algún día saldremos de dudas.

Mientras se acerca la fecha señalada, hay otra cita en el calendario que se nos echa encima, tanto como para que mañana mismo tengamos que abrir los informativos con la reforma laboral. El 16 de junio fue el plazo límite que nos auto-impuso el Gobierno con la esperanza de que salga algo bueno de esto y al día siguiente podamos ir a Europa felices y contentos con los deberes hechos. O casi. Pero de momento, y como viene siendo habitual, nos han vendido aire. Hasta ahora se han lanzado dos globos sonda, el de abaratar el despido a 33 días y el de los despidos procedentes con causa de riesgo económico para la empresa que dejaría la indemnización en 20 días. Realmente la novedad está en que, en este último supuesto, el Gobierno pagaría 8 días y la empresa los 12 restantes. Aparte de este dato lo de los 20 días ya está en nuestra normativa desde hace mucho, pero no se utiliza por lo complejo que resulta demostrar que una empresa está en grave riesgo de quiebra y, sobre todo, que el despido de un trabajador va a solucionar el problema. En cuanto a lo de los 33 días, bueno, en su momento Zapatero ya lo dejó caer, la apuesta no llegó a nada y ahora se retoma pensando que, con la situación actual, vamos a tragar con una de esas propuestas de ¡qué parezca que hacemos!

Abaratar el despido tiene un objetivo, generar empleo, pero quién nos garantiza que, en el escenario actual, va a obtener el resultado esperado. Esta es una de las razones por las que nadie quiere tomar las medidas, porque además de impopulares quizá no sean las correctas. Si se hubiera dibujado otro panorama la cosa sería más sencilla. Pongamos por caso que se hubiera recortado en otras cosas que no fueran sueldos, pensiones y cheques bebé (en realidad estos últimos no tendrían ni que haber existido, pero bueno); supongamos que retiramos la subvención a partidos políticos, a sindicatos y a grandes empresas que, en realidad, no las necesitan. Imaginemos que el dinero ahorrado se hubiera destinado a sacar líneas de crédito a pequeñas y medianas empresas para que se mantengan puestos de trabajo. Incluso supongamos que el Gobierno fuera un interlocutor válido para llegar a acuerdos con las entidades bancarias, facilitando aplazamientos y opciones varias para el pago de hipotecas y demás préstamos y buscando incentivos al ahorro. Bajo estos supuesto sí se puede generar empleo e incentivar a las empresas para alcanzar compromisos de estabilidad laboral. Lamentablemente esto es sólo un supuesto.

La realidad es bien distinta y para colmo, ahora aparece otra piedra en el camino. Si ya teníamos un representante de la patronal de poca credibilidad, como es el señor Díaz Ferrán, ahora eliminamos de la ecuación a Jesús Bárcenas, ya ex presidente de CEPYME, que era el único que afirmaba que “el trabajador es el activo más importante de la empresa”, y lo sustituimos por Jesús Terciado, hombre de Díaz Ferrán, que lo primero que ha dicho es que de hoy a la fecha de la huelga general tenemos tiempo de convencer a los sindicatos. ¿Convencerlos de qué?, si ellos ya se han mantenido callados por mucho tiempo y se han encontrado con el rechazo de la sociedad. ¿De qué les vamos a convencer? De que no hagan lo único que les queda para preservar su dignidad. ¿Y para qué vamos a hacerlo, para que alguien diga luego que no han hecho nada? Pues vale, si ese es el objetivo convenceremos a los sindicatos y adoptaremos medidas que van a funcionar poco o menos. En agosto, en septiembre, puede que en octubre, nos daremos cuenta de que no hemos tomado el camino correcto. Eso sí, de ahora en adelante me han convencido de una cosa, los empresarios tienen lo que se merecen, lo que han elegido ellos mismos aunque no haya quien lo entienda.

 

…De la "huelga" del 8 de Junio

07 de Junio de 2010

Mañana es el día de comprobar qué crédito le queda a los sindicatos, al menos entre los funcionarios, que no es mal sector para empezar a hacer probaturas. Aunque es cierto que el dato que se obtenga la próxima jornada no es del todo fiable porque estará supeditado a muchas cosas. Es decir, no todos los que asistan a la cita lo harán porque sigan confiando en los sindicatos, muchos lo harán porque necesitan, al menos, hacer uso del recurso del pataleo. Del mismo modo, muchos no secundarán el paro y su motivación posiblemente ni siquiera tenga en cuenta a los grupos sindicales, pero sí muy presente al Gobierno.

Véanlo de esta manera; quien mañana se concentre contra el recorte salarial del empleado público lo hará con el convencimiento de que servirá de algo mostrarle al Gobierno su total desacuerdo con las medidas que hoy se defendían en Luxemburgo. Pero es bastante posible que el Ejecutivo no tome en consideración lo que ocurra mañana. Primero porque no puede, porque del famoso recorte salarial del funcionario, de la congelación de las pensiones y del cheque-bebé depende la ínfima credibilidad que le queda a Zapatero y a sus Ministros en Europa. Y segundo porque no hay más ideas que las que ya conocemos y las que no nos cuentan, pero caen por su propio peso, como por ejemplo la subida de los impuestos indirectos sobre ciertos productos que ya se han colado en nuestro día a día o que lo harán en breve.

Del mismo modo que les digo esto les anticipo que muchos de los que mañana no hagan huelga y ocupen sus puestos de trabajo, lo van a hacer con una motivación muy clara, no dar facilidades. Recordemos que ahorrar, recaudar y reducir deuda son caramelos muy jugosos para el que manda y mañana cada puesto de trabajo desatendido supone un día menos en la nómina del mes, que multiplicado por el altísimo número de funcionarios y trabajadores públicos de este país puede suponer, no una solución económica, pero sí un pellizquito más.

Pero en la jornada de mañana sí hay quien se lo juega todo. Si el 8 de junio pasa sin pena ni gloria los sindicatos tendrán un grave problema que, irremediablemente, tendrá que trasladarse al Presidente del Gobierno. Dicho de otra manera, supongamos que mañana no hay seguimiento a esta “huelga” y los dirigentes sindicales ven peligrar su posición, la única opción válida para intentar salvar la cara es pasar a una huelga general y, por fin, empezar a hacer su trabajo aunque incomode a los mismos que el año pasado les dieron 193 millones, todavía no sé muy bien si para que lo hicieran o para que no. Porque, además, en unos días tiene que estar firmada una reforma laboral que nadie quiere poner en marcha por la impopularidad que se le prevé (el Señor nos asista).

Antes del 16 de junio tener ese acuerdo que se lleva esperando 2 años no parece muy probable ni deseado. La patronal no lo quiere; rectifico, Gerardo Díaz Ferrán no lo quiere, porque una vez acabada la negociación se convierte en un señor totalmente prescindible (si no lo es ya, que va a ser que sí) y con ciertas cuentas pendientes que ya se han retrasado por tiempo suficiente. Los sindicatos no lo quieren, que bastante depauperada está ya su imagen como para intentar salir triunfales de una negociación en la que se van a recortar derechos de los trabajadores (es que llegamos muy tarde) para lanzar una moneda al aire que puede que funcione o puede que no. Porque abaratar el despido puede lograr que se cree empleo o puede facilitar aun más la destrucción del mismo; claro que eso hasta septiembre va a ser difícilmente comprobable.

