Emilio

letrero

 

También puedes acceder a la emisión en directo a través de estos códigos QR

Opción 1 - Opción 2

QR Directo ..... código QR

Modas sin seso...

...Que no hacen sino demostrar que nuestra sociedad ha vuelto a algo, de hace uno o dos siglos, que creíamos haber desterrado; esto nos pasa por bajar la guardia.

Me refiero a que la gente ya no se molesta en analizar las cosas, en cuestionarlas y ni siquiera en valorarlas. Si el primer tonto de turno (y los turnos son rápidos) dice que es moda depilarse el entrecejo con alcohol de quemar y un soplete, a Dios pongo por testigo de que legiones de imbéciles se van a dejar la piel -literalmente- en demostrar que son, que están y que siguen la moda.

Exagerado, me dirán algunos; pesimista, me tildarán otros. Cojan ustedes los diarios, incluso digitales, o sigan la información en los distintos medios y no tardarán en horrorizarse/sorprenderse con la última alerta: la moda del nuevo reto que crece en Internet, comer pastillas de detergente. Parece que sobre todo son pastillas del lavavajillas, moda que, ¡oh sorpresa!, puede constarle la vida al incauto que la sigue. No sé si el que la creó es un gilipollas que ha pensado "lo que sirve para limpiar los platos no puede ser tóxico" o si sabe que está equivocado, pero es malo hasta la médula y se quiere aprovechar de la credulidad y estupidez de aquellos dispuestos a seguir cualquier cosa que sea llamada moda.

Espero que nadie llegue alrazonamiento de que si el limpiacristales deja limpios los cristales -toma perogrullada-, lo mismo ayuda a tener una visión más clara. Si así fuera ya se le habría recetado el remedio a políticos varios, famosillos idiotas y demás morralla.

Sólo les voy a pedir una cosa, no acepten las modas porque sí. Puestos a seguir una moda, al menos, formúlense las mismas preguntas que se hacía el sabio sobre los chismes: ¿Has visto con tus ojos que sea cierto? ¿Es algo que aporte algo positivo? ¿Le sirve de algo a alguien? Porque si no cierto ni bueno ni útil,no es lógico que se convierta en moda.

A no ser que moda sea sinónimo de estulticia, en cuyo caso me doy un punto en la boca. Pero a mí que me esperen.