Del Gobierno qué les voy a decir. Tomar la decisión de llevar a cabo la reforma laboral sin tener a unos y otros de su lado para llevar la carga, puede ser la puntilla al periodo Zapatero, al cual no le quedan ya excusas para seguir amparado bajo las siglas “Socialista” y “Obrero”. Como ven un puzzle difícil de resolver. Pero sí puedo anticiparles algo, lo de mañana será, un éxito para los sindicatos, poca cosa para el Gobierno, un respiro para la patronal y una nueva oportunidad para que Rajoy intente sacar tajada de una situación en la que hasta el más tonto habría sacado petróleo y él no ha sabido aprovechar.

…Del traducido Montilla

26 de Mayo de 2010

El President de Cataluña (traducción: el Presidente de Cataluña) ha tenido una de esas salidas geniales de las suyas, una de esas frases para la historia, uno de esos razonamientos que… No, es broma, en realidad ha abierto la boca y ha vuelto a meter la pata. Y encima lo ha hecho en dos idiomas porque como estamos sobrados de fondos le han puesto traductor. Es lo que tiene la España de la alianza de civilizaciones, que cada uno habla en la lengua o dialecto que le viene en gana porque eso, según dicen, es reivindicar parte de su identidad nacional. A pesar de que en sus documentos ponga que su nacionalidad es la española. A pesar de que podamos entendernos a la perfección con nuestra lengua oficial, en lugar de usar otras que, la terquedad, ha hecho co-oficiales. A pesar de que sea un gasto insolidario porque muchas familias se ven en apuros para mantener su hogar o para comer mientras gastamos 6.000 euros cada vez que en el Senado da pereza hablar en castellano.

Ya de por sí es un despilfarro que tengamos que traducir lo que digan nuestros políticos del catalán al gallego, del gallego al vasco, del vasco al valenciano y del valenciano al castellano (o hagan ustedes las combinaciones que quieran). Pero que además se traduzcan ciertas cosas… Porque el presidente de Cataluña, José Montilla, sigue desautorizando al Tribunal Constitucional y amenaza con que si el estatuto es derribado “las relaciones entre España y Cataluña se van a poner muy difíciles”. ¿Es que ahora son fáciles? ¿Es que no es bastante con que sea una región privilegiada que se queda con lo suyo y con el 50% de lo que generan otras comunidades autónomas? Y para colmo todo esto pasa cuando hace poco la mayoría de la población catalana no quiso ir a votar en la consulta popular para ver si seguían con la burra de la independencia o no.

Es realmente curioso que de entre las muchas probaturas que hace este Gobierno, la idiotez de poner traductores en el Senado no haya sido uno de esos temas en los que echar marcha atrás. La eliminación de los créditos a los ayuntamientos sí, esa medida ha sido fácilmente retirada, aplazada si lo prefieren. Cuando llegue el 1 de enero de 2011 veremos en que queda definitivamente, pero de momento es sólo un borrón en la sección de correcciones del BOE. Posiblemente porque muchos alcaldes no habrían querido repetir cargo; ya pueden imaginarse lo difícil que habría sido volver a presentarse con cuatro años por delante en los que no poder ir al banco a por dinero para esas obras tan útiles, políticamente hablando.

Como digo, cuando llegue el próximo año veremos. Si la situación económica ha cambiado la medida se olvidará por completo y si no, bueno, habrá tiempo de pedir créditos apresurados para ir tirando, un tiempo al menos..

…Del "Evidentemente no"

21 de Mayo de 2010

Un acto de sinceridad, una bajada de brazos que deja en evidencia que el que ocupa la cartera de Economía termina por desear no estar allí o no ser Ministro. Eso es lo que representan esas dos palabras que dijo Elena Salgado ayer cuando los medios le preguntaban si sabía qué entiende el Gobierno por las rentas más altas. Ella contestó: "evidentemente no". Carlos Alsina lo dijo muy claro al inicio de La Brújula, a la Vicepresidenta económica se le está poniendo cara de Solbes. Porque a pesar de que ella se ha esforzado en nadar entre dos aguas con el tema de la subida de impuestos, no lo afirmo ni lo descarto, el Presidente Zapatero sí nos ha anunciado ya que la subida es inminente y a Salgado la información le ha llegado a través de los medios, como si no fuera nadie, no sólo en el área económica sino en el propio Ejecutivo.

Puede que todo sea producto de esa improvisación perenne de la que hacen gala nuestros gobernantes y al ir con tanta prisa no se le pueda decir a todos lo que se va a hacer. O quizá sea la contradicción constante que lo deja a uno despistado: "A Elena Salgado qué le dije, que sí subíamos lo impuestos o que no hay que tocarlos de momento". Pero empiezo a ver como mucho más posible el hecho de que este Gobierno tiene 650 asesores y eso son muchas voces eruditas y muchas opiniones autorizadas. Claro, llega un momento en que te vuelves loco y terminas por poner sal en el café y azúcar en la sopa.

Desde luego tomar decisiones económicas sin contar con la titular del área demuestra que no es mucha la estima que se le tiene o que estamos pagando un sueldo de Vicepresidente de más. A parte de demostrar que aquí manda sólo uno y los demás dicen "sí buana" para lo cual, por cierto, no hace falta tener tanto asesor. ¿O acaso no son asesores sino aduladores y sólo están ahí para decir "bien hecho mister"? Pues con un razonamiento tan simple acabamos de reducir el gasto quitando el sueldo de una Ministra y 650 asesores que, seguramente, cobran una cantidad de dinero bastante mayor de la que reciben los funcionarios, esos a los que se les va a quitar el 5% de su sueldo.

Olvidémonos de las siglas políticas o de lo contrario tendríamos que hacer toda una tesis doctoral sobre la incompetencia de la clase política en general, y de los dos grandes partidos en particular, que no traería nada bueno. Vayamos a planteamientos más pragmáticos. Ya se ha comentado en algunos medios de comunicación que eliminar las subvenciones a partidos políticos y a sindicatos supondría una buena inyección de capital a nuestras arcas. ¿Por qué no se hace? ¿Por qué se le dió 16 millones de euros a los sindicatos recientemente? Por defender los derechos de los trabajadores evidentemente no. Y no quiero pensar que sea algún tipo de prima por el "buen trabajo (no) realizado". Quizá, me llego a plantear porque soy muy mal pensado (si no es ahora, cuándo) los 16 milloncejos sean una propinilla para que se prepare esa huelga general, la cual mucho me temo no va ha llegar a ser una huelga en condiciones y mucho menos general, cabo furriel tirando por lo alto.

Algunos dirán que es descabellado llamar a nuestro Gobierno "incompetente" con tanta insistencia como se está haciendo, como lo estoy haciendo yo, como lo están haciendo mis colegas (los que gozán de la libertad para opinar), como lo están haciendo desde Europa. Pues más descabellado es atender a Cuatro, La Sexta, Cadena SER o El País y seguir escuchando, viendo y leyendo que Camps va a ir a la cárcel, que Gürtel es la corruptela del PP, que la derecha rancia y fascista ya está aquí otra vez y que De Cospedal es una arpía manipuladora, y todo ello sin que se hable de la realidad de la crisis o del nuevo giro político del Gobierno en contra de todo lo que, antes, nos dijo que era una genialidad del socialismo más implicado con el pueblo. La historia no miente, las cifras tampoco y los políticos... no, ellos tampoco mienten, simplemente no dicen la verdad, empezando precisamente por la política de austeridad que nos presentan. Les recomiendo que entren en el blog de Inocencio Arias y lean el artículo en el que detalla cómo ha viajado a Nueva York la señora De la Vega. O que busquen en Internet el artículo de Libertad Digital en el que se describe el calvario que tiene que estar pasando la hija pequeña del Presidente del Congreso, propietaria de una joyería sobre la que pesa una hipoteca de 110.000 euros. Y busquen más informaciones, sobre unos y sobre otros, sobre PSOE, PP..., entérense de en qué manos estamos, enójense y después apaquen el ordenador para hacerse dos preguntas. ¿De verdad vamos a seguir tragando hasta 2012? Y cuando lleguen las elecciones (en el momento que sea) ¿a quién vamos a votar para impedir tanta burrada amparada en el bipartidismo?

Yo les voy a ser sincero, a Zapatero, a Rajoy, incluso a Cayo Lara, los quiero mucho... Pero lejos de la política. Es que me vienen sobrando porque o no saben o no lo demuestran y a estas alturas pensar en sacar partido electoral de la situación en lugar de hacer algo positivo para solucionarla es de mal político y de peor persona. ¿Alguno de ellos me vale? Evidentemente no.

…De la pre-pre-campaña de algunos

14 de Mayo de 2010

Estamos empezando a sacar algunas cosas de quicio demasiado pronto y es que, a pesar de que estamos a un año escaso de las elecciones municipales y autonómicas, no hay que caldear el ambiente en demasía, como tampoco hay que cruzar ciertas fronteras. Una cosa es movilizar a los simpatizantes para ir a las urnas y otra muy distinta es dar pie a que vayan al juzgado acusados de agresión, o algo por peor.

Una vez más tenemos que hacernos la dichosa preguntita de marras, qué dirían los unos si estuviesen en el papel de los otros. Les voy a explicar porqué me formulo hoy esta cuestión. Recientemente las Juventudes Socialistas de Castilla La Mancha han inciado una campaña en la que ponen en "búsqueda y captura" a Maria Dolores de Cospedal, todo a raiz del manido tema del estatuto de autonomía, como pueden ver en la fotografía que sigue a estas líneas.

Fotografía de De Cospedal

Se Busca a De Cospedal

Pulse en la imagen para ampliar

En sí, no es más que una estrategia política poniendo de manifiesto una jugada de los populares que ha resultado bastante bochornosa y de la que se hace responsable a su Secretaria General, primero por el papel que ocupa en el partido y, segundo, porque es la presumible candidata a la presidencia de la región.

Como les digo, la cosa no tiene más importancia, pero resulta que el juego, la broma, se ha corregido y aumentado en lo referente al Presidente de la Comunidad de Valencia, Francisco Camps, y ahí es donde se pone más leña al fuego de la debida. Si Camps ha hecho algo ilegal tendrá que ser la justicia la que lo juzgue, esto tiene que quedar claro porque algunos, quiza con muchas ganas de ver al Presidente de Valencia entre rejas (cosa que difícilmente ocurrirá por unos trajes) han decidido copiar la idea y hacer un cartel parecido, pero muy diferente. En este otro cartel se busca a Camps y, atención, se le busca "vivo o muerto". Además se pone una recompensa en metálico de 15.000 euros.

Fotografía de Camps

Se Busca a Camps

Pulse la imagen para ampliar

Cuidado con esto porque hay algunos que los mensajes, llegando bajo unas siglas (siglas de todos los colores políticos, da igual), se creen que es un mandato divino y se pueden poner manos a la obra. Tampoco hay que olvidar que, tal y como está la economía en general, y de algunos en particular, por 15.000 euros hay gente que, no solo te lo caza vivo o muerto, te lo despiezan y te lo sirven. Incluso habría quien presentaría un cuerpo y lo haría pasar por el del dirigente popular para cobrar el dinerito.

Seamos serios, todo esto lo digo con cierta sorna, pero es muy cierto que hay gente que no rige y que no estamos en disposición de alentar sentimientos oscuros porque luego pasa lo que pasa, cosas que tenemos que lamentar y de las que, como siempre, nadie tiene ninguna culpa (aclaremos que nadie va a pagar nada por Camps ni vivo ni muerto, ya que el líder valenciano no se oculta y asiste, cuando le toca, a los juzgados con total normalidad). Para que se vea el ejemplo; a alguno le gustó y mucho la imagen de Camps en el cartelito de se busca y decidió poner en marcha su creatividad llevando a cabo un ataque informático para que se viera esto otro:

Imagen de la web del PP de Valencia

Web del Pp de Valencia atacada

Pulse en la imagen para ampliar

Afortunadamente, el que ha hecho esto tenía más cabeza que el que ideó el cartel anterior, este sólo busca a Camps vivo. Sin embargo, reacciones como esta no son extrañas cuando se usan palabras gruesas. Naturalmente si se encuentra a la persona que llevó a cabo este ataque informático contra una página web del PP de Valencia tendrá que cargar con la responsabilidad que se derive de sus acciones y nadie podrá ni apuntar siquiera al bendito que pedía Camps vivo o muerto porque, en política, el discurso juega con lo que quiere y todos tenemos que comprenderlo, sobre todo si lo dicen los que deciden siempre qué está bien y qué no lo está. Pero recuerden la pregunta, qué dirían los socialistas si en la foto, en lugar de Camps, estuviera Zapatero, Bono, Rubalcaba o Blanco, por ejemplo.

Es estúpido intentar caldear el clima político y cargar las tintas así contra el rival sólo nos lleva a la crispación, tan criticada en los últimos años de Aznar como líder del ejecutivo. Claro ,ahora crispan los que antes rechaban la crispación y la cosa no se ve igual cuando se sufre que cuando se inflige. Pero puestos a hacer cartelitos, podían poner en busca, que no en captura, a los políticos eficientes con un mínimo de formación y de honestidad intachable, porque los venimos echando de menos. Podían hacer un cartel que dijera: "Se busca político para ocupar la presidencia del Gobierno, que no se contradiga de manera contínua, con algo que decir y decisiones que tomar, que no consienta la corrupción ni la demagogia barata, que sepa cómo sacar al país de la crisis económica y estructural, que no haga de cada región una variedad de discurso para la captación del voto fácil, con cerebro y sin delirios de grandeza". Lo que pasa es que esto más que un cartel parecería una oferta de empleo y si encontramos al candidato perfecto, antes de salir de la crisis, unos cuanto se iban al paro de cabeza. Y a ver de qué iba a vivir Bibiana Aído, por ejemplo.

 

 

…De las primeras medidas

12 de Mayo de 2010

Dejando las cifras a un lado, que ya estamos un poco cansados de tanto número, la jornada de hoy nos ha dejado mucho en lo que pensar. Principalmente porque se han tomado las primeras medidas reales para intentar superar el mal trago en el que estamos. Otra cosa será saber si basta con lo que hoy se nos ha anunciado o si todavía tenemos que asumir más cambios. Ya les anticipo que, lo que hoy ha quedado en la más absoluta de las intrigas, la subida de impuestos puede convertirse en toda una realidad a corto plazo.

De momento se recorta el sueldo de los funcionarios (por cierto, en porcentajes variables -5% para los currantes y 15% para los ministros- que de año en año irán modificándose a la alza), se congelan las pensiones contributivas y se elimina el cheque-bebé. Zapatero se ha cargado las medidas sociales que inventó y/o defendía Zapatero. ¿Era necesario? Imprescindible. ¿Es suficiente? No lo creo, pero no se puede negar que, por fin, el Presidente del Gobierno ha hecho algo.

Lo más inquietante es que las medidas se siguen tomando en perjuicio de los más vulnerables; las retenciones fiscales cargan a los trabajadores y las pensiones, metidas en el congelador, dejarán una pérdida de poder adquisitivo de los que las perciben. Sin embargo, no se grava a las clases ni a las rentas más altas y tampoco se persigue el fraude, la economía sumergida ni la estafa a la seguridad social. Supongo que es bastante con tener descontentos a los funcionarios, como para provocar la reacción del resto de la ciudadanía. A lo mejor es que aun se puede aguantar el tirón y llegar hasta 2012.

Desde luego hay algo a lo que hoy por hoy, José Luis Rodríguez Zapatero, no tiene que tenerle miedo. A la oposición. No lo digo yo, lo dice el CIS que, según sus datos, sitúa al PSOE tan sólo un punto y medio por debajo del PP en intención de voto. Sí, ya sé que ayer María Dolores De Cospedal dijo que son cifras engañosas, maquilladas para hacer pensar al votante socialista que aun hay esperanza y que la gente entiende y responde a los “esfuerzos” del Gobierno. Para De Cospedal la intención de voto está en otros márgenes y la ventaja del PP está entre 3 y 7 puntos.

Sinceramente, puede que las cifras del CIS están maquilladas y puede que no. Puede que el PP aventaje al PSOE en 7 puntos y puede que no. Pero estando como están las cosas, una ventaja inferior a, qué se yo, 10, 15 o 20 puntos, lo único que pone de manifiesto es que la oposición no sabe hacer su trabajo como debe, no llega al electorado y no se erige como alternativa de nada.

Y mientras el PP sigue buscando la fórmula para meter baza, para que sus mensajes calen… Rajoy continúa midiendo sus tiempos, calculando si de verdad es posible lograr los apoyos necesarios para alcanzar una moción de censura. Pero en España ya no sale casi ninguna cuenta.

Verán como dentro de poco llegarán más medidas (una pena que no se adopten hasta que no nos lo piden los mandatarios de otras naciones) y los sindicatos empezarán a moverse algo. Verán como hablaremos de subida de impuestos, de más recorte del gasto social y puede, quizá, que desaparezca alguno de los Ministerios que gastan dinero en cosas que a nadie preocupan ni a nadie satisfacen (por ejemplo el Ministerio de Igualdad y su mapa de excitación del clítoris), pero las grandes empresas, las economías más gruesas y los miembros del club del amiguismo, esos, no tienen nada que temer. Al fin y al cabo, los anuncios de hoy no son para terminar con la crisis sino para demostrarle a Europa que hacemos caso, que somos niños buenos y que nos merecemos meter la mano en el súper fondo para la salvaguarda del euro. Y si no a un tiempo.

…De la reunión Zapatero - Rajoy II

5 de Mayo de 2010

España entera ha seguido con interés la cita entre el Presidente del Gobierno y el Presidente del Partido Popular. Algunos datos, quizá los más banales, quedarán en la historia, datos como que ambos han comparecido ante los medios en la misma sala, siendo la primera vez que lo hacía un invitado a Moncloa. Porque lo más importante, si la reunión de verdad ha solucionado algo o no, no será comprobable hasta dentro de un tiempo. Seguimos dándonos plazos.

Zapatero y Rajoy sí han conseguido algo positivo, salvar las barreras que les distanciaban, o incluso los abismos, para empezar a sembrar un clima de confianza. Y digo bien, de momento se ha sembrado, ahora hay que abonar, regar y ver si llegamos a recoger fruto o si viene la Europa a hacer la siega.

De las comparecencias posteriores a la reunión, una por cada líder político, habría mucho que decir. Lo primero que ambos han estado de acuerdo en que hay que apostar por el euro, hay que ratificar su solvencia y, por tanto, hay que ayudar a Grecia para que la Unión Europea siga siendo unión y no desbandada. Pero ninguno de los dos ha utilizado las palabras exactas. No es que vayamos a salvar a Grecia porque el euro es fuerte y confiable, que lo es. Más bien es que vamos al rescate de Grecia porque si no lo hiciéramos estaríamos poniendo el primer clavo en el ataúd de la Europa comunitaria y sobre todo en su moneda. Porque, ¿quién iba a confiar en el euro, moneda de una sociedad grupal y común, si los miembros de ese grupo abandonan a sus heridos en plena contienda? Y ya hemos dicho hasta la saciedad que la confianza, hoy, lo es todo. Tampoco tenemos mucho más.

También hay que destacar, de hecho es lo más destacable, el primer paso en la buena dirección que se da en mucho tiempo. Por fin se van a poner las medidas para intentar la épica de la remontada (que no nos pase como al Barcelona frente al Inter.) y no va a ser agradable, pero es necesario. Se va a reformar nuestro sistema financiero, que es tanto como decir que Darwin tenía razón y la selección natural acabará con los más débiles. Zapatero lo daba en cifras aproximadas: un tercio de las cajas ya ha pasado por ello, un tercio no lo necesita y otro tercio tendrá que someterse a la reforma, lo que significa que serán fusionadas o absorbidas por aquellas cajas que tengan una posición más cómoda. Y eso tiene que suceder, en principio, antes del 30 de junio.

Se va a acometer una reforma laboral, a la que no se le ha puesto fecha, pero de la que, sin más solución, vamos a tener dos grandes perjudicados. Los primeros los trabajadores que van a ver como se les incrementa la retención fiscal y es más fácil despedirlos (siempre con la esperanza de que una indemnización menor anime a los empresarios a realizar nuevas contrataciones sin temor al futuro). Y, por supuesto, los sindicatos que, después de su inactividad y su indolencia, poco pintan ya en una mesa de negociación donde está casi todo dicho. Además han perdido todo el respeto de la opinión pública.

Por cierto, cuando se ha hablado (lo poco que se ha hablado) de la reforma laboral y de la prisa que tenemos por alcanzar acuerdos, no sé porqué he traducido esa prisa en otro plazo que se acaba, el de Gerardo Díaz Ferrán que una vez terminada la negociación tendrá que dimitir de la presidencia de CEOE. A él tampoco le queda credibilidad.

Así que, a partir de ahora, empezamos una carrera para llegar a consensuar, en la medida de lo posible, unas medidas que nos lo van a hacer pasar mal, pero cuanto antes se adopten menos nos apretarán la soga y durante un plazo más breve de tiempo.

Pero no quiero dejar en el tintero la otra parte de las comparecencias de Rajoy y Zapatero, la parte “estética”. Empezando por el presidente de los populares hay que destacar que se ha mostrado como un colaborador contundente y directo, un socio que no renuncia a nada. Rajoy ha subrayado que la labor de gobernar le corresponde al Gobierno, que todo lo que le ha dicho a Zapatero se lo había dicho antes y que es una alternativa válida y dispuesta para tomar el poder cuando sea necesario. Esto traducido quiere decir: “Ya te lo dije y si me hubieras hecho caso antes no estaríamos hasta las orejas. La responsabilidad es tuya y en cuanto la gente me vote…”.

El presidente del Gobierno, por su parte, ha hecho lo que se esperaba de él. Ha intentado suavizar el golpe lo más posible procurando, además, desvincularse de ciertas responsabilidades. Por ejemplo, en el tema de la reforma financiera ha querido dejar claro que el Gobierno sólo pone el marco normativo y que la reforma es cosa de las cajas y del Banco de España. Incluso ha hecho referencia a los colores políticos que hay tras las cajas de ahorros y ha apuntado, o insinuado entre líneas, que la falta de entendimiento entre los partidos, en plural, ha sido el principal obstáculo de la reforma financiera en el pasado.

Ahora se sucederán los análisis de cada palabra y cada acción. Ahora se mirará el cronómetro para saber si llegaremos a tiempo. Y mientras se hace el estudio pormenorizado de cada gesto y cada coma, habrá que tener en cuenta, también, que Zapatero nos ha deslizado dos finas perlas entre sus palabras. Cuando habló de la solidez de nuestro sistema financiero dejó caer que llevamos dos años en crisis, aunque hace un año escaso que utilizó la controvertida palabreja por primera vez, y aseguró que no se ha inyectado dinero a la banca en todo este tiempo. Como digo, dos finas perlas.

…De la reunión Zapatero - Rajoy

4 de Mayo de 2010

Mañana tenemos una cita muy importante, no nosotros, pero sí nuestro futuro. Me refiero a la cita entre Rajoy y Zapatero, que de principio decepciona, porque dicen que van a hablar de la ayuda a Grecia, pero en la que podría fraguarse algo tan importante como el primer gran acuerdo, entre Gobierno y oposición, para salir de la crisis.

Con la situación actual, el panorama no es muy halagüeño y podemos inclinarnos a ser muy críticos, algo a lo que voy a renunciar en este artículo porque creo que ha llegado el momento de darles, a los dos principales líderes políticos del país, un voto de confianza. Puede que muy escaso, pero de confianza al fin y al cabo.

Hay que decir que hoy me sumo al mensaje del monólogo con el que, ayer, abría La Brújula Carlos Alsina (y que podéis leer en este enlace: http://blogs.ondacero.es/brujula/entry/em_p%C3%B3nganse_de_acuerdo_em). En él hablaba de la reunión entre el primer ministro portugués, Sócrates, y el líder de la oposición, Passos Coello, en la que se olvidaron las diferencias políticas para encontrar un acuerdo y una tabla de salvación a la crisis. Además se aborda el tema con un mensaje claro para nuestros políticos: “tomen nota porque ahora nos toca a nosotros”. Ese es voto de confianza que podemos darle a nuestros políticos, el de esperar que cada uno represente un papel de dignidad política, de honestidad.

Es cierto, nunca me cansaré de repetirlo, que España está en este estado por la mala digestión de un cóctel, el de un Gobierno que no sabe gobernar y una oposición que no es alternativa, con lo cual no preocupa ni incomoda ni asusta lo suficiente como para Zapatero queme la nave de tomar las medidas tan impopulares como necesarias que venimos esperando. Pero hemos llegado a ese punto en el que hay que firmar un entendimiento, un compromiso para compartir la carga de lo que tiene que ser. Gobierno y oposición deberán adoptar, en consenso, las difíciles medidas por las que hay que pasar, como la reducción del gasto social, el aumento de los impuestos, el control (rozando el intervencionismo) en ciertos sectores… Y deben hacerlo juntos sabiendo que las medidas no son favorables para conseguir, eso que les gusta tanto, votos, pero que también podrán compartir el mérito de la recuperación, cuando esta se produzca, si se produce.

Está claro que el ejercicio es de honestidad política y de confianza mutua, porque un Gobierno en semejante estado podría ser presa fácil ante decisiones que, siendo necesarias para la recuperación económica, están lejos de agradar al pueblo. Y, por su parte, la oposición tiene que dar el apoyo necesario porque para ella sería tan contraproducente ofrecer la imagen del buitre que espera el cadáver político para saciar sus aspiraciones (el poder), como la de la irresponsable formación política capaz de ver hundirse un país con tal de conseguir la derrota del rival. Dicho de otra forma, el 14 de marzo de este año publicaba el periódico France Soir: “…un PSOE esclavizado y tan adicto al poder que parece dispuesto a sacrificar todo, incluyendo a la propia España, con tal de no dar el brazo a torcer y desprenderse del inepto que malgobierna la nave.”. Esta durísima afirmación podría bien aplicarse al PP si dejase a Zapatero sólo en esto; sólo habría que sustituir “…y desprenderse del inepto que malgobierna la nave.” por “y dejar de lado el rédito político en beneficio de la recuperación”.

No voy a decir quién arriesga más o quién hace el mayor sacrificio porque cada uno tiene lo suyo. El Gobierno está para llevar la dirección del país y la toma de decisiones puede hacerlo sin ayuda (o debería poder hacerlo), mientras que la oposición tiene que fiscalizar al rival y aprovechar sus puntos flacos, vamos, que al enemigo ni agua. Lo que está claro es que si mañana no hay un acuerdo, o al menos un atisbo de entendimiento, no se generará confianza y estaremos, a la misma distancia de la recuperación y un día más cerca de ser la nueva Grecia. Y no por el pensamiento clásico.

…Del fallo en la página del INE

27 de Abril de 2010

Hoy se han hecho públicos los datos que arroja la Encuesta de Población Activa del primer trimestre de 2010. Todo porque en la página del INE (Instituto Nacional de Estadística) se ha producido un error informático que ha anticipado la fecha de publicación, que estaba prevista para el próximo viernes.

Lógicamente, que los datos se hayan hecho públicos tres días antes de lo previsto es un error de repercusiones mínimas. ¿O no? La respuesta, seguramente, dependerá de quien la dé. Los responsables del INE dirán que no se daña a nadie por publicar el trabajo cuando está hecho y no unos días después (si es que a estas alturas alguien se cree que el trabajo lo han terminado hoy y no que llevan casi un mes ocultándolo). Pero en el caso del Gobierno no creo que haya hecho gracia semejante fallo. Y es que si los datos se hubieran publicado un viernes, con el fin de semana a la vuelta de la esquina, la repercusión habría sido menor, ya que sábados y domingos se consume mucho fútbol en los medios y menos información. La programación del fin de semana está diseñada para el entretenimiento, por no comentar que los programas de actualidad y los periodistas dedicados al análisis de la información en profundidad descansan y para el lunes la noticia está quemada.

Hay un principio en cuanto al impacto de la información que afirma que una noticia tiene una vida útil limitada y la difusión excesiva del mismo mensaje termina por provocar indiferencia, cuando no algo peor. Si se lanza un mismo mensaje con demasiada insistencia se puede producir un efecto llamado “sobre información” y que describe, básicamente, que el receptor se satura y no quiere saber nada más del tema porque se siente desbordado, harto de oír lo mismo una y otra vez.

Con el aumento del paro no es fácil que se llegue a dar el caso de la “sobre información”. Primero, porque el dato es el mismo, más paro, pero cada mes con una cifra distinta y dando un paso más en dirección a las cifras históricas que tumbamos repetidamente. Y segundo, porque cada vez hay más gente afectada por el problema, con menos recursos económicos y una situación más grave, lo que dificulta que no queramos saber más de algo que vivimos de continuo desde que nos prometieran el pleno empleo. En otra ocasión les hablaré de esa promesa y de la similitud que guarda con el dicho aquel de: “prometer hasta meter…”.

La cuestión es que el dato es público y alarmante; superamos el 20 por ciento de paro en España, un porcentaje no alcanzado desde 1997. Y digo porcentaje porque la cifra real supera los 4.600.000 parados y dudo que nunca se haya alcanzado este número de gente desempleada.

Pero lo que más preocupa en todo esto es que el próximo sábado es primero de mayo, Día del Trabajo, y los sindicatos “trabajan” en el acto de “celebración”. Entrecomillo estas palabras porque lo de que los sindicatos trabajan suena a chiste y no creo que la situación esté como para celebrar un carajo. Sobre todo porque parecen haberse olvidado de que existen, los sindicatos, para luchar por los derechos de los trabajadores, no para defender al juez Garzón. Y todo hace sospechar que el oportuno fallo informático en el INE nos va a llevar a un Día del Trabajo en el que no va a haber huelga general, que sería lo que tendríamos cada dos por tres si gobernase otro partido, pero en el que tampoco creo que ningún líder sindical tenga narices a salir a presumir de la buena labor que están haciendo. A poner en entredicho a la judicatura puede, pero a presumir no, eso sería demasiado hasta por el estómago agradecido que cobra por mirar hacia otro lado y no hacer nada.

…Del Estatuto de CLM

25 de Abril de 2010

Con los estatutos, por lo visto, pasa lo contrario que con las elecciones. Lo mismo que una vez hecho el recuento de votos nadie ha perdido y todos son unos campeones que han alcanzado metas imposibles, con el estatuto de Castilla La Mancha nadie ha ganado y las únicas cotas alcanzadas pueden ser las de estupidez (tampoco me atrevo a asegurarlo porque todos tienen abogados y los abogados son muchas cosas, pero no tontos).

Eso sí, existe un punto en común entre un proceso electoral y la aprobación de un estatuto de autonomía; en el caso de descalabro la responsabilidad no es de nadie. Si se pregunta a los miembros del Partido Popular de Castilla La Mancha, ellos han sido coherentes, buscaban el consenso y sólo han hecho unas pequeñas reivindicaciones que el PSOE no ha querido ni escuchar. Preguntando al Partido Socialista no obtendremos una respuesta muy diferente, ellos han defendido los intereses de la región, han querido consensuar el Estatuto y han negociado hasta la saciedad. Y ambos acusan a los contrarios de ser los causantes del desastre.

No es de extrañar que uno de los problemas que más preocupan a la población española sea la clase política, no es de extrañar que porque los dos grandes partidos, lejos de saber mantener un diálogo maduro en cuestión alguna, se han convertido en un estorbo para el correcto desarrollo de nuestra sociedad. Es verdad que el PP ha hecho las cosas muy mal en este tema; pésimamente mal, si se me permite. Han entorpecido el proceso por intentar algo que no saben hacer, llevar un doble discurso. Su postura, claramente favorable al mantenimiento del trasvase pretendía ser medianamente inteligible en nuestra región y agradablemente acogida en Murcia. Ha sido un error. Incluso la moción presentada in extremis, que pretendía alejar de la formación la posible responsabilidad derivada del fracaso del documento, ha resultado ineficaz y patosa. Seguro que esto puede costar votos, es posible que tantos como para haber perdido las elecciones con la anticipación de un año por la poca pericia demostrada.

Si miramos al oponente no podemos ser mucho más optimistas. Si bien es cierto que el PSOE sabe manejar mejor estas crisis y que la mayoría de los medios de comunicación “comulgan con la causa”, no pueden escurrir el bulto en la parte que les toca. El Gobierno de Barreda, prolongación del de José Bono, vuelca ahora sus esfuerzos en afirmar lo tremendamente imprescindible, para la supervivencia de la región, que resulta un estatuto que regule el tema del agua. Pero, entonces, porqué no lo han aprobado.

La formación socialista cuenta con 169 parlamentarios, muy próximos a los 176 necesarios para que el documento llegara a término, pero no lo han logrado ni intentado siquiera. Es válido el argumento que esgrimen; un estatuto de autonomía es lo suficientemente importante como para que los grandes partidos (y los pequeños, si me apuran) muestren consenso absoluto en su aprobación. Eso es innegable. Pero si su importancia en vital, si de verdad nos jugamos tanto, Barreda podría, como tantas otras veces se hace, haber negociado apoyos suficientes, haber dejado en la cuneta a los populares y haber logrado un triunfo tanto político como social. Pero el hecho de haber optado por su retirada y no haber acometido esta faena antes, después de llevar gobernando nuestra región 30 años, sugiere que para nuestro Gobierno Regional la cuestión tampoco era tan indispensable.

Además, que no se nos escape, el doble discurso también ha sido una estrategia socialista en este asunto, no tan flagrante como en la formación de María Dolores De Cospedal que votó primero una cosa y luego otra (véase lo sucedido con el trasvase del Ebro), pero lo suficiente como para que ahora tengamos que soportar las declaraciones del secretario general del Partido Socialista de la Región Murciana, Pedro Saura, en las que asegura que "ha ganado el sentido común, España, la solidaridad, la Constitución y el futuro de la economía del país". Dos regiones, dos discursos y, una vez más, nada de consenso, en este caso entre las dos autonomías.

Tendremos que volver a entonar aquello de que NO SOMOS TONTOS. Ya va siendo hora de que se abandonen los discursos políticos engañosos, las palabras dulces, los argumentos vacíos y las premisas a la caza del voto fácil. Pongamos como ejemplo la consulta “popular” en Cataluña para ver de cuántos apoyos gozan las ansias independentistas. Sólo el 27 por ciento del electorado ha acudido a votar, lo que supone un mensaje claro de que a los catalanes no les interesa la independencia de su región y no comparten las ideas de sus representantes políticos en las que, por cierto, se gasta un dineral. Qué patético resulta ver de forma tan patente que el pueblo y los políticos van por caminos muy diferentes, pero más patético resultará comprobar como los gobernantes catalanes sigue erre que erre, como ha demostrado la desfachatez de calificar de “éxito” o “heroicidad” una participación tan paupérrima.

Si se invirtiera menos esfuerzo en hacer el idiota y más en escuchar a los ciudadanos…

…Del pañuelo de la polémica

22 de Abril de 2010

No habíamos oído hablar tanto de un pañuelo desde que Leonardo Dantés le dedicara un baile. Y todo porque se nos da bien polemizar, a unos mejor que a otros.

La historia comienza con una niña de 16 años que se pone el hiyab, que es como se llama el pañuelo de la discordia. Acto seguido entra en juego el Consejo Escolar del centro, el I.E.S. Camilo José Cela de Pozuelo de Alarcón (Madrid), y expulsa a la joven por contravenir las reglas internas del mismo. No hay más miga, pero algunos comen de esto y otros echan pequeños pulsos.

A mi me parece un asunto muy sencillo sobre el que no hay que sacar las cosas de quicio. La normativa interna del centro prohíbe llevar la cabeza cubierta, pues ya está. Todos hemos asistido a centros y hemos seguido sus normativas sin sentir que por ello se coartaba nuestra libertad o se nos discriminaba en modo alguno. Pero es más, el hecho de llevar la cabeza cubierta, ya sea por un pañuelo o por una gorra, es una falta de respeto ante el profesor y el resto de los compañeros. Esto, en España, lo sabemos y lo hemos visto en muchas ocasiones. No hace tantos años que los caballeros llevaban sombrero y se descubrían en multitud de circunstancias como muestra de respeto sin que peligrasen vidas. Entonces, porqué este caso es tan diferente y porqué algunos, véase el Diario El País de hoy jueves, se empeñan en hablar de la tolerancia y la intolerancia.

Los islamistas, no todos por supuesto, aluden a su religión, a sus costumbres y a que son una minoría… (La política de minorías ha hecho mucho daño). Sí, es su religión, en la que, por cierto, se basa todo lo demás porque sus líderes religiosos son también líderes políticos, pero aquí vivimos en un Estado aconfesional y por tanto se respeta el culto religioso, pero nunca por encima de la norma. En el caso de este instituto, y mientras la ley no diga lo contrario, su normativa es válida, legal y debe ser observada y respetada.

Sí, son sus costumbres y las respetamos, pero no las compartimos. Es lo que tiene llevar a un lugar, a una cultura, las costumbres de otra muy distinta, que no van a ninguna parte. Imagínense si en la India, país en el que la vaca es un animal sagrado, los españoles residentes, que los habrá seguro, deciden hacer una capea y lidiar una vaquilla. A nadie se le ocurriría decir que es un festejo muy popular en España porque la respuesta es obvia: “Ya, pero aquí no. Y estás aquí no allí”.

En este momento habrá más de un superprogresista diciendo que el ejemplo es exagerado porque estoy comparando llevar un pañuelo con el sufrimiento de un animal y el atentado directo a una creencia religiosa. Pero piénsenlo así; el Islam tiene observaciones tan curiosas como que la mujer es digna cuando va cubierta, ya sea con el hiyab, con el burka… Eso es tanto como decir que una mujer con la cabeza descubierta no es digna y si la dignidad la da un trozo de tela, me van a disculpar, es una creencia que respeto, pero no comparto en absoluto.

Y otra vez sí, son una minoría, una minoría que crece, que se convierte en un porcentaje de voto importante, pero que se equivoca en la dirección que está tomando. Aquí no se puede utilizar el lacrimoso argumento de la minoría porque en los países en los que estas creencias son las oficiales, son tan tolerantes como para dejar que cada uno haga lo que quiera en su casa, pero sin hacer ningún tipo de manifestación de profesar otra religión en público porque te juegas la vida. Si tan bonito es todo en sus países y tan malo y negativo aquí, ¿qué los movió a venir?

No tengo nada en contra de nadie, ni por religión ni por política ni por nada parecido, pero siempre he creído en respetar las costumbres de otras gentes, lo cual sigo estrictamente cuando visito otro país. Eso sí, España también es un país y sus costumbres son tan dignas y respetables como las de cualquiera. Por eso, si alguien trae sus tradiciones a nuestro entorno social, serán totalmente respetadas hasta el momento en que entren en conflicto con las locales, a partir de ahí, creo que es lógico, el foráneo debe respetar el suelo que pisa y no ofender ni presionar ni intentar cualquier otro tipo de “chantaje” para salirse con la suya. Cada uno en su casa y Dios, Alá y el sursum corda en la de todos.

Volviendo a lo que decía al principio, algunos viven de estas polémicas porque buscan la visceralidad, mal camuflada de ideología política, y establecen comparaciones arriesgadas. El País presenta hoy un artículo en su edición digital titulado “Voy a clase con pañuelo” y cuenta el caso de otras menores que asisten a otro centros madrileños con pañuelo y sin problemas. Por supuesto que sí, pero es que estos centros no tienen una normativa que lo prohíba y por lo tanto no hay objeción. Pero de ahí se pasa a los derechos que tienen estas jóvenes de llevar sus pañuelos, a la posición de la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, de parte del centro… Supongo que el derecho de estas chicas a llevar la prenda será exactamente el mismo que tiene el centro a elaborar una normativa de conducta o de vestimenta. Como imagino igualmente que si ellas pueden ir a clase con velo, ningún profesor tendrá nada que decir si un alumno lo hace con gorra o con casco de motorista.

El artículo continúa con un pequeño sumario en el que se destaca, literalmente, que: "Una de las fachadas del instituto Camilo José Cela, en Pozuelo, amaneció ayer cubierta de pegatinas de la formación ultraderechista Democracia Nacional en las que piden "Stop a la islamización, mezquitas no."". En fin, si de la normativa en el vestir en un instituto pasamos a dar pábulo a las posturas más extremas se demuestran dos cosas. Primera, que radicales hay en todos lados, y segunda, que nos estamos llevando los temas a terrenos que no interesan porque encienden ánimos que es mejor que estén fríos. Muy fríos.

…De Gürtel, Matas y Garzón

13 de Abril de 2010

A nadie se le escapa que el Partido Popular tiene un serio problema y es que, últimamente, lo más popular que tiene este partido son las sombras de corrupción que sobrevuelan sus siglas. Y de momento no son más que eso, sombras, pero en cada una de ellas hay un lastre para toda la formación.

En política, como en todo, no se puede generalizar. No es justo ni lícito hacer partícipe de la imagen de corruptos a todos los miembros del PP, máxime cuando aquellos que están imputados en algo han abandonado el partido, y sus cargos si los tenían. Hasta aquí llega la responsabilidad del PP, el resto queda en manos de la justicia y lo único que se le puede achacar a Mariano Rajoy, como líder de los populares, es que no haya sido más contundente a la hora de condenar la corrupción. Claro que es un achaque menor porque tampoco sería un buen líder si hubiera arremetido contra cualquiera envuelto en la sospecha sin haberle dado el beneficio de la duda. Al fin y al cabo, nuestro sistema judicial se basa en eso, en la presunción de inocencia.

Tener que analizar algo así es bastante penoso, pero más penoso es ver cómo constantemente se aplican distintos raseros a las mismas cuestiones. Cuando era el partido socialista el que vivía inmerso en acusaciones de corrupción, la presunción de inocencia sí era un argumento aplicable y la laxitud de sus líderes en la condena política de los implicados algo perfectamente comprensible. Tampoco hay que romperse la cabeza para ver qué es lógico, justo y coherente y qué no lo es.

Repito que en todos los casos, y mientras la justicia no sentencie el asunto, no se puede hacer ningún tipo de condena cara a la opinión pública. Este es el caso de Jaume Matas. En libertad tras pagar una fianza, ejemplar, por cierto, no deja de ser un acusado de los muchos que hay que, el día de mañana, será absuelto o condenado según los tribunales estimen. Pero en su caso, como en muchos otros, ya se juega esa baza política del secreto a gritos que corría de boca en boca y que, no sé porqué, llega a la justicia en último término, cuando parece que todos lo saben todo y el juez, criatura, ha sido el último en enterarse. No es más que una baza política, pero le hace flaco favor a la justicia y pone de manifiesto que el saber sin pruebas es, en la mayoría de los casos, suposición y no conocimiento.

El que incumple la ley tiene sólo un camino que es el del banquillo de los acusados. Pero deberían, todos los que tienen poca voluntad ante las tentaciones, mantenerse alejados de la política para preservar la poca confianza que queda en ella y que tan a pulso se han ganado unos y otros.
Lo mismo se puede decir en el caso de los jueces y más concretamente en el caso de Baltasar Garzón. Ni toda su buena labor en la lucha contra el terrorismo ni toda su pericia en la persecución de delitos varios le puede eximir de rendir cuentas de los errores que haya podido cometer.

Instruir un caso por las desapariciones del franquismo era, desde el principio, un ejercicio arriesgado. Pero pedir el certificado de defunción de Francisco Franco, eso fue más propio de un Salvame Deluxe que de un tribunal de justicia. Si ha cometido un delito de prevaricación o no tendrá que ser la justicia quien lo diga, pero que la elección del caso tiene más inquietudes políticas que de cualquier otro tipo parece claro. Primero porque en la instrucción del caso se afectaba a hechos amnistiados y segundo porque todo forma parte de un circo llamado “memoria histórica”, que por ser memoria olvida que en los conflictos hay dos bandos y ninguno es bueno del todo, y por ser histórica más que remontarse en el tiempo pretende tomar cierta revancha que perdure.

Si alguien tiene que remover en los recuerdos más dolorosos de nuestro país, pido por favor que lo haga sin intereses personales, con la frialdad de asumir que había víctimas y verdugos al margen de ideologías y con el objetivo de hacerle justicia a todo el que lo merezca, independientemente de otras consideraciones. Pero, sobre todo, la memoria histórica, lo primero que debe recordar es que tenemos el amargo pesar de una guerra fratricida que enfrentó a dos “españas” que en esencia eran la misma. El que intente volver a despertar ese espíritu en el corazón de este país es, ante todo, un cobarde que a buen seguro inflamaría ánimos olvidados desde un atril muy alejado de cualquier trinchera y, por supuesto, un cretino con menos seso que un mosquito (por no decirle gilipollas o acordarme de su madre que qué culpa tendrá la señora).

 

...De cierta página web

10 de Abril de 2010

Hace ya un tiempo viene “funcionando” una página en Internet con un título tan sugerente como engañoso. El site en sí, afirma que esto, la crisis, lo podemos solucionar entre todos; es difícil estar en contra de esta aseveración. Por supuesto cada uno tiene su papel en esta historia, pero ya les decía que el nombrecito es engañoso. A la cabeza de ese “entre todos” tiene que estar el Gobierno, el PP y todos los partidos políticos, pero lamentablemente los mercaderes han ocupado el templo.

Detrás del eslogan de la lucha hombro con hombro se esconde otra verdad, que los que nunca tienen responsabilidad de nada, pero cobran como si la asumieran, no tienen ni idea de hacer su trabajo. Con eso está dicho todo, pero como todavía hay quién no quiere entender, quien sigue inmerso en la lucha de unas ideologías muertas y enterradas, lo voy a explicar muy claramente. Imagínense por donde me paso yo el “entre todos”, totalmente propagandístico, de un Gobierno que nos quiere implicar, no para que seamos solución (ellos, confían en que la solución sea el tiempo) sino parte del fracaso que, mes tras mes, experimentamos. Y no, no pueden verter en nosotros esta responsabilidad.

La crisis económica tuvo un germen mundial y como tal se ha desarrollado en cada rincón del planeta. Seguir esgrimiendo el argumento de que esta situación es herencia de Aznar es tan falso como estúpido y ni el socialista más avezado tendría valor de realizar tal afirmación si pensase, por un momento, en que se le da, al ex presidente popular, una capacidad de influencia en el panorama económico internacional muy difícil de creer. Y por otro lado, la crisis en España ha puesto de manifiesto que lo nuestro escapa de la mera economía y alcanza a niveles estructurales que, nos guste o no, son responsabilidad de distintos Gobiernos democráticos. Se puede decir que esto lo estropeamos entre todos. Como también se puede decir, porque salta a la vista, que en otros países la tormenta va pasando y aquí se perpetúa, demostrando que en España, a parte de la crisis estructural, hay un grupo de personas al frente del timón que no saben hacia dónde hay que poner rumbo.

Así que no, esto no lo arreglamos entre todos. Esto lo arreglamos los trabajadores y las clases medias y bajas, que todavía podemos apretarnos el cinturón un poco más, porque los que están arriba tienen los estómagos tan llenos como los bolsillos y así no hay quien apriete cinturones. Si acaso los dientes para llegar hasta 2012 e intentar volver a tomar el pelo al elector imprudente (recuerden que la crisis no venía y el que decía lo contrario era traidor y antipatriota).

Vayan haciéndose a la idea de que, cuando llegue 2012, es posible que nos vuelvan a engatusar. Primero porque el PSOE maneja muy bien la comunicación y tiene la suerte de cara en estas cuestiones. Y digo “suerte” por no pensar en cosas menos transparentes. Pero no hace mucho que en una red social de Internet se creó un grupo llamado “Esto lo arreglamos sin vosotros” y fue retirado rápidamente y sin muchos miramientos porque, según los dirigentes de esta red, el grupo era un plagio de la página que comentaba al principio de este artículo. Lo que desconozco es que argumentos darán para explicar que, durante el día de ayer, el que intentaba unirse a los contactos de Rosa Díez, de Unión, Progreso y Democracia, recibía un mensaje que decía: “Lo sentimos pero este usuario tiene demasiados contactos” (en su perfil hay 4.482 amigos), algo bastante curiosos cuando en la misma red hay otros usuarios que tienen decenas, e incluso ciento, de miles de contactos.

Y parece que Rosa Díez no es la única que tiene “demasiados contactos”; se comenta que la presidencia del PP de Cataluña también tiene la agenda a tope. Ya veremos si eso también lo arreglamos entre todos